Mucha igualdad en el pádel femenino: tres torneos, tres parejas campeonas. En el Córdoba Challenger (Open en categoría femenina), Patty Llaguno y Eli Amatriain consiguieron su primer título de la temporada tras imponerse en la final a Alejandra Salazar y Marta Marrero, que habían ganado en La Palma en la segunda cita del World Padel Tour.

Llaguno y Amatriain, tercera pareja del ranking, tuvieron que sufrir en la final, donde se acabaron ganando por 4-6, 7-6, 4-6 a la pareja número 2. En semifinales habían conseguido vencer a las número 1, a las hermanas Sánchez Alayeto, en dos sets (6-2, 6-4). Las primeras del ranking abrieron la temporada ganando el Barcelona Master, pero luego no han podido repetir ni en La Palma ni ahora en Córdoba.

La siguiente cita para todas ellas será a partir del 17 de junio en Valladolid.

Marina y Ruiz remontaron para conseguir el triunfo (Foto: WPT)

Los jóvenes brillan

El torneo masculino, a diferencia del femenino, no contó con las mejores raquetas del ranking. Los primeros de la clasificación no suelen jugar los Challenger, lo que da la oportunidad a parejas más jóvenez. En Córdoba no estuvo ninguna de las diez primeras parejas, y las dos mejores, según la clasificación, eran las formadas por Uri Botello y Javier Concepción y Maty Marina y Álex Ruiz, que se enfrentaron en la final. La media de edad de los cuatro es de menos de 23 años.

La victoria fue para Marina y Ruiz, que remontaron tras perder el primer set en el tie break (6-7). Se recuperaron y ganaron los dos siguientes por 6-4 y 6-3 y se coronaron en el Club Deportivo de Sierra Morena.

La siguiente cita llegará en poco más de una semana, con el comienzo del Río Gallegos Open, primera cita de la temporada que se disputa fuera de España. En Argentina sólo habrá competición categoría masculina. Regresará tras su lesión el brasileño Pablo Lima. En su ausencia, su compañero Fernando Belasteguin ganó los torneos de San Fernando y La Palma junto a Willy Lahoz.

Sigue leyendo

Deportes

El Hamburgo salvó el primer ‘match ball’ para evitar el descenso. El único club alemán que siempre ha militado en la primera categoría, se impuso al Schalke y evitó el descenso directo, aunque aún no puede cantar victoria; ha de disputar una eliminatoria con el tercer clasificado de la segunda categoría para salvarse. Mientras, el Borussia Dortmund aseguró este sábado su clasificación para la Liga Europa al derrotar al Werder Bremen por 3-2, mientras que el Paderborn y el Friburgo descendieron de categoría al perder sus partidos ante el Stuttgart y el Hannover 96, respectivamente.

El Stuttgart, otro histórico, que hace dos jornada parecía un colista sin solución, terminó este sábado asegurándose la permanencia con su victoria a domicilio (1-2) ante el Paderborn. El Hamburgo podrá seguir siendo el único equipo en estar en la Bundesliga desde el comienzo gracias a su victoria de este sábado por 2-0 en casa ante el Schalke. La derrota del Friburgo, por 2-1 ante el Hannover, le ayudó al Hamburgo que, sin embargo, tendrá ahora que jugarse la permanencia a doble partido contra el tercero de la segunda Bundesliga.

Pese a que el título de la temporada ya se lo había asegurado el Bayern hace varias semanas, la última jornada estuvo llena de dramatismo por la lucha contra el descenso en la que estaban involucrados cinco equipos, todos en peligro y todos con posibilidades de salvarse. En los estadios en los que había algo en juego -Hannover, Hamburgo y Paderborn, donde se luchaba contra el descenso, y Dortmund, donde estaba en disputa el paso a la Liga Europa- estaban llenos por completo.

La afición del Dortmund tributó una espectacular despedida a Klopp (Ruters)

Espectacular despedida a Klopp

En Múnich, pese a que ni el Bayern ni el Maguncia se jugaban nada, también se agotaron las entradas tal vez por la expectativa que generaba la celebración del título de la Bundesliga. El Dortmund, en su último partido en casa con Jürgen Klopp en el banquillo a falta de la final de la Copa de Alemania, salió a por todas contra el Bremen, sabiendo que una victoria le abría las puertas de Europa.

Tras varias ocasiones, entre ellas un remate al poste de Pierre Emmerick Aubameyang, el japonés Shinji Kagawa abrió el marcador en el minuto 15 con un remate dentro del área. Aubameyang aumentó dos minutos después, Ötzunali descontó para el 27 para el Bremen pero Henrihk Mhkitaryan restableció los dos goles de diferencia al marcar el tercero para el Dortmund en el 41.

El segundo descuento del Bremen, con gol Gebre Selasie en el 84, llegó demasiado tarde y el partido se saldó con un 3-2 que le basta al Dortmund para estar en Europa debido a la constelación que hay en la final de la Copa de Alemania. El que en el duelo entre el Dortmund y el Bremen estuviera en juego un puesto para Europa muestra lo apretada que estuvo la lucha contra el descenso en esta temporada puesto que los dos equipos terminaron la primera vuelta en las casillas 16 y 17 de la clasificación. Otro de los datos curiosos es el quinto lugar del Augsburgo, que lo clasifica a Europa siendo el equipo con el segundo presupuesto más bajo de la Bundesliga.

Sigue leyendo

Deportes

No, no se resintió Alberto Contador de la caída de este viernes. Había muchas dudas sobre cómo iba a afrontar una contrarreloj tan exigente como la que llegaba a Valdobbiadene, con casi 60 kilómetros y subidas muy empeñativas. Pero cuando se montó en su bici y empezó a pedalear, nadie se acordaba de la innecesaria caída de Jesolo. Demostró que es el mejor ciclista de este Giro y como principal candidato al título que es, se encargó de dejar muy encarrilada la definitiva maglia rosa en la contrarreloj, con el lujo de conseguirlo antes de que llegue la montaña.

Este sábado, la corsa duerme soñando con Madonna di Campiglio, uno de los puertos más míticos de la historia italiana, allí donde Marco Pantani encontró una bajada hacia los infiernos de la droga. El ciclo del Giro ha dejado para las últimas siete etapas las grandes cimas de los Alpes, que se plantean espectaculares, tremendamente interesantes, como todas las etapas anteriores. Más incluso, ya que lo que hemos vivido estos días, porque incluso los días que se esperaban tranquilos han sido sensacionales

Sin embargo, Alberto Contador se ha encargado de que el Giro se esté acabando antes de lo previsto. Fue ganando tiempo a Fabio Aru poco después de que el maglia rosa de este sábado partiese. Pero es que pasada la media hora de carrera, Contador dobló a Mikel Landa, que salió tres minutos antes que él. Aru no es que no recuperase terreno, sino que lo perdía más y más.

Cruzó la meta Vasil Kirienka y se puso líder con un fantástico tiempo de 1:17:52, y fue el único corredor que pudo bajar de 1:18. El único que se acercó a ese registro en todo momento fue otro español, Luis León Sánchez, que se quedó a doce segundos. Y de repente, cuando se estaban acabando los kilómetros y las referencias colocaban a Contador lejos del triunfo, terminó rozando la victoria con 14 segundos de diferencia sobre el bielorruso. 

Lejos, muy lejos, llegó Fabio Aru, por detrás de Mikel Landa, otro de Astana, como Dario Cataldo, que se hundieron en la crono y se alejaron de los primeros puestos. Aru cambió otra vez su rostro alegre y sonriente del viernes por el del jueves, que era de agotamiento, de encontrarse exhausto. No dio ninguna buena sensación, se vio superado por el recorrido y con miedo a las curvas con la lluvia que había en el asfalto.

Sigue leyendo

Deportes

Fernando Alonso salvó el primer corte de la clasificación del Gran Premio de Mónaco por los pelos. Una vez pasado el susto, encaró la Q2 con el objetivo de entrar entre los diez primeros. Pero entonces, tras pasar la línea de meta con la sexta marcha, el McLaren-Honda se paró. “Parece que fue un problema eléctrico, en la medio de la recta se paró todo el coche… se quedó todo en negro y no pudimos continuar, una putada hablando mal. Una crono que sabemos que es importante porque mañana si salimos el dieciséis prácticamente hay un tren de coches y los vas siguiendo. Es lo que hay y a mejorar para la próxima”, explicó el piloto español.

Saldrá decimotercero tras una sanción a Romain Grosjean, que cambiará su caja de cambios, y otra a Carlos Sainz por no pasar el pesaje de la FIA. Entrar en los puntos será una tarea muy complicada, ahora algo más fácil tras ganar dos puestos. El equipo inglés creía muy real terminar esta vez entre los diez primeros, con Button será más fácil que con el asturiano: “Creo que sí. La única vuelta que he hecho esta mañana sin tráfico estaba tercero, no es real, pero quizá sexto o séptimo si hubiese sido posible”, dijo el asturiano.

Fernando Alonso (Efe)

«La carrera se juega el sábado»

Últimamente la fiabilidad no era el mayor problema de McLaren, y sí la velocidad, no tan importante en este circuito. Por ello la escudería estaba con buenas sensaciones. “Todo ha ido bien todo el fin de semana, de hecho no hemos tenido ningún problema, y nada, justo ahora, al empezar la vuelta se paró el coche y todavía no sé exactamente lo que ha pasado. He venido hasta aquí y habrá que analizarlo un poco más. Supongo que habrá sido un problema eléctrico cuando se queda sin ninguna potencia en el coche, pero bueno, hay que comprobarlo”, explicó Alonso.

Ahora han vuelto a las andadas y para el domingo el piloto español apenas tiene esperanzas: “Hay que mejorar en todos los aspectos, en fiabilidad también, sabemos que somos un poco frágiles. Lo dije el jueves, que el sábado acaba la carrera y el domingo es una profesión de coches. El Gran Premio de Mónaco es una exhibición los domingos y la carrera se juega el sábado. Y mira, salimos el 16, intentaremos hacerlo lo mejor posible desde ahí, pero lógicamente va a ser un pelín aburrido”. El español lo intentará como en cada carrera, pero “si todo va normal acabas el 16”.

Sigue leyendo

Deportes

«El piloto no paró para el pesaje durante la Q1 cuando le señalaron hacerlo con los semáforos en rojo, el coche no regresó al garaje de la FIA y se llevaron a cabo las medidas necesarias. De acuerdo con el artículo 26.1 de las Reglas de la FIA, el piloto debe salir desde el ‘pitlane’», se podía leer en el comunicado de la FIA. Carlos Sainz había logrado una vez más un gran resultado en la clasificación. Octavo en el Gran Premio de Mónaco, dos puestos por encima de su compañero Max Verstappen, y con la posibilidad de terminar con un gran resultado y dentro de los puntos.

El madrileño tenía muchas esperanzas para esta cita de Fórmula 1, pero un despiste le deja sin la posibilidad de completar su machada: “No pude ver la luz roja cuando fui al ‘pit lane’. La vi tarde, luego sí la vi y me detuve en el pesaje, así que espero que se quede todo ahí y no me sancionen”, explicó el piloto de Toro Rosso. “Es una curva tan estrecha que no te da tiempo a ver cuándo te llaman a pesaje”, añade. El equipo tampoco pudo avisarle.

«Bueno! No esperaba esto! De empezar mi primer GP de Monaco en P8 a tener que salir desde el pit por no ver una luz, en la Q1 con rueda dura», ha dicho el español en las redes sociales.

Sigue leyendo

Deportes

La Q2 deparó la sorpresa del abandono de Fernando Alonso: “En la recta se paró todo el coche, se quedó todo en negro y no pudimos continuar, una putada, hablando mal”. Así de claro fue el español, que saldrá decimotercero este domingo, fue decimoquinto pero adelanta una posición tras una sanción a Grosjean y otra a Sainz, aunque cree que podría haberlo hecho “sexto o séptimo”. Todo un reto en el Gran Premio de Mónaco para McLaren si quiere acabar en los puntos, que parecen muy complicados por la parte del asturiano, no tanto por la de Jenson Button. El británico no pasó el segundo corte afectado en su vuelta rápida por una bandera amarilla e inicialmente salía 12º, pero tras las dos sanciones lo hará décimo, ya en puestos de puntos. Aun así, Button quería más: “¡Arrrrgggh! Lo hubiera hecho fácilmente”, dijo el británico a su ingeniero por radio.

La pole fue para Lewis Hamilton. Por primera vez en los últimos tres años no será Nico Rosberg el que salga desde la primera posición en el principado. El británico le ganó la partida al alemán y consiguió su primera ‘pole’ en Mónaco. Como casi siempre esta temporada en la Fórmula 1, el primer piloto que verán los Mercedes por el retrovisor será Sebastian Vettel. Su compañero Kimi Raikkonen saldrá desde la sexta plaza. Entre medias se le han colado los dos Red Bull de Daniel Ricciardo y Daniil Kvyat, que parecen funcionar mucho mejor en este trazado, donde el motor no influye tanto.

En cuanto a los españoles, Carlos Sainz superó en un principio a Max Verstappen. Este fin de semana muchos de los elogios iban para su compañero de equipo, pero el madrileño se imponía en la clasificación siendo octavo. Sin embargo, una sanción a Sainz por saltarse el control de pesaje de la FIA le obliga a salir desde el ‘pit lane’. Una cita más, los Toro Rosso tenían grandes opciones de puntuar. Por su parte, el español Roberto Merhi fue 19º por detrás de su compañero de equipo, Will Stevens. “Me he quedado sin ruedas traseras y no he podido mejorar el tiempo. Podía haberlo hecho un poquito mejor», dijo el castellonense tras terminar la prueba en la que acabó «contento». Espera estar delante de Stevens en carrera.

Otra de las sorpresas llegó en la Q1. Junto a los dos Manor y a los dos Sauber, Valtteri Bottas no pudo superar el primer corte. El quinto clasificado del mundial se quedó 17º. Y a Felipe Massa tampoco le fue mucho mejor, 13º. Los Williams no están funcionando bien en Mónaco. Como tampoco los Lotus. Solo entró en la Q3 Pastor Maldonado, noveno, y Romain Grosjean acabó finalmente 16º tras una sanción por cambiar su caja de cambios para la carrera.

Sigue leyendo

Deportes