Perder a Arda y Mandzukic en la 'final' de Granada no es un problema para el Cholo

Una vez más, la última jornada de Liga se presenta apasionante para el Atleti. Cierto es que la emoción no es la misma si en juego está el título o el honroso tercer puesto, pero al final hay que disputarlo con las ganas más similares posibles a aquel ya histórico partido en el Camp Nou. En realidad, el gol de Godín se celebrará mucho menos que cualquiera que sirva para ser de nuevo tercero, pero la importancia será también alta, porque nada tiene que ver acabar cuarto que evitar la fase previa de la Liga de Campeones. En resumidas cuentas, es un partido trascendental al que el Atleti llega sin armas ni munición.

Es preocupante jugar el choque más decisivo del año (lo es más que nada por ser el último, en realidad más importantes han sido otros y no se han ganado) sin tres jugadores importantes para Simeone. Arda Turan y Mario Mandzukic han sido indiscutibles durante toda la temporada, futbolistas indispensables en la planificación de la plantilla y verdaderamente trascendentes durante buena parte de la temporada. Extrañamente, después de haber completado dos tercios de curso a un nivel medio alto, los dos pegaron un bajón de juego tan grande que probablemente tampoco sean dos bajas tan dramáticas.

Cuando empezó a ponerse la temporada cuesta arriba, las apariciones de Arda durante los partidos se contaban con los dedos de una mano. Su calidad individual y su técnica depurada hacían que esas pocas intervenciones fueran soberbias, levantando la admiración de la grada del Calderón o la envidia de otros estadios.  Pero a la hora de la verdad, su influencia en el desarrollo de los partidos era más que escueta. Su última participación directa en un gol data del 18 de enero, cuando asistió con un centro lateral con la zurda a Raúl García para que éste, con la coronilla marcase el 2-0 definitivo al Granada.

Sí, una vuelta entera se ha pasado Arda sin aparecer directamente en el Atlético. Y no hablo sólo de Liga, sino tampoco lo ha hecho en ninguna otra competición. Ni en Copa del Rey ni en la Champions League. Nada. Ha pasado sin pena ni gloria por 2015, justo en la parte de la campaña donde el Atleti debería haber recogido los frutos sembrados meses antes. Es decir, casi lo mismo que Mario Mandzukic, que lleva desde febrero sin ver puerta. Dos de los jugadores clave han desaparecido, casi literalmente. Y de hecho, el Cholo los ha castigado varias veces con el banquillo, sobre todo después de la eliminación en la Champions contra el Madrid, donde especialmente el turco acabó muy señalado.

Lo que en un principio debía de ser lo natural, se ha convertido en una excepción, en algo extraño. Torres llegó como estrella, y si no tanto, sí como un jugador titular o muy habitual. Pero no ha tenido todos los minutos prometidos. Sin embargo, últimamente había transformado su descontento en goles que valían puntos. Así visto, la ausencia de Fernando en Los Cármenes puede que sea la única que tenga verdadera trascendencia. Era el salvador, el que dio tres puntos en Villarreal y salvó otro contra el Levante. Su teórico sustituto, Raúl García, lleva un gol en cuatro meses.

Estamos hablando de tantas desgracias en el Atleti que parece que no importa que otro se esté jugando prácticamente la vida. El Granada está a un punto, en principio, de firmar su presencia el año que viene en Primera, pero una serie de resultados puede hacer que ese punto sea insuficiente. Es decir, que si pueden ganar, lo van a hacer para no sufrir nervios sin necesidad sobre lo que pase en otros estadios. Pero claro, ese puntito estaría tan bien para los dos que es demasiado goloso no sellar el empate antes de jugar. Veremos si lo firman también durante el partido.

Alineaciones probables:

Granada: Roberto; Nyom, Babin, Mainz, Juan Carlos; Iturra, Rubén Pérez; Rochina, Piti, Robert; y El Arabi.

Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Miranda, Godín, Siqueira; Saúl, Gabi, Tiago, Koke; Griezmann y Raúl García.

Árbitro: José Luis González González (Comité Castellano-leonés).

Estadio: Nuevo Los Cármenes.

Hora: 18:30, Canal+ Liga y GolT.

Sigue leyendo

El drama del descenso y las combinaciones de una calculadora envenenada

Con el Córdoba ya descendido a Segunda división, dos equipos seguirán el mismo camino en una última jornada dramática para cuatro clubes involucrados en la batalla por permanecer un año más en la máxima categoría. Granada (34 puntos), Deportivo (34), Eibar (32) y Almería (32) deberán dedicarse a realizar un buen trabajo para evitar el descenso, pero sin quitar ojo a lo que hacen sus enemigos. Una jornada en la que un puñado de futbolistas estarán disputando dos partidos a la vez, el propio y el de sus rivales para no vivir un dramático descenso. Un empate le vale al Atlético en Granada y también podría ser bueno para el equipo andaluz; sin embargo, lo que pase en otros estadios será determinante para saber si los nazaríes evitan la tragedia con un punto. Por ello, no está tan claro que este partido al que el personal pone una ‘x’ fija acabe en tablas.

En esta jornada se pueden dar múltiples combinaciones en esta ardua y dramática pelea por seguir en la élite del fútbol español una temporada más. Granada y Deportivo dependen de sí mismos, pero tienen dos duros rivales que batir. Sobre todo el equipo gallego, que visita a un Barcelona que dedicará a su afición el título de Liga certificado el pasado domingo en el Vicente Calderón. No se juega nada el equipo de Luis Enrique, pero en cualquier caso, y aunque sus jugadores no tengan la tensión competitiva de las semanas anteriores, el enemigo es de primer nivel. Y no conviene olvidar que será el último partido liguero de Xavi como jugador del Barcelona con todo lo que ello significa.

El Almería, aún sin saber si se le quitarán tres puntos por el ‘caso Jakobsen’, decisión que hará público el TAS en breve, recibe a un Valencia que debe ganar para amarrar el cuarto puesto -el Sevilla está a un solo punto- y que aún piensa en el tercer puesto, para lo cual ha de sumar tres puntos y que el Atlético pierda en Los Cármenes. El equipo de Unai Emery, con la final de la Europa League a la vuelta de la esquina, visita a un Málaga (50 puntos) que necesita ganar y esperar un tropiezo del Athletic (52) -recibe al Villarreal- para soñar con un séptimo puesto que podría dar derecho a jugar en Europa la temporada que viene. En esta lucha mantienen mínimas esperanzas Espanyol (49) y Rayo (49), aunque el equipo de Valverde tiene en la mano ganar esta batalla.

El Deportivo se juega la vida en el Camp Nou (EFE)

Hacienda aprieta a Elche y Getafe

Otro hecho relevante que es tenido en cuenta por los clubes inmersos en la lucha por mantener la categoría es la complicada situación económica que atraviesa el Elche. Con la salvación conseguida en el terreno de juego, su situación económica es agobiante, teniendo que saldar con Hacienda una deuda de 5 millones de euros de manera urgente. Tiene expediente abierto y los clubes que pelean por evitar el descenso no pierden ojo a este asunto, pues no se descarta que para el club alicantino acabe con un descenso administrativo. La venta a algún empresario interesado en su compra -ya hubo movimientos no hace mucho- puede ser la solución para el Elche. También se señala al Getafe por su deuda con Hacienda, aunque se espera que el club azulón solvente el problema como ya ha hecho otras veces.

Indudablemente, y volviendo a la lucha por la permanencia, el que peor lo tiene es el Almería, que recibe a un Valencia obligado a ganar. El Eibar, con los mismos puntos, recibe al descendido Córdoba y a priori tiene un partido más sencillo por delante, a pesar de que la sombra de los clásicos maletines se ha instalado sobre el equipo andaluz, tal y como informó este periódico. La Liga de Fútbol Profesional (LFP), con observadores en todos los estadios, estará muy pendiente de cualquier detalle sospechoso que atisbe en cualquier partido. Una jornada en la que la situación puede variar en cuestión de segundos, con equipos que en un momento pueden apostar por frenar o todo lo contrario dependiendo de lo que suceda en otros estadios.

Son muchas las combinaciones posibles, que se resumen a grandes rasgos de la siguiente manera:

El Deportivo se salva: a) Ganando al Barcelona. b) Perdiendo mientras Eibar y Almería no ganen. c) Empatando y no ganando ninguno de sus rivales. d) Empatando, perdiendo el Granada, ganando el Almería y no haciéndolo el Eibar.

El Granada se salva: a) Ganando al Atlético. b) Empatando y no ganando dos de sus tres rivales. c) Pierde, pero también el Deportivo y ganan Almería o Eibar. d) Perdiendo mientras Eibar y Almería no ganen.

El Eibar se salva: a) Sumando los tres puntos ante el Córdoba y Granada y Deportivo pierden. b) Ganando, empatando el Granada, ganando el Deportivo y no ganando el Almería. c) Ganando, haciendo lo mismo el Deportivo y perdiendo el Granada.

El Almería se salva: a) Ganando al Valencia y Deportivo o Granada perdiendo. b) Ganando y Granada y Deportivo empatan. c) Ganando al Valencia, el Eibar haciendo lo propio y Granada y Deportivo pierden. d) El cuádruple y el triple empate -con Deportivo y Eibar o con Granada y Eibar- a 35 puntos le favorecen.

En casos de empates a 35 puntos se pueden dar diferentes circunstancias: a) En el caso de cuádruple empate se salvan Deportivo y Almería. b) Entre Eibar, Granada y Almería no baja éste último; si se une un segundo, sería el equipo armero. c) Entre Deportivo, Eibar y Almería, se salva éste último; si son dos, se uniría el equipo gallego. d) Entre Granada, Deportivo y Eibar, se salvan los dos primeros. e) Entre Deportivo, Granada y Almería, se salvan estos dos últimos.

Sigue leyendo

De los 3744 cambios de marchas en Mónaco, al selecto club al que se puede unir Rosberg

Nico Rosberg, de vencer este domingo, podría unirse al selecto club de Ayrton Senna, Alain Prost y Graham Hill, como los únicos pilotos que han ganado tres veces consecutivas o más en el Gran Premio de Mónaco. Un trazado especial, con mucha historia y la joya de la corona de la Fórmula 1, que junto a Monza, es la única prueba del calendario que ha estado en todas las citas desde 1955.

Un circuito que necesita cada año: tres kilómetros de barras de seguridad, 20.000 metros cuadrados de alambrada, 3.600 neumáticos para construir las barreras de neumáticos, 1.100 toneladas de asientos de tribuna para los espectadores y unos 650 comisarios alrededor de la pista. Todo ello para que los pilotos puedan completar el trazado más corto del calendario (3,34 kilómetros), con la curva más lenta y estrecha del campeonato que se toma a unos 50 km/h y realizando 48 cambios de marchas por vuelta, en total 3744 en toda la carrera, donde el acelerador se pisa a fondo durante la mitad de la prueba.

Desde que Juan Manuel Fangio venciera en 1950 en la primera cita monegasca con un Alfa Romeo, Mónaco ha vivido muchas carreras llenas de récords, batallas y curiosidades.

Nico Rosberg el año pasado en su último triunfo en Mónaco (Efe)

Graham Hill se ganó el sobrenombre de ‘Sr. Mónaco’

A día de hoy, Ayrton Senna tiene el récord de más victorias en el Principado. Seis, incluyendo cinco victorias consecutivas desde 1989 a 1993. Y si no fuera por un accidente inusual en la zona de Portier a doce vueltas del final de la carrera de 1988, el brasileño tendría siete victorias en su haber. No es su único récord en Montecarlo, también es el piloto con más podios después de ser segundo en 1984 y tercero en 1986, en total ocho.

Otro gran triunfador en Mónaco ha sido Graham Hill, que se ganó el apodo de ‘Sr. Mónaco’ gracias a sus cinco victorias. Actualmente, solo hay dos pilotos que se puedan acercar a esa marca, el ya comentado anteriormente piloto de Mercedes y Fernando Alonso. Los dos únicos de la parrilla actual con más de un triunfo. El español ganó en 2006 y 2007. Kimi Raikkonen, Lewis Hamilton, Jenson Button y Sebastian Vettel han ganado solo una vez. Respecto a los equipos, nadie ha sido tan dominante en Mónaco como McLaren, los ingleses han triunfado hasta en quince ocasiones. Ferrari suma ocho victorias, aunque les ganan la partida en podios, 48 de los italianos frente a los 26 de McLaren.

Rubens Barrichello (Efe)

Cuatro ‘poles’ y ningún triunfo

Siguiendo con los récords, hay algunos que no se recuerdan tanto, por no salir del todo victoriosos. Por ejemplo, Rubens Barrichello posee la mayor cantidad de podios en Mónaco sin ganar, con cinco. El doble campeón del mundo Jim Clark tiene más ‘poles’ que nadie sin vencer la carrera, con cuatro. Y Nigel Mansell suma la mayor cantidad de vueltas lideradas en Mónaco sin subirse a lo alto del cajón, con un total de 104. Por su lado, Michael Schumacher llegó a estar durante 435 vueltas al frente de la prueba, más que nadie. Pero el alemán si consiguió ganar, lo hizo hasta en cinco ocasiones.

Volviendo a las victorias, la de Alonso en 2007 fue la más rápida en la historia de Mónaco con una velocidad media de 155,55 km/h. Por el contrario, la más lenta fue la de Juan Manuel Fangio, allá por 1950, con una velocidad media de 98.70 km/h. También, en esa misma cita, Fangio registró el mayor margen de victoria por las calles monegascas: una vuelta completa. Graham Hill y Denny Hulme igualmente vencieron por la misma distancia en 1964 y 1967 respectivamente. Por el contrario, la renta más pequeña llegó en 1992 cuando Senna venció a Mansell por sólo 0.215 segundos.

Ayrton Senna en el McLaren-Honda

Se dice que en el trazado de Mónaco la ‘pole’ es muy importante. Si echamos mano a los resultados de los últimos años, nueve de los diez últimos ganadores han salido desde el primer puesto. Sin embargo, no siempre ha sido tan importante salir desde la primera posición. En la historia de Mónaco, el ‘poleman’ sólo ha salido victorioso 28 veces en 61 carreras. Asimismo, Olivier Panis tiene el récord de ganar desde la posición más retrasada de la parrilla, triunfado desde la decimocuarta plaza en el año 1996. La misma prueba contó con el menor número de coches que vieron la bandera a cuadros, sólo cuatro.

La hazaña de Senna bajo la lluvia

Algunos de estos récords se podrán batir, pero hay historias que se quedarán para siempre en Mónaco. Como la carrera de 1982. Inicialmente Alain Prost y Riccardo Patrese luchaban al frente, pero una tormenta de lluvia irrumpió sobre el principado. Prost se estrelló contra las barreras y Patrese tuvo que esquivarlo, aunque pudo reanudar su carrera. Didier Pironi heredó el liderato, pero se quedó sin combustible, al igual que Andrea de Cesaris. Derek Daly cogió el relevo y se colocó en primer lugar hasta que quiso su caja de cambios. Entonces Patrese volvió a tomar la delantera para conseguir su primera victoria en la Fórmula 1.

En 1984, se vivió un final polémico y también una remontada para el recuerdo. Alain Prost lideraba y por detrás, bajo un diluvio, venía recortando tiempo un joven debutante llamado Ayrton Senna. El brasileño salió decimotercero y llegó hasta el segundo puesto, donde empezó a descontarle segundos a Prost. Tras estar a algo más de medio minuto, la diferencia se había reducido a menos de diez segundos, pero sorprendentemente la carrera se suspendió por la fuerte lluvia.

Sigue leyendo

Bartomeu continúa convencido de que no será el adiós de Luis Enrique

El FC Barcelona está de fiesta. Empezando por los despachos, donde fue recibida con gran alegría la noticia de que la Audiencia ha decidido enviar el caso Neymar a los juzgados de Barcelona, pero sobre todo, porque la afición que se había acostumbrado a convivir con las noticias judiciales sin espantarse, festejará esta tarde el título de Liga en el encuentro ante el Deportivo. Es el partido de Xavi, el último de Liga de un mito para el barcelonismo. Recibirá el capitán el trofeo de manos del presidente Villar, toda la plantilla lucirá una camiseta especial en su honor y en el Camp Nou se le rendirá homenaje. Será el último de Xavi, pero el club está convencido que no será el de Luis Enrique.

El técnico continua sin dar su brazo a torcer y este viernes insistió en su postura de no dar pistas sobre sus intenciones de futuro. Bartomeu, sin embargo, había afirmado un día antes en declaraciones a Rac1 que no solo creía, sino que “sabía” que Luis Enrique iba a seguir. Eso sí, sin concretar por qué. El asturiano sí dejó algo claro en la rueda de prensa y es que sigue sin reunirse con la comisión técnica nombrada por el presidente. Con un tajante “no” contestó a la pregunta de si ya había hablado con ellos. Así que Bartomeu está convencido de que el entrenador seguirá, pese a no haber cruzado palabra con los que él designó como sucesores de Zubizarreta. Todo muy normal.

Luis Enrique tiene una temporada más de contrato y desde el club azulgrana se ha filtrado que su talante ha cambiado en las últimas semanas y que seguirá. Lo curioso es que Bartomeu no puede decir en voz alta que tiene la palabra del técnico, pese a lo bien que le vendría en clave electoral. Existe una guerra fría entre la directiva y el entrenador, que nunca disimuló su disgusto por la destitución de Zubizarreta. “Me debilita”, dijo en su momento. “Hablaré de todo cuando termine la temporada”, avisó en Munich. La ausencia, ya no de diálogo, sino de encuentro, con la comisión técnica, deja en evidencia a Bartomeu, que quiere apuntarse ahora, a las puertas de un posible triplete, el tanto de los éxitos deportivos. 

Pese a todo, esta tarde, el Camp Nou se centrará en despedir a Xavi y celebrar el título de Liga. Ya habrá tiempo de lo demás, entre lo que se debe incluir también el adiós de Dani Alves, que tiene previsto comparecer ante los medios de comunicación el lunes para dar su versión sobre su negativa a aceptar la oferta de renovación del Barça. Hoy solo hay sitio para Xavi.

Enfrente estará el Deportivo que fía la permanencia a puntuar. La victoria garantiza su continuidad en la élite y el empate le valdrá siempre que el Eibar gane; o si los vascos no se imponen y el Almería tampoco suma los tres puntos; o si los almerienses vencen y el Granada pierde. Incluso la derrota ante el Barcelona le puede dar la permanencia, aunque para ello no pueden ganar el Eibar ni el Almería. Como en los dos anteriores descensos, el Depor llega a la última jornada dependiendo de sí mismo para salvarse. Desde la plantilla del conjunto coruñés le han advertido al Barça de que el que se juega la vida es el conjunto blanquiazul y no el azulgrana. 90 minutos de infarto para saber si seguirán en Primera la próxima temporada.

Alineaciones probables:

Barcelona: Bravo; Alves o Montoya, Bartra, Mathieu, Adriano; Rakitic, Xavi, Rafinha; Pedro, Messi y Neymar.

Deportivo: Fabricio; Laure, Lopo, Sidnei, Canella; Celso Borges, Álex Bergantiños, Juan Domínguez; Salomao, Lucas Pérez e Ivan Cavaleiro.

Árbitro: Clos Gómez (Comité aragonés)

Estadio: Camp Nou

Horario: 18:30 horas. 

Sigue leyendo

Despedirse del Bernabéu o no: quién debe hacer qué en el Real Madrid

Esta tarde se echa el cierre en el Santiago Bernabéu a una temporada que comenzó bien y ha concluido de una manera discreta en el césped, y algo más turbulenta en los despachos. Carlo Ancelotti ha pedido a los suyos defender el escudo que visten con dignidad frente al Getafe, un partido sin nada en juego que supondrá un hasta luego para unos y una despedida definitiva para otros. Una especie de partido homenaje pero sin saber con claridad quién hará qué, salvo en casos como Coentrao, Arbeloa o Chicharito (Khedira aparte), cuyos planes iniciales señalan un destino fuera de la Castellana.

‘¿Me despido de la afición o no?’. Es una cuestión que se ha preguntado Ancelotti en estos últimos días ante la inexistente comunicación sobre su situación por parte del club. Al menos, sus conocidos le han hecho saber que la afición le respaldará atendiendo a las diferentes encuestas realizadas por distintos medios de comunicación, cuyos resultados no le consideran culpable de los tropiezos en este 2015.

Similar pensamiento tendrá Casillas –despedirse o no- cuando se retire del verde de ‘su’ Bernabéu. El capitán, recibido con cánticos y pancartas en el último choque en casa, frente a la Juventus, tiene más detractores que su técnico por la grada. Su recibimiento y despedida será uno de los puntos morbosos. Resulta extraño pensar que alguien con un vínculo tan grande con el Madrid no sabrá con exactitud si volverá a jugar allí o no. Desde un punto de vista romántico, no sería el mejor final para el guardameta ni para la afición.

Danilo, una chincheta en la silla de Carvajal

El reciente fichaje del lateral Danilo ha supuesto poner una chincheta en el asiento de Dani Carvajal. Competencia directa en el once titular, el de Leganés no descarta una salida, como tampoco su compatriota Jese, quien desea mayor protagonismo del que ha tenido en el equipo desde que superó su lesión de rodilla.

En diferente situación se encuentran las dos estrellas –económicamente- del equipo. Tanto Gareth Bale como Cristiano Ronaldo no enfocarán las vacaciones en las mejores circunstancias y, aunque hoy por hoy pisan Chamartín, su continuidad no se puede asegurar con la misma firmeza que la de Benzema, Kroos, Sergio Ramos, Pepe, Varane, Marcelo, Isco, James o Modric. Nueve titulares (sobra un defensa) por los que sí se puede poner la mano en el fuego a que continuarán a partir del verano. Supuestamente, Keylor Navas y Nacho tampoco cambiarán de aires.

Muchas incógnitas, de diferente graduación, dentro de una plantilla que logró hace unos meses el récord histórico de 22 victorias consecutivas y a la que ahora asaltan las dudas. La ‘patata caliente’ del cambio o la continuidad está en el palco del Bernabéu, donde tienen más idea de quién debe hacer qué –despedirse o no-.

Sigue leyendo

De Del Bosque a Ancelotti: “A Florentino le duran los ‘Ferguson’ dos o tres años”

Las promesas de Florentino Pérez son como esa hojarasca que vuela cuando sopla el viento. Suelen ser frases que expresa con su consabida arrogancia, pero sabiendo que no las va a cumplir. Por ello, con Ancelotti haciendo las maletas, hay que recordar lo que el señor Pérez comentó del italiano cuando el equipo blanco ganó el mundialito de clubes: “Quiero que Carlo sea el Alex Ferguson del Madrid”. Florentino se refería a Alexander Chapman Ferguson, técnico del Manchester United durante ¡27 años! Algo más de la mitad (14 temporadas) fueron las que dirigió Miguel Muñoz al Real Madrid. Cierto es que era otra época, pero en aquellos tiempos y en sucesivos, en el club pensaban más en los aficionados y en la entidad que en ser el gigante de los negocios como le sucede ahora al club más laureado de los cinco continentes.

No es cierto que el Madrid diera el finiquito a entrenadores que no consiguieron ningún título en una temporada. Hay varios casos que lo demuestran. Aunque lo más extraño es que se echara a un técnico que en tres años, bajo el mandato de Florentino Pérez, había logrado seis relevantes trofeos: dos Ligas, una Supercopa de España, una Copa de Europa, una Supercopa europea y una Copa Intercontinental. 

Me refiero a Vicente del Bosque (Salamanca, 23-12-1950). Un hombre que, tras once años con un más que notable balance como jugador, inició su carrera de entrenador en las categorías inferiores del club. En 1994 debutó como máximo responsable del primer equipo, tras ser destituido Benito Floro. Dos años después volvía a coger las riendas del Madrid, al ser cesado Jorge Valdano, y el 18 de noviembre de 1999 reemplazaba a John Toshack. El galés le dejó a su sustituto un plantel mustio y desconcertado, al que logró levantar tanto los ánimos que culminaron con la conquista de la octava Copa de Europa en 2000. En el verano de ese año Florentino Pérez ganó las elecciones a la presidencia del club y mantuvo a Del Bosque. Los éxitos del salmantino al frente del Madrid no fueron argumentos suficientes para que, tres años después, Florentino le diera una patada en el trasero.

Florentino y Ancelotti, el día que el italiano fue presentado como entrenador del Real Madrid (EFE)

Otra mentira más en su trayectoria presidencial

La destitución de Del Bosque se fraguó en varios episodios. A los pocos días de ganar los comicios, Florentino Pérez recibió en su casa al salmantino. Aquel día, también se encontraba en el hogar del presidente su hijo Florentino Pérez Sandoval, al que familiarmente llaman Chivo. El principal motivo del encuentro era el contrato que le iba a ofrecer el señor Pérez a Del Bosque y a sus tres ayudantes (Toni Grande, Paco Jiménez y Javier Miñano). Cuando presidente y entrenador sellaron el acuerdo, Chivo se acercó y le preguntó: “Papá, ¿habéis llegado a un acuerdo?” “En cinco minutos, hijo. Con Del Bosque nunca habrá problemas. Vicente llegará a ser el Ferguson del Real Madrid. Mientras yo sea presidente del club, será el entrenador del primer equipo”. Otra mentira más en su trayectoria presidencial.

El 15 de junio de 2003, en la penúltima jornada del campeonato, el Madrid ganó 0-4 al Atlético en el Calderón. El inapelable resultado suponía que el equipo blanco fuera virtual campeón de Liga. Sólo restaba poner el broche de oro al campeonato frente al Athletic de Bilbao en el Bernabéu en la última jornada. La euforia que reinaba en el vestuario casi se apagó cuando entró Jorge Valdano. La circunspecta cara del entonces Director General Deportivo supuso que un jugador exclamase: “¡Me da la impresión de que a alguien no le ha gustado que ganásemos al Atlético!”. 

Siete días más tarde, a pesar de la victoria ante el Athletic por 3-1, el ambiente continuaba enrarecido. El Director General, como hizo en el Calderón, entró en el vestuario. Se dirigió a Paco Jiménez y le preguntó: “¿Dónde está Vicente?”. “No lo sé. Estará duchándose o entre los jugadores”, respondió su interlocutor. Levantando la voz, Valdano exclamó: “¡Dígale a Vicente que el presidente ha ordenado que los jugadores tienen que salir al campo a dar otra vuelta de honor!”. Jiménez se lo comentó al entrenador, que comunicó a los jugadores la orden del máximo rector del club. Tras una fugaz reunión, uno de los capitanes, en representación de todos sus compañeros, habló con el técnico y le dijo: Hemos decidido por unanimidad no volver al terreno de juego”. Aunque las llamadas de Florentino a Valdano eran constantes, la postura de la plantilla resultó inflexible.

Florentino junto a Figo y Di Stéfano durante la presentación del luso como jugador del Real Madrid (Reuters)

“Me ha vuelto a engañar y nunca se lo perdonaré”

Cuando el fiel escudero del presidente salió de la caseta, Del Bosque habló con sus tres ayudantes y les dijo: “Nos van a echar del Madrid”.  Horas después, tras proclamarse campeones de Liga, hubo una cena en el restaurante Txistu. Al ágape asistieron Junta Directiva, técnicos, jugadores, médicos, utileros… Durante la misma hubo un incidente entre Florentino Pérez y Raúl y Fernando Hierro, que salieron en defensa de Vicente del Bosque. Uno de los directivos asistentes la calificó como la cena de los cuchillos largos. 

Días más tarde, en un reservado del restaurante El Señorío de Alcocer, Florentino Pérez reunió a un grupo de directivos y a Jorge Valdano. La sorpresa fue mayúscula cuando Valdano dijo: “La situación de Del Bosque es difícil de explicar. Yo creo que está anticuado y hay que pensar en buscarle un sustituto”. Como el señor Pérez no dijo ni pío, uno de los dirigentes se dirigió a Valdano: “Perdona, Jorge, pero pienso que echar a Vicente no es de recibo. Ha demostrado ser un gran profesional. Lleva en el Madrid más de treinta años, al que se ha dedicado en cuerpo y alma desde el primer día que ingresó en los juveniles del club, y pienso que será muy complicado encontrar a un entrenador con la humanidad y profesionalidad que siempre ha demostrado. Creo que se está pecando de ingratitud y de olvido hacia una persona tan madridista”. Valdano le contestó: “Ya tenemos apalabrado a Carlos Queiroz, recomendado por Luis Figo, que ahora vendrá a comentárnoslo”. 

Al directivo rebelde le extrañaba que Queiroz fuera el técnico idóneo para el Real Madrid. Y tampoco le encajaba que Luis Figo hubiera recomendado a su paisano. Habló con el jugador portugués sobre ello y éste le aseguró: “Nunca he sugerido que Del Bosque sea sustituido por Queiroz, al que solo conozco de cuando yo jugaba en los juveniles del Sporting de Lisboa. Florentino me ha vuelto a engañar una vez más y nunca se lo perdonaré. Quizás no sepa que todos los jugadores queremos y respetamos a Vicente, un gran entrenador y una excelente persona”.

El 23 de junio de 2003, Jorge Valdano ejerció de brazo ejecutor del presidente. El Director General recibió a Del Bosque y a sus tres colaboradores. A Vicente se limitó a decirle en el pasillo de gerencia que no se le renovaba el contrato. Ni siquiera tuvo la delicadeza de comunicárselo en su despacho. Lo mismo les dijo a Toni Grande y a Javier Miñano, a los que, a estos sí, invitó a pasar a su despacho, lo mismo que a Paco Jiménez, a quien le ofreció continuar. Jiménez rechazó la oferta: “Te agradezco, Jorge, que me ofrezcas seguir en el Madrid, pero aún tengo que hablar con mi amigo Vicente. Si él quiere seguiré trabajando a su lado toda la vida”.

Si de entre Benítez, Klopp, Lopetegui, Míchel…, salvo que el presidente cambie de opinión, sale el elegido para reemplazar a Ancelotti, ¿le dirá lo mismo que le dijo a Del Bosque y Ancelotti?: “Usted será el Ferguson del Madrid”. Pero una promesa de Florentino Pérez, ya saben, es como echar agua en un cesto: no queda nada.

Sigue leyendo

Aquí tienes al ganador y a los primeros clasificados de Eurovisión (según el 'big data')

Durante la semana en que se celebra el festival de Eurovisión, un grupo de ingenieros de Microsoft especializados en matemáticas predictivas ha tirado de big data para tratar de predecir cuál será el resultado. Combinando las búsquedas realizadas en Bing con el entusiasmo que los distintos participantes despierta en las redes sociales, han confeccionado una lista de los países con más probabilidades de llevarse a casa la victoria.

En el pódium se colocan Suecia, con un 17,1% de probabilidades de victoria; Italia con el 16,6%, y Rusia con el 13,2%. Australia, que este año está invitada a participar para celebrar el 60 aniversario del evento, y Albania se colocan justo detrás, separadas por solo dos décimas: tienen el 10,1 y el 9,9% de probabilidades de ganar respectivamente

El top 10 lo completarían Rumanía, Grecia, Estonia, España y Azerbaiyán, que se aprietan en un abanico que va del 5,4 al 3,7%. Detrás de ellos, otros 17 participantes tienen, según los datos, unas perspectivas de éxito casi nulas, situadas entre el 0,7% de Letonia o Serbia y el 0,1% de Reino Unido, que, si la predicción se cumple, quedaría la última en el festival del sábado.

Datos y ‘sentimiento social’

Carlos de la Fuente, responsable de marketing de productos online de Microsoft en España, contaba a Teknautas cómo se trabajar para crear los algoritmos que realizan las predicciones: por un lado, se moden los datos objetivos. «Cuando trabajamos para predecir los resultados de la Copa del Mundo de Fútbol, miramos los marcadores finales de encuentros anteriores entre las selecciones, los jugadores lesionados, las predicciones meteorológicas y a quiénes favorecían… Así decenas de datos».

Por otro lado, se mide lo que De la Fuente llama el sentimiento social, que no es otra cosa que los presagios y opiniones de los usuarios, analizado de forma colectiva. «Esto en un partido de fútbol, o en los Óscars, tiene menos peso que en otros eventos, como talent shows, en los que el público vota directamente los ganadores», explica. Eurovisión, con su carácter social y participativo, entra en esta categoría. Pero no es lo único en tener en cuenta: favoritismos, geopolítica y los tradicionales apoyos que se ven cada año entre países vecinos en la entrega de puntos también influirán en el resultado.

Hacer estas predicciones, por lo tanto, no es fácil. “Cada acontecimiento depende de factores diferentes y por tanto necesita un modelo matemático a medida. Hemos trabajado con los resultados de la Premier League, con los de las fases eliminatorias de la Champions y con las del Mundial, y aunque se trata del mismo deporte cada uno tiene un funcionamiento distinto”, explica.

Sigue leyendo

Una 'app' española se convierte en el Fourquare de los discapacitados

Internet y los smartphones nos han facilitado la búsqueda de un sitio para cenar el sábado por la noche o del cine más cercano. Sitios como Foursquare, Yelp o el mismo Google sirven para encontrar aquel lugar que mejor se adapte a nuestras necesidades. Pero estas aplicaciones no tienen en cuenta factores en apariencia tan irrelevantes como un escalón. Por eso nace Is Accessible (IA), una app que, además de descubrir nuevos restaurantes y bares, valora su accesibilidad y adaptabilidad para los minusválidos.

“En el momento en el que todos los sitios estén adaptados para discapacitados esta aplicación ya no será necesaria, pero lo cierto es que ese día todavía está muy lejos”. Así lo asegura uno de los creadores de IA, Hugo Rodríguez de Miguel, al que un accidente de coche obligó a utilizar una silla de ruedas. Durante un viaje de avión a Tanzania, su hermana se dio cuenta de algo a lo que él ya estaba acostumbrado: las dificultades omnipresentes. Así nació la idea de un sistema donde la gente pudiera compartir este tipo de información.

Ampliar

A grandes rasgos se trata de un Foursquare en el que, además, el usuario puede saber qué lugares cercanos son accesibles. La app funciona como un semáforo: un código de tres colores indica de forma rápida y visual el nivel de accesibilidad de cada espacio. Llevar a cabo la valoración es sencillo, gracias a una serie de botones, con el objetivo de que cualquiera (sea discapacitado o no) pueda colaborar. De hecho, Rodríguez de Miguel asegura que sus amigos y familiares también la tienen instalada.

En este semáforo, los lugares verdes son accesibles y adaptados. No sólo no presenta barreras arquitectónicas como escaleras, sino que además tienen adaptación para discapacitados. Las naranjas presentan alguna dificultad salvable. “Por ejemplo un escalón en el que te puede ayudar alguien o un baño a nivel de planta pero no modificado”, aclara Rodríguez de Miguel.

Por último, los sitios rojos presentan dificultades mayores e insalvables. Tal y como explica Rodríguez de Miguel: “No vas a poder ir al baño y además necesitarás más de una persona para subir las escaleras”.

En cierto modo la aplicación premia a los establecimientos mejor preparados, en el sentido de que los usuarios los preferirán frente a otros. “Desde mi posición es muy importante saber dónde hay un baño cercano accesible y así no es necesario entrar a todos los bares preguntando”, explica Rodríguez de Miguel.

Un código de tres colores evalúa cada lugar según su nivel de accesibilidad para que el usuario pueda escoger y prepararse de antemano

Is Accessible no sólo utiliza la geolocalización para encontrar los sitios próximos, también permite efectuar una búsqueda por nombre. De esta forma los usuarios pueden saber qué se van a encontrar e ir preparados: “Muchas veces no eliges dónde vas, pero por lo menos sabes a lo que te enfrentas para adaptarte a las circunstancias”, explica Rodríguez de Miguel. “Y si el baño no está preparado, hay que hacerse a la idea de beber menos cervecita”, bromea.

Rodríguez de Miguel explica que la app está diseñada con un componente lúdico comparable al de Foursquare para evitar que sea «demasiado gris». De esta forma, los usuarios pueden escribir sus propias valoraciones no sólo para completar la información sobre la accesibilidad, sino también para escribir lo que más les ha gustado y compartir fotografías. “La gente va a los sitios a divertirse, y si te ha llamado la atención la hamburguesa también está bien que lo pongas”.

Ampliar

Por este motivo IA también tiene un apartado de “inspiración”, en el que los usuarios reciben periódicamente recomendaciones. Lugares, en palabras de Rodríguez de Miguel, “accesibles pero también apetecibles”.

Más de 250 usuarios

La aplicación, según explican sus creadores, se nutre de la base de datos genérica que cede Foursquare. El objetivo es valorar todo tipo de locales públicos, desde teatros y restaurantes a cines y colegios. De momento está disponible para dispositivos iOS, aunque pronto se lanzará la versión para Android e, incluso, la adaptación para el Apple Watch.

A pesar de su juventud la plataforma ya cuenta con 250 usuarios registrados y, según su cofundador, ya existe un gran número de lugares valorados, especialmente en Madrid. El siguiente paso es aumentar su visibilidad, encontrar nuevos colaboradores e incluso fuentes de financiación.

La aventura de Is Accessible ha comenzado con sólo tres personas pero tiene ganas de crecer. “Queremos llegar a la mayor parte de gente posible para que quienes la necesiten la puedan usar”, asegura el cofundador. Cualquiera puede bajarse la app como un ejercicio: al valorar la accesibilidad de los lugares no sólo se ayuda a los demás, sino que sirve para ver el mundo con otros ojos para comprender el abismo que puede suponer un simple escalón.

Sigue leyendo