Etiqueta: europa

Industria prepara un impuesto contra la batería de Tesla

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo creará un nuevo cargo que desincentivará el uso de baterías o sistemas de almacenamiento por parte de los autoconsumidores de electricidad que se conecten a la red, según se aprecia en el borrador de real decreto que regula esta actividad, cuyo contenido está siendo sometido a consulta pública. En concreto, el gravamen se aplica sobre la potencia consumida y oscila entre los 8,9 euros por kilovatio (kW) y los 15,3 euros por kW para potencias inferiores a 15 kW conectadas en baja tensión

Se trata de la última versión de un real decreto que lleva casi dos años en trámite sin que el Gobierno se decidiese a aprobarlo, aunque muchos profesionales del sector llevan años pidiendo una regulación que impulse el autoconsumo en España. Llega un mes después de que Tesla presentase oficialmente su batería Powerwall, diseñada para el sector casero, que podría suponer precisamente ese impulso al sector. 

En la memoria económica del borrador, Industria reconoce que “el aspecto más controvertido de la propuesta inicial” sobre autoconsumo fue el llamado peaje de respaldo, que se aplicaba al autoconsumidor por la electricidad que generara y consumiera con el objetivo “contribuir” a los costes del sistema eléctrico, incluido el de las redes eléctricas.

“Con un simple rumor, el Gobierno ha frenado el autoconsumo eléctrico”

A partir de ahora, Industria saca las redes de los costes del llamado autoconsumo instantáneo. En concreto, diferenciará entre un peaje para sufragar las redes, que el autoconsumidor solo costeará cuando esté vertiendo o recibiendo electricidad a la red, y los cargos del sistema, que cubrirán desde las primas a las renovables hasta las anualidades del déficit de tarifa. El autoconsumidor deberá sufragar siempre este segundo concepto.

‘El cargo se aplicará sobre la energía autoconsumida, dado que se beneficia del respaldo del sistema aun cuando no consuma energía del mismo’

En el nuevo borrador, el concepto cambia, ya que no tendrán que pagar el peaje por el acceso a las redes, pero sí un nuevo gravamen, denominado cargo por autoconsumo, destinado a “cubrir los servicios de balance necesarios en el mercado de producción”. Este cargo “se aplicará sobre la energía autoconsumida, dado que se beneficia del respaldo del sistema aun cuando no consuma energía del mismo”, señala Industria. Curiosamente, en el texto del borrador el ministerio de Industria aduce estar haciendo un esfuerzo por la “promoción de instalaciones de pequeño tamaño”.

Acumuladores solo en instalaciones aisladas

Con la nueva regulación, estos autoconsumidores no solo no podrán recurrir a baterías como la lanzada recientemente por la compañía estadounidense Tesla, sino que sufrirán una penalización para los sistemas de almacenamiento que ya incorporan los nuevos paneles solares. Solo podrán usar estos acumuladores los que no se conecten a la red eléctrica y dispongan por tanto de una instalación aislada.

El real decreto 1699/2011 ya prohibió la posibilidad de intercalar una batería entre la instalación de generación y el equipo de medida. Sin embargo, los nuevos paneles solares incorporan en algunos casos baterías que ya no se encuentran intercaladas en el circuito y que por tanto podrían ser susceptibles de utilizarse sin trabas regulatorias. El experto en regulación Jorge Morales de Labra explicó a Europa Press que es precisamente este aspecto el que mejor explica la disposición transitoria del borrador en el que se fija un nuevo cargo del que quedan excluidas las instalaciones que no lleven acumuladores.

Sin compensación por la energía vertida a la red

Las baterías incorporadas a las placas solares suelen tener una autonomía media de unas dos horas y su uso está siendo incentivado por reguladores como los de Alemania, que han encontrado en ellas una solución para no concetrar a las mismas horas los vertidos de electricidad a la red.

El borrador también señala que la electricidad que los autoconsumidores puedan verter a la red no tendrá ninguna contraprestación económica

El borrador de Industria también señala en su artículo 10 que la electricidad excedentaria que los autoconsumidores puedan verter a la red no tendrá ninguna contraprestación económica. Este aspecto podría animarles a almacenar su electricidad para consumirla en las horas en las que no haya sol.

Industria sí permitirá a los consumidores conectados en alta tensión y que realicen actividades empresariales tener una retribución por verter electricidad que no pueda ser consumida en su propia instalación, aunque sujeta a condiciones. A estos autoconsumidores en alta tensión sí se les permitirá implantar sistemas de ahorro y eficiencia, si bien los generadores y las baterías de almacenamientos quedarán también excluidos de esta modalidad.

Sigue leyendo

Del triplete de Pep Guardiola al triplete de Luis Enrique

Antes de la final de la Champions League le preguntaron a Luis Enrique si ganar el título era el mayor reto de su carrera. La respuesta del entrenador asturiano fue tan corta y seca como la mayoría de las que da cuando atiende a la prensa: “Espero que esté por venir”. Ahora, con el triplete en el bolsillo, dos grandes objetivos aparecen en el horizonte: primero, ganar seis títulos en un año; después, repetir el triplete la próxima temporada, algo que ningún equipo ha conseguido.

Pero tampoco ninguno había ganado el triplete dos veces, y el Barcelona lo ha conseguido en Berlín. Cualquiera lo habría pensado en los días posteriores a la derrota del 4 de enero en Anoeta, con el club casi en estado de excepción y Luis Enrique en el alambre. Aquel fue el punto de inflexión de un equipo que a partir de entonces ha aplastado a todos sus rivales y ha completado una temporada histórica. Y también es la principal diferencia con el triplete de 2009: Pep Guardiola, también en su primer año, no pasó una situación ni siquiera parecida.

A los dos equipos les unen muchas cosas, la principal, un grupo de futbolistas que lo ha ganado todo. “Estamos ante una generación única en la historia del club por el número de títulos que ha conquistado”, dijo Luis Enrique antes de la final. Xavi Hernández cierra su etapa de azulgrana con 25 títulos, incluidas cuatro Copas de Europa, las mismas que Messi e Iniesta, único jugador que ha jugado las cuatro finales. Y Dani Alves, Piqué, Busquets, Pedro… Todos ellos son el nexo de unión entre el equipo de Guardiola y el de Luis Enrique. En ningún momento se ha roto la cuerda que los une.

Seis años después, la misma imagen: el entrenador del Barcelona siendo manteado

El Barça de Luis Enrique sale ganando

Con todo lo excelente que fue el primer año en el banquillo del ahora entrenador del Bayern, su amigo y excompañero lo ha superado. Y lo ha hecho apoyándose en un tridente al que es complicado comparar con cualquier otro que se haya visto. Messi, Neymar y Luis Suárez han marcado 122 goles en 60 partidos, 22 más que los marcados por el propio Messi, Samuel Eto’o y Thierry Henry en la 2008-2009.

El Barcelona de Luis Enrique es superior en casi cualquier aspecto del juego: ha marcado más goles y ha recibido menos; ha ganado más partidos y ha perdido menos; ha estado más partidos imbatido; y ha tenido a un Messi más letal. La única estadística en la que el Barça de Guardiola está por encima es la posesión, lo que no es ni bueno ni malo, pero sí que refleja la principal diferencia entre ambos equipos: Luis Enrique apostó por un juego más vertical, lo que le restó control, pero le dio más capacidad ofensiva; se lanzó a los brazos de su tridente ofensivo y el resultado ha sido inmejorable.

La quinta Copa de Europa del Barcelona cierra otra temporada mágica y un triplete que ha pasado de ser una rareza a convertirse en algo habitual. Entre 1967 y 1999, sólo cuatro equipos lo coinsiguieron: Celtic (1967), Ajax (1972), PSV (1988) y Manchester United (1999). Desde 2009, en cambio, lo han hecho otros tres: Barcelona (2009), Inter (2010), Bayern (2013) y otra vez el Barcelona (2015). Apostar por otro la próxima temporada habría sido una temeridad en otra época. Pero el Barça tiene a Messi, Neymar y Luis Suárez.

Sigue leyendo

Luis Enrique ha pasado de ser ninguneado a poder hacer historia con el Barcelona

Luis Enrique está a un paso de hacer historia con el Barcelona. El entrenador asturiano ha llevado al conjunto azulgrana a conseguir la victoria en la Liga y en la Copa del Rey en su primera temporada en el banquillo en el Camp Nou… y está ante la posibilidad de levantar la Champions. Un técnico muy discutido, atacado desde muchos frentes, pero que está a un paso de llevar al Barça a lograr algo nunca antes conseguido por ningún otro club.

Si el club azulgrana fuera capaz de ganar la final de la Liga de Campeones ante la Juventus, el Barcelona se convertiría en el primer equipo de la historia del fútbol en conseguir dos tripletes. Si ya en 2009, Pep Guardiola fue capaz de hacer que los azulgrana se hicieran con la triple corona, Luis Enrique está a sólo un partido de igualar un hito realmente difícil, y que sólo han logrado siete equipos desde que nacieran las competiciones europeas en 1955. 

Celtic de Glasgow (1967, Jock Stein), Ajax de Ámsterdam (1972, Stefan Kovacs), Manchester United (1999, Alex Ferguson), Barcelona (2009, Pep Guardiola), Inter de Milán (2010, José Mourinho) y Bayern de Múnich (2013, Juup Heynckes) son los únicos equipos que han logrado el triplete con la Copa de Europa -otros cinco lo han logrado con la UEFA o Europa League-. Y, ahora, Luis Enrique puede llevar al Barça a lograr el segundo de toda su historia.

Precisamente lo intentará ante la Juventus, otro equipo que opta a conseguir el primer triplete de su historia tras ganar el ‘Scudetto’ y la Copa de Italia. Y, lo hace, con un técnico que ha estado en la cuerda floja a lo largo de toda la temporada y que, al final, ha conseguido seguir trabajando a pesar de los muchos problemas con los que se ha encontrado para llevar a su equipo a firmar una temporada realmente brillante.

Gran temporada tras un año en blanco

La presión que tenía Luis Enrique sobre sus hombros era enorme, pues después de unos años maravillosos para el Barça, la pasada temporada era incapaz de levantar ni un solo título. El asturiano llegaba a ‘Can Barça’ con la ‘obligación’ de lograr éxitos, pero los primeros compases no eran demasiado halagüeños: fichajes que no rendían en exceso, malos resultados, extrañas rotaciones y derrotas ante los grandes creaban un complicado panorama.

Una situación que se agravó aún mucho más con su polémica con Leo Messi, un jugador con el que no tenía demasiada sintonía y cuya relación, totalmente rota, estuvo al borde de hipotecar al club. Pero el técnico supo reaccionar a tiempo, dar poderes totales al argentino y que el resto del grupo girara en torno a él. Sólo necesitó que el equipo se pusiera a jugar, y los resultados no se han hecho esperar: campeón de Liga y campeón de Copa.

En cuanto el técnico ha sabido leer la situación de su vestuario, el equipo ha empezado a funcionar, consiguiendo importantes resultados. Pero esta situación no le ha servido para confirmar su continuidad en el Barça, un hecho que aún no ha hecho público por mucho que se le ha preguntado. Y es que ha sufrido muchos ataques desde muchos frentes, lo que provoca que siga valorando la posibilidad de dejar el Barça a final de temporada.

Durante muchos meses, el técnico ha estado en el punto de mira y ha sido duramente criticado, pero el trabajo le ha terminado por dar la razón. Aunque no aún no ha desvelado cuál será su futuro próximo, desde el club ya se han mandado varias señales para que siga. En condiciones normales, Luis Enrique cumpliría el segundo año de contrato que tiene… pero los ataque sufridos podrían hacer cambiarle de opinión, pese a un hipotético triplete.

Sigue leyendo

Emery no deja clara su continuidad aunque advierte: "Estoy muy feliz en Sevilla"

Unai Emery es uno de los principales artífices de que el Sevilla se haya convertido de nuevo en campeón de la Europa League. El técnico tiene todavía un año más de contrato, pero tras ganar la final ante el Dnipro no confirmó si dirigirá a su equipo la próxima temporada en la Liga de Campeones pero declaró estar “muy feliz” en su club y dedicó el título a todos los sevillistas.

Cuestionado insistentemente por su presencia el próximo curso en el Sevilla, Emery no dejó clara su continuidad y se mostró muy contento por haber conseguido un título europeo para el conjunto andaluz.

“Una vez conseguido el objetivo, tenemos que disfrutarlo muchísimo. Estoy muy feliz en Sevilla. Esta competición la queremos muchísimo. Hemos trabajado mucho, hemos jugado final ante un gran equipo, muy físico y muy fuerte. Toda la alegría de hoy está recompensada con el gran trabajo y el título es para todos los sevillistas”, dijo en declaraciones a Cuatro.

“Esta competición la hemos competido en todos los partidos con muchas dificultades. Nunca hemos tenido el partido de cara en muchos partidos y ante el Dnipro era igual. En el descanso hablamos que había que dar mucha exigencia, esperar nuestro momento y conseguir lo que hemos logrado”, culminó.

Sigue leyendo

“Tiene más valor esta final que la del año pasado, eliminamos a equipos muy buenos”

Era un niño del Rayo al que le gustaba correr la banda como un loco. En el equipo de su vida, Jorge Andújar, más conocido como Coke, fue subiendo y subiendo hasta subir a lo máximo, a Primera, donde no pudo jugar de franjirojo. Le llamó el Sevilla y no se lo pensó. Quería jugar partidos como los de hoy, una final de la Europa League, como los del año pasado, otra final de la Europa League. Quién le iba a decir hace un tiempo, cuando sólo recibía críticas, que iba a ser uno de los líderes de unos hispalenses que buscan volver a reinar en el continente. Antes de luchar por ello en Varsovia, atiende a El Confidencial.

Pregunta: ¿Cómo está un chico de Vallecas en Sevilla?

Respuesta: Ahora estoy muy bien. La verdad es que en la aclimatación hubo tiempos difíciles porque el equipo no estaba cumpliendo los objetivos y personalmente creo que mi inicio no fue tampoco bueno del todo. Al final creo que he ido creciendo a la par del equipo. Cuatro años sirven como experiencia para conocer la forma de trabajar y conocer al entrenador.

P: ¿Echa de menos la vida tranquila del Rayo?

R: Vine a un club mucho más grande, donde hay el doble o el triple de personas para todo. La afición también te reconoce por la calle en todas partes. El trato aquí es muy cercano, pero no llega al trato familiar que había en el Rayo, más para mí que estuve toda la vida allí. Nos conocíamos todos muy bien. No sé si lo echo de menos, pero sí que lo recuerdo con mucho cariño. Y aunque el Sevilla sea más grande, aquí la gente tiene claro que el mejor funcionamiento global hace que tengamos mejores resultados.

P: El Rayo casi se mete en Europa, ¿qué le parece el trabajo de Jémez?

R: Ha hecho un año impresionante. Su objetivo primero siempre es salvarse dada la situación del club, aunque ahora esté mucho mejor. Al final, se tiene que nutrir todos los años de descartes, de fichajes de última hora, de cesiones… y luego toca esperar que toda esa gente tenga un gran año sin aclimatación, sin tiempo de hacerse a la ciudad, al equipo, a lo que quiere el entrenador. Paco está haciendo un trabajo enorme porque lo está consiguiendo y encima holgadamente.

P: Para días como el de hoy se fue al Sevilla, ¿no?

R: Uno siempre quiere crecer. Yo me fui cuando ascendimos a Primera. Mi primer partido con el Rayo fue en Segunda B y mi sueño era jugar con el Rayo en Primera, pero cuando se dan opciones como ésta, que no sabes si se van a volver a repetir, uno lo único que piensa es en irse al Sevilla, donde puedo vivir temporadas como la que tuvimos el año pasado y la que estamos teniendo en esta. Jugar una final es lo más bonito: la ilusión de estos días, las ganas que tenemos, el vivir todo de forma especial. Cuando nos retiremos y seamos mayores recordaremos esto y será imborrable.

P: ¿Sigue emocionando una final o ya después de ganar la primera no es tan especial?

R: En mi caso, le doy muchísimo más valor a ésta que a la del año pasado. En 2014 hicimos una grandísima temporada y que nos plantásemos en la final era impensable y más que la ganásemos. Pero este año para ningún equipo éramos una sorpresa. Ya demostramos el año pasado de lo que éramos capaces, contra rivales fuertes y si cabe este año el grupo fue algo superior, y luego, en las eliminatorias, cuando veíamos el bombo y pensábamos cuál podía ser el más difícil, nos tocaba. Y el equipo lo ha superado bien, menos contra el Zenit, los demás han sido resultados incluso abultados, pero la entidad de los equipos era muy importante.

Puerta, Palop, M’Bia… No sé qué tiene el Sevilla con la Europa League, son ciertas energías

P: ¿Qué tiene la Europa League que emocione tanto al sevillismo?

R: No sé cómo se explica. No sé qué hay por ahí, si son ciertas energías… Cuando nos clasificamos a la Europa League de rebote porque el Málaga y el Rayo tenían problemas, a todo el mundo le hizo mucha ilusión. Ya en la primera eliminatoria contra la Podgorica lo vivimos como si fuera una oportunidad de oro, aunque la verdad es que el rival era débil y ganamos bien, sobre todo allí. Pero le pusimos muchísima ilusión, igual que la afición. Y luego, estas cosas el fútbol te las acaba devolviendo de alguna manera, porque si no, no se explican esos momentos que ha vivido este equipo con esta copa, como el gol de Palop, el de Puerta, el de M’Bia… Son hechos muy especiales.

P: ¿En algún momento pensasteis que erais cuartos el sábado?

R: Sí, no le voy a engañar. Empezamos el partido pensando que íbamos a ir a la Champions porque nosotros ganaríamos y también lo haría el Almería, que lo necesitaba. Después de los tres goles seguidos en la segunda parte, no paraba de preguntar al banquillo cómo iba el Valencia. Íbamos cuartos, pero al final marcaron. Tratamos de hacer el máximo, pero también tiene mucho mérito el trabajo del Valencia.

P: Mejor ganar la Europa League y evitarse la ronda previa.

R: Sí, porque la cantidad de equipos que caen en esa fase es enorme. No habría mejor manera de entrar que hacerlo directamente ganando una Europa League.

P: ¿Hace ilusión jugar la Champions?

R: Sí, por supuesto. Todo el mundo quiere escuchar esa música y después salir a correr para jugar. Ojalá sea así.

P: ¿Qué parte de culpa tiene de todo esto Emery?

R: Es el principal culpable. Ha hecho un equipo muy competitivo desde que llegó y ha ido cambiando la idea de juego, pero nunca el espíritu ni su forma de enfocar los partidos, a los que le da a todos los partidos la misma importancia. Por ejemplo, tenemos hoy la final, pero lo dimos todo contra el Málaga. Y al final, del Dnipro no hemos visto nada hasta el lunes.

P: ¿Es cierto que os hace preguntas sobre los largos vídeos que os pone?

R: Los vídeos no son tan largos, lo que pasa es que se enrolla mucho algunas veces [risas]. Pero eso tiene un trabajo enorme. Hace participar a la gente para que esté metida. Todo eso en el campo se nota: yo por ejemplo sé cuál es la jugada típica del contrario, por donde me va a atacar.

P: Pues si Emery le elige, le toca defender a Konoplyanka, que es el bueno del Dnipro.

R: Es su referencia, el que le da pausa al equipo. Es capaz de dar el último pase, y si me toca, deberé estar muy encima de él para que no haga nada, y luego, cuando tengamos el balón, que defienda, que seguro que no le gustará tanto.

P: ¿Conocía a alguien del Dnipro antes de empezar el año?

R: No, y hasta hace nada no había visto ningún partido suyo.

¿Y qué les ha contado Emery del Dnipro?

R: Nos ha contado mucho y nos ha puesto muchos vídeos [risas]. Claro que cuando sabes que te toca el Dnipro te intentas informar un poco. Pero aunque no sean conocidos, están en una final y ellos tienen el mismo mérito que nosotros de estar ahí. En un partido pueden suceder un millón de cosas y las tenemos que controlar. Sí que creo que si el Sevilla está bien, tiene más opciones de llevarse la Copa.

Konoplyanka controla un balón ante Inler y David López en la vuelta de semifinales contra el Napoli (EFE).

P: ¿Cómo es Emery en el trato cercano?

R: Como persona tampoco lo conozco mucho, sólo como entrenador. En el día a día tiene que ser igual de exigente con su grupo de trabajo y con él mismo como lo es con nosotros. Es una persona de fútbol que ha acabado haciendo lo que le gustaba, que es entrenar. Cuando se retiró, empezó a entrenar, a entrenar y entrenar. Ve vídeos todo el día, y no para.

P: ¿Habla alguna vez de algo que no sea fútbol?

R: Se puede hablar de muchas cosas con él, pero al final el tema hacia el que deriva la conversación es el fútbol.

P: ¿Es muy distinto preparar una final que un partido de Liga cualquiera?

R: Desde el punto de vista de preparación y entrenamientos, sí. Nos hemos ido a Marbella a preparar el partido, para hacer piña todos juntos. Los entrenamientos se hacen de cara al partido, para trabajar sus virtudes y sacar las nuestras. Todos los empleados, jugadores y aficionados, desde que acabó el partido contra el Málaga, tenemos esa sensación especial, son momentos que vamos a recordar durante mucho tiempo.

Desde que acabó el partido contra el Málaga, tenemos esa sensación especial de una final

P: ¿Ha estado antes en Varsovia?

R: No, no he estado nunca.

P: ¿Y ha visto el estadio aunque sea en fotos?

R: Sí, es precioso. Creo que lo inauguró el Sevilla en un partido amistoso al que no pude ir porque me lesioné antes. Me han dicho que por dentro es espectacular, que tiene una pinta impresionante.

P: Tiene techo retráctil, ¿eso tiene algún sentido?

R: Imagino que es útil para países en los que haya un clima más duro, donde nieve y llueva mucho. En España tendría mucho menos sentido que en Rusia o algún país así. Supongo que se hace para cuidar el césped y para los aficionados. Porque a nosotros los jugadores, si llueve no molesta.

P: No ha estado en Varsovia, ¿ha donde suele ir de vacaciones?

R: Me gusta mucho España. Siempre que puedo me escapo a Cádiz, a Zahara de los Atunes, Conil… me encantan las playas de esos pueblos. A veces me voy a ciudades europeas. Luego voy cambiando los planes ya más largos.

P: ¿Los hace más con compañeros o con la familia?

R: Hay que repartir el mes. Decimos que las vacaciones son para descansar, pero al final no descansa ni Dios. Al vivir lejos de la familia, tengo que guardar días para ir con ellos. Y también con compañeros con los que tengo una relación más íntima. Lo hago según vaya cuadrando para visitar a gente, para que te visiten…

Habrá gente a la que le guste y gente a la que no le guste, no leo mucha prensa, puede despistar

P: ¿Y qué suele hacer en el tiempo libre durante la temporada?

R: Muchas cosas, la verdad. Cuando jugamos partidos entresemana se pasa volando el tiempo. Me gusta mucho el centro de Sevilla y suelo ir a pasear con amigos. Voy a teatro y conciertos con mi novia cada vez que puedo.

P: Al principio de su etapa en el Sevilla, se le criticó y usted se molestó. ¿Está ahora todo más calmado?

R: Habrá gente a la que le guste y gente a la que no le guste. No está dentro de mis capacidades todo eso. Hago todo lo que puedo según lo que me diga el entrenador para ayudar al equipo. Si le digo la verdad, no leo mucha prensa. Porque yo me entero de lo que pasa en el vestuario, y si hay fichajes, los voy a ver cuando lleguen. Es algo sobre lo que no me paro a pensar, porque te puede despistar. Es algo por lo que se puede sufrir, sobre todo a mí, que me costó aclimatarme en mi primera temporada y no estaba jugando como podía.

P: ¿Le hacían dudar esos comentarios?

R: Es que parece que lo que no está en prensa no existe o no sucede. Los medios de comunicación son creadores de opinión, no malintencionados, pero cualquiera escribe una crónica (aunque no sepa de fútbol) y ya crea opinión.

P: Uno de los rumores fue que pudo salir en verano, ¿es cierto?

R: Hubo la opción de ir al Olympique de Marsella. Pero después de lo que habíamos vivido durante todo el año, con la Europa League inclusive, fue muy bonito. Y vi que era un gran proyecto. Vi una evolución en mí y en el equipo. Estoy a gusto en la ciudad, con mis compañeros y con lo que estoy haciendo, por lo que no había por qué cambiar de aires.

P: Hace algo distinto por ser uno de los capitanes?

R: No, creo que sigo siendo el mismo. Me gusta hablar dentro del campo y en el vestuario, no sé si para liberar tensión. Soy muy positivo e intento ayudar a mis compañeros y animarles.

P: ¿Quién es el que da las voces dentro del vestuario?

R: Hay alguno que las da, sí. Pero siempre hemos tenido la virtud de cuando ha habido algún problema, resolverlo entre nosotros. Creo que hay gente joven y muy noble, con muchas ganas. Nadie intenta pisar a nadie y somos francos. Recuerdo que el año pasado empezamos muy mal, en la quinta jornada íbamos últimos. Esa situación había que revertirla y había que trabajar para que volviesen los resultados.

P: ¿Se echa en falta a Rakitic?

R: Claro. Con los mismos que hay ahora también lo traería, porque da muchas opciones que mejoran cualquier equipo. El año pasado tuvo su mejor momento en el Sevilla y es normal que lo fichara el Barça. Eso sí, la gente que ha venido está rindiendo. Por ejmplo, Banega, está dando una lección de fútbol en cada partido y Krychowiak también lo está haciendo muy bien. Pero Rakitic sería útil en cualquier equipo.

P: Banega se atascó en su carrera, pero llegó al Sevilla y se está saliendo.

R: En el Valencia lo ponían en el doble pivote y ahí le cuesta porque no es de los que pelean como bestias, lo que sí hacen M’Bia y Krychowiak. Pero en la mediapunta no le roban un balón, da igual cuantos le encimen que lo protege muy bien y hace jugar mucho a los demás.

P: ¿Es verdad que pesa tanto la Copa de la UEFA?

R: El año pasado estaba tan contento que ni me acuerdo de lo que pesaba o dejaba de pesar. A mí no me pesaba nada, la verdad.

Sigue leyendo