Autor: brenpcom

El Barcelona da un golpe de autoridad en Málaga y consigue ser segundo

El Unicaja volvió a perder, y ya son cinco derrotas consecutivas y la segunda como local en lo que va de temporada, en esta ocasión ante un gran Barcelona (61-74), lo que pone al equipo catalán segundo en la clasificación y al andaluz tercero a falta de una jornada para que concluya la fase regular. El encuentro se inició de una manera igualada, con ambos equipos respetándose pero con el Barcelona más entero, aunque un triple del alero lituano Mindaugas Kuzminskas ofreció un aliento de ilusión a los malagueños (9-7, minuto 4).

El Unicaja, con un porcentaje ofensivo muy bajo, sobre todo en triples, puso muchos obstáculos a su posible victoria al tiempo de que el Barcelona iniciaba el despegue (15-21). La formación que entrena Joan Plaza desapareció por momentos de la cancha, con numerosos errores en ataque y con muchos problemas en la defensa para frenar a los azulgranas, cada vez más convencidos de sus posibilidades. El alero estadounidense Deshaun Thomas, con un triple, puso la ventaja de diez puntos para los visitantes (17-27, minuto 14).

Joan Plaza solicito un tiempo muerto para intentar cambiar el decorado debido a la nefasta estadística desde la línea de 6,75, con un enceste de siete intentos, y cambió el sistema para jugar dentro de la zona con Fran Vázquez. El Barcelona ni se inmutó y otro triple de Doellman sentenció cualquier atisbo de remontada (23-33, minuto 17), más cuando el base brasileño Marcelinho Huertas también ayudó a que se llegara al descanso con un claro 27-40.

El Barcelona salió en el tercer cuarto de la misma manera que acabó el segundo. Con una línea exterior infalible, donde Oleson, Abrines y Doellman rompían el partido ante un Unicaja sin poder de reacción y con muchos problemas en todas sus líneas (42-62). El partido parecía decidido, aunque el Unicaja lo intentó por todos los medios, pero no fue su día y encima llegó exhausto física y mentalmente al tramo final del encuentro. El Barcelona, muy superior, logró en el cuarto periodo aguantar la ventaja y nunca atisbó peligro, por lo que consiguió un claro triunfo por 61-74, que le otorga la segunda posición a falta de una jornada para que concluya la fase regular.

Sigue leyendo

La Quinta de Doncic también conquista Europa

El equipo júnior del Real Madrid se proclamó campeón de Europa al ganar al Estrella Roja en la final del Adidas Next Generation por 73-70 que se jugó este domingo en el Palacio de los Deportes, sede la Final Four de la Euroliga.

Unos 4.500 espectadores (la entrada era gratuita), casi todos aficionados del Real Madrid, poblaron las gradas para ver una repetición de la final del año pasado en Milán. Entonces ganó el equipo serbio; esta vez lo hizo el Madrid, que ha ganado siete de los ocho títulos que ha disputado en las dos últimas temporadas.

Muy pocos se perdieron la final. En las primera fila estaba sentado Florentino Pérez. Junto a él, el presidente de la Euroliga, Jordi Bertomeu. Detrás, exjugadores como Sasha Djordjevic, Zoran Savic o Alberto Angulo, el director de la cantera madridista y uno de los principales culpables del buen momento que viven las categorías inferiores del club blanco.

El Madrid comenzó peor que su rival, más poderoso físicamente y más metido en el partido. Pero poco a poco fue reaccionando y al descanso ya mandaba en el marcador (39-37) gracias a los puntos de Santi Yusta, Jonathan Barreiro y Luka Doncic, sus tres mejores jugadores. Los tres ya han debutado con el primer equipo, el último el jugador esloveno, que lo hizo hace tres semanas contra el Unicaja.

Del equipo que el año pasado perdió la final en Milán, también contra el Estrella Roja, repetían seis jugadores. Uno de los que no jugó el año pasado, por lesión, era Barreiro. «La afrontaba con muchas ganas», dijo. Sus puntos fueron clave para recortar la diferencia que había sacado el equipo serbio en el segundo cuarto. «He tenido esa suerte, he aparecido yo, podían haber aparecido otros. Eso es lo que tenemos, que jugamos como un equipo». 

El jugador gallego fue el máximo anotador de su equipo con 19 puntos, seguido de Yusta (15), Doncic (14) y Cate (11). Entre los cuatro anotaron 59 de los 73 puntos del Madrid. Además, Doncic sumó 11 rebotes y 5 asistencias (y 7 pérdidas) y Cate, 8 rebotes y 8 tapones.

Al final del tercer cuarto, el Madrid mandaba por ocho puntos (59-51), una diferencia que mantuvo durante casi todo el último cuarto, pero en los instantes finales el Estrella Roja se acercó. Aleksandar Aranitovic, máximo anotador del partido con 26 puntos, acercó a su equipo a un punto (71-70). Barreiro anotó dos tiros libres, y en la siguiente jugada el Estrella Roja perdió el balón en el saque de banda. El Madrid pudo sentenciar, pero Yusta falló los dos tiros libres y el último tiro fue para el equipo que serbio. Se la jugó Aranitovic y falló.

«Es un año buenísimo, creo que hemos hecho historia», dijo Luka Doncic, que ya está pensando en el siguiente reto: «Esperemos subir también a LEB Plata la próxima semana».

Sigue leyendo