Autor: brenpcom

El Apple Watch podría causar irritación en la piel

El Apple Watch podría causar irritación en la piel

0 0

Mucho se ha hablado sobre el Apple Watch últimamente, pero lo cierto es que no se trata de cosas del todo buenas. Cada vez están surgiendo más quejas sobre el famoso reloj de Apple y si esto sigue así el dispositivo tendrá una muy mala fama en poco tiempo. Entre las quejas más recientes de algunos usuarios del smartwatch podemos encontrar algunas que indican que se ha producido irritación en la piel, justo en la zona donde va colocado el reloj.

Los usuarios sufren de erupciones cutáneas e irritación debido al uso continuo del Apple Watch según parece. El gigante de Cupertino ha indicado que los materiales utilizados han sido probados en múltiples ocasiones, sin mencionar que cuentan con la aprobación de dermatólogos de primera para asegurarse de que estos materiales no causen ningún tipo de daño o efecto adverso en la mayoría de los usuarios.

Aún así, la compañía deja en claro que aquellas personas que tengan una piel muy sensible quizá deberían mantenerse alejadas del dispositivo. Entre los componentes usados en el Apple Watch está el níquel, elemento que estaba presente en los iPads y causó una situación similar con un niño de 11 años en California el año pasado. Cabe mencionar que no todos los modelos del reloj lo utilizan: es usado por el Apple Watch estándar, por el Watch Sport de color gris, en las bandas de acero inoxidable del Apple Watch y en algunos de los imánes que llevan los dispositivos.

Apple además sugiere que algunos usuarios podrían estar usando el reloj demasiado apretado en su muñeca y esto estaría causando la irritación en la piel.

Habrá que estar atentos para ver cómo sigue la situación del smartwatch en las próximas semanas. A menos de un mes de su lanzamiento ya se han presentado gran cantidad de quejas por parte de los usuarios, y eso por supuesto no es nada bueno.

0 0

Publicado en la categoría Relojes, el 04/05/2015

Quizás te interese leer:

Un reloj que recuerda la epoca de los CassetesPowerMac G4 reciclada y convertida en un reloj de paredFerrowatch, el reloj que funciona con un líquido magnéticoGoophone anuncia su propio smartwatch de $300 dólaresAsus lanzará un smartwatch este añoSamsung Gear Solo: nuevo smartwatch con conectividad celularPebble prepara una cuenta regresivaEste Apple Watch puede ser tuyo por $115.000 dólaresSamsung está contenta por la llegada del Apple Watch

Sigue leyendo

La Surface Pro 4 quizá sea anunciada este mes

La Surface Pro 4 quizá sea anunciada este mes

0 0

Si Microsoft tiene planes para lanzar un sucesor para la Surface Pro 3 (en imagen), entonces ya va siendo momento de hacerlo. Recordemos que recientemente la compañía trajo a la Surface 3 a la vida luego de haber cancelado el dispositivo en forma repentina el año pasado. Esto ha llevado a que muchos se pregunten cuándo piensa el gigante del software poner a la venta a la Surface Pro 4, aunque antes de eso por supuesto es necesario realizar una bonita presentación. Si lo que se dice allí afuera resulta ser cierto, entonces firma de Redmond estará anunciado la nueva tablet este mismo mes.

Ya ha pasado prácticamente un año desde que fue lanzada la Surface Pro 3 así que es casi hora de actualizar el dispositivo. Microsoft no ha revelado los planes que tiene para sus tabletas y en la conferencia BUILD 2015 realizada la semana pasado no se anunció ningún hardware nuevo. Aún así cabe mencionar que la Surface Pro 3 no fue anunciada durante la BUILD 2014, sino en un pequeño evento propio y es probable que Microsoft planee repetir eso este año.

Se dice que la Microsoft Surface Pro 4 haría uso de un procesador que pertenece a la línea Intel Core ix (3, 5 o 7) y además podría hacer uso de un diseño que no incorpora un ventilador para el enfriamiento, lo cual ayudaría reducir el grosor de la tablet. Por supuesto sería necesario incorporar un sistema de enfriamiento diferente, pero eso por lo general no es un problema.

Lamentablemente Microsoft todavía no ha abierto la boca para nada en lo que a futuras tabletas refiere, así que es posible que tengamos que esperar algunas semanas más para obtener noticias oficiales. Si la presentación de la Pro 4 realmente será este mes, entonces dentro de poco ya deberían comenzar a ser enviadas las invitaciones para la prensa.

0 0

Publicado en la categoría Móviles, el 04/05/2015

Quizás te interese leer:

AT&T junto a HP anuncian el HP iPAQ GlistenDroid 2, ¿el rival del iPhone 4?Motorola Spyder, el primer smartphone con pantalla Super AMOLED qHDHuawei Ascend D Quad, otro smartphone de cuatro núcleosRIM: ¿terminará de caer o se pondrá en pie?El Galaxy Note III prácticamente ha sido confirmadoProblemas de cámara para el Galaxy S5Moto G: ¿aún es considerado el mejor móvil de gama baja?Pipo anuncia su nueva tablet con arranque dual

Sigue leyendo

Los 10 mejores momentos matemáticos de ‘Los Simpson’

Hace 25 años, habría sido difícil predecir a qué se iban a dedicar J. Stewart Burns, Al Jean y Ken Keeler, los tres matemáticos por Harvard (EE UU); y David X. Cohen y Jeff Westbrook, ambos físicos por la misma universidad. Los cinco son guionistas de Los Simpson, una sátira del modo de vida estadounidense nacida en 1989 que se ha convertido en una de las series televisivas más exitosas de la historia. “La cantidad de cuestiones matemáticas que aparecen en Los Simpson tiende a infinito”, explica Marta Martín, de la Facultad de Matemáticas de la Universidad de Oviedo. Ella y otros colegas, como Abel Martín, profesor de Matemáticas en un instituto de Oviedo, imparten talleres sobre Los Simpson a niños y adolescentes de centros de enseñanza en Asturias. “Salen encantados”, resume Marta Martín, que colabora con la Real Sociedad Matemática Española en la divulgación de esta ciencia. Estos son algunos de los momentos matemáticos protagonizados por los personajes amarillos.

La cama de faquir de la probabilidad

En un capítulo, Marge Simpson decide llevar a su familia al Museo de Ciencia. Allí, Bart y Lisa Simpson contemplan un tablero de Galton, un dispositivo formado por un tablero vertical perforado con clavos, como la cama de un faquir, por el que caen pelotas. El aparato, concebido por el inventor británico Francis Galton a finales del siglo XIX, genera una serie de sucesos aleatorios: cada bola tiene la mitad de probabilidades de caer a un lado o al otro de cada clavo. Al soltar una pelota, es imposible saber dónde caerá. Sin embargo, al dejar caer muchas bolas, se puede predecir con precisión dónde terminará la mayoría: forman una curva de campana.

El tablero de Galton preside la Sala de la Probabilidad del Museo de Ciencia, en la que un vídeo del matemático francés Blaise Pascal, del siglo XVII, instruye a los Simpson: “Ah, hola. Soy Blaise Pascal, el inventor de la teoría de la probabilidad. ¿Cuáles eran las probabilidades de conoceros aquí? Excelentes, diría yo”, comenta tras tirar una moneda al aire. “Mi amiga la Ardilla Tonta está a punto de comprar un billete de lotería. Ardilla Tonta, ¿conoces la probabilidad de ganar la lotería? Bueno, es más probable que te atropelle un coche. O que te alcance un rayo. O que te asesine un conocido. Si has comprendido la probabilidad, nunca jugarás a la lotería”.

Homer, rodeado por un contraejemplo del Teorema de Fermat.

El teorema garabateado en un libro

En 1637, el matemático francés Pierre de Fermat garabateó en el margen de uno de sus libros uno de los teoremas más famosos de la historia. Decía que la igualdad xn + yn = zn es imposible si n es un número entero mayor que 2 y las tres letras son números enteros positivos. “He encontrado una demostración realmente admirable, pero el margen del libro es muy pequeño para ponerla”, presumía. Así que el llamado Último Teorema de Fermat estuvo más de 350 años sin demostrarse, hasta que el matemático británico Andrew Wiles anunció en 1995 la resolución del acertijo que había derrotado a sus mejores colegas durante siglos.

Ese mismo año, Homer Simpson aparecía en un capítulo deambulando por otra dimensión, rodeado por la expresión 178212 + 184112 = 192212, “un contraejemplo que echaba por tierra el Teorema de Fermat”, en palabras de Marta Martín. Aparentemente, si se hacía la suma en una calculadora normal, Homer tumbaba a Fermat, pero no. “¿Dónde estaba el truco? En que la calculadora redondea, produciendo una engañosa apariencia de igualdad”, explica Martín.

Con una calculadora más potente, el resultado es este:

178212 + 184112 = 2541210258614589176288669958142428526657

192212 = 2541210259314801410819278649643651567616

A partir de la décima cifra, el número cambia. Fermat gana a Homer.

Un mensaje codificado

En el capítulo Homer al cubo, el padre de la familia intenta huir de sus cuñadas Patty y Selma y detrás de un armario salta a una tercera dimensión. Allí se encuentra con un mensaje codificado: 46 72 69 6E 6B 20 72 75 6C 65 73 21. Los profesores Marta Martín y Abel Martín, con la ayuda de su colega Ángel Aguirre, han descifrado esta secuencia de números y letras. Se trata de una notación hexadecimal, un sistema vinculado a la informática que utiliza como base el número 16. El mensaje emplea los numerales del 0 al 9 y las letras de la A a la F. La A equivale al decimal 10; la B, al 11; y así sucesivamente hasta la F. Cada pareja de números representa un caracter en ASCII, un código para el intercambio de información también habitual en los sistemas informáticos.

Con estos datos, el mensaje oculto se puede traducir como: Frink rules!, “Frink manda”, en castellano. El profesor Frink es el científico de Springfield y sus alocados inventos aparecen de manera recurrente en la serie. “Si colocamos Frink rules! en un buscador de internet, esta expresión nos manda directamente a una página web que nos va a describir quién es el profesor Frink, sus andanzas, inventos y apariciones en los diferentes capítulos de Los Simpson”, descubre Martín.

Tres números muy especiales durante un partido de béisbol.

Números narcisistas

Otro de los guiños matemáticos de Los Simpson aparece en un capítulo de la temporada 17, emitida en 2006. Homer debe adivinar la cantidad de asistentes a un partido de béisbol. Le dan tres opciones: 8191, 8128 y 8208. “Todos estos números son notables desde algún punto de vista”, recordaba Claudio Horacio Sánchez, profesor de Física de la Universidad de Flores (Argentina), en un artículo en la revista matemática Números. 8191 es igual a 213 – 1 y, por lo tanto, es uno de los llamados primos de Mersenne. Estos números son primos (solo se pueden dividir por 1 y por sí mismos) y además responden a la forma 2n – 1. Solo se conocen 48 primos de Mersenne. El más alto es 257885161 − 1 y se descubrió en 2013.

Otro de los números que ve Homer es el 8128, el cuarto de los llamados números perfectos, iguales a la suma de sus divisores. 8128 = 1 + 2 + 4 + 8 + 16 + 32 + 64 + 127 + 254 + 508 + 1016 + 2032 + 4064. Los tres primeros números perfectos son el 6, el 28 y el 496, detalla Sánchez.

Finalmente, 8208 es uno de los números narcisistas, aquellos iguales a la suma de cada uno de sus dígitos elevados a n, siendo n la cantidad de cifras del número. Por ejemplo, 153 es un número narcisista de tercer orden, ya que 13 + 53 + 33 = 1 + 125 +27 = 153. El 8208 es un número narcisista de cuarto orden y es una rareza. Apenas se conocen tres números de este tipo.

Los monos escribiendo a máquina del señor Burns.

Monos escribiendo libros

En el episodio Última salida a Springfield, de 1993, Homer es elegido presidente del sindicato de la central nuclear de Springfield. El señor Burns, propietario de la planta atómica, le invita a su mansión para ganárselo. En el caserón, Homer ve una habitación con mil monos aporreando mil máquinas de escribir. Burns le explica que los animales escribirán la mejor novela de la historia.

El argumento hace referencia a un problema manejado desde hace un siglo en el cálculo de probabilidades. Claudio Horacio Sánchez recuerda uno de sus enunciados más conocidos: si un millón de monos teclearan al azar en un millón de máquinas de escribir, al cabo de un millón de años habrían escrito todas las obras de Shakespeare. “Este problema fue realmente llevado a la práctica en julio de 2003, con un programa que simulaba la acción de los monos. Más de un año después, el programa produjo un pequeño fragmento, de veinticuatro letras, de Enrique IV”, escribía en su artículo en la revista Números.

Más poderosas que las balas

El profesor boliviano Jaime Escalante. / SHPE Foundation

En un capítulo de la temporada 14, Edna Krabappel, profesora de la escuela de Springfield, es candidata al título de Maestra del Año. El ganador es un tal Julio Estudiante, “un profesor de matemáticas que enseñó a jóvenes pandilleros que las ecuaciones diferenciales son más poderosas que las balas”.

El personaje homenajea a Jaime Escalante (1930-2010), un profesor boliviano de Física y Matemáticas que emigró a EEUU en 1964. Su país de acogida no reconoció sus títulos y tuvo que empezar de cero, limpiando un restaurante mientras estudiaba inglés. Al cabo de los años, Escalante volvió a dar clase en una escuela de un barrio pobre de Los Ángeles y, en un entorno de violencia y drogas, consiguió que muchos de sus alumnos se entusiasmaran por las matemáticas. En 1988, el entonces presidente de EEUU, Ronald Reagan, le entregó la Medalla Presidencial a la Excelencia en Educación.

El bosón de Higgs

Homer, frente a una ecuación que predice la masa del bosón de Higgs.

En la temporada 10 aparece uno de los momentos científicos más conocidos de Los Simpson. Homer escribe con una tiza en una pizarra una ecuación que predice aproximadamente la masa del bosón de Higgs, una partícula elemental buscada desde 1964 que otorgaría la masa al resto de las partículas que componen el átomo. El capítulo se emitió en 1998, casi 15 años antes de que los físicos detectaran por primera vez la partícula en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), un anillo subterráneo de 27 kilómetros de circunferencia construido en la frontera entre Francia y Suiza.

“El orden de magnitud para la masa del Higgs es correcta, pero solo el orden de magnitud”, matiza Alberto Casas, investigador del Instituto de Física Teórica, en Madrid. “La fórmula de Homer da 309 GeV (los GeV son las unidades que usamos los físicos para medir masas elementales). El valor real de la masa del bosón de Higgs es 125 GeV, así que Homer se pasó un poco”, explica.

“Es un poco más grande que el bosón de Higgs aislado por los físicos del CERN, pero tiene el mérito de que se hizo 14 años antes. No le demos más vueltas ni busquemos el rigor matemático. Se trata de un guiño que, en manos de Homer, resulta paradójico e impensable”, resalta Martín. En la misma pizarra, añade, aparece otro contraejemplo del Último Teorema de Fermat (398712 + 436512 = 447212) y “la demostración de cómo se puede transformar una rosquilla en una esfera, topología pura”.

Los cines Googolplex de Springfield.

El número más grande con nombre conocido

Un niño de 9 años, sobrino del matemático estadounidense Edward Kasner, bautizó gúgol (googol en inglés) a un número extraordinariamente grande imaginado por su tío: 10100, un 1 seguido de 100 ceros. En Springfield, el pueblo de los Simpson, los cines se llaman Googolplex.

“Si tenemos en cuenta que plex es sala en inglés, podría ser que esa fuera la razón por la que los cines de Springfield llevan por nombre Googolplex. Pero no, en la serie se da un paso más, Googolplex es el número más grande con nombre conocido hasta esa fecha (10 elevado a googol o 10googol)”, detalla Martín.

“Nos imaginamos que los guionistas estarán pensando en diseñar unas nuevas salas en Shelbyville, pueblo vecino y rival de Springfield, que se llamen Googolduplex, con 10 elevado a googolplex salas (10googolplex) el nuevo número con nombre más grande”.

Homer, ante la identidad de Euler.

La Capilla Sixtina de las matemáticas

Para muchos matemáticos, la Capilla Sixtina de su disciplina es la identidad de Euler. Formulada como e + 1 = 0, aparece en varios capítulos de Los Simpson. En palabras de Martín, relaciona “cinco imprescindibles números, como símbolo de lo que la inteligencia humana es capaz de descubrir”. El número e, cuyo valor aproximado es 2,71828 seguido de infinitos dígitos, es el número más importante del análisis matemático. Aparece en lugares inesperados, como las ecuaciones para datar restos arqueológicos con carbono 14.

El número pi (3,141592653…) es el rey de la geometría. No solo sirve para calcular el perímetro de una circunferencia: el geólogo Hans-Henrik Stølum, de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), descubrió en 1996 que la relación entre el doble de la longitud total de un río y la distancia en línea recta entre su nacimiento y su desembocadura es de aproximadamente 3,14. El número i (raíz cuadrada de -1) es el más relevante del álgebra. “Y 0 y 1 son las bases de la aritmética por ser los elementos neutros, respectivamente de la adición y la multiplicación”, remacha Martín.

Multiplícate por cero

La frase matemática más conocida de Los Simpson es una invención de la responsable de la traducción para la versión española, María José Aguirre de Cárcer. En el idioma original, Bart dice “eat my shorts”, literalmente “cómete mis calzones”, pero con el sentido de “desaparece”. Multiplicar algo por cero es, precisamente, hacerlo desaparecer. En Sudamérica, subraya Martín, no reconocen esta expresión de Bart.

Sigue leyendo

Pepito, una maravilla del registro fósil

El hallazgo y estudio de Concavenator corcovatus(Cazador jorobado de Cuenca) dinamizó, hace algo más de cuatro años, la dinosauriología española, generando una gran expectación dentro y fuera de nuestro país. Durante algún tiempo, el fandom dinomaníaco se agitó de forma entusiasta saludando a Pepito, su apodo oficial. Las razones para explicar tanta agitación pueden resumirse en dos apartados: los rasgos singulares del fósil y las características especiales del dinosaurio al que pertenece. El fósil es una pieza única, una rareza que consiste en un esqueleto casi entero, con sus huesos en conexión anatómica, de un animal de seis metros de longitud. El mayor y más completo, de estas características, hallado en Europa. Además de sus huesos, el fósil de Pepito tiene un tesoro científico añadido: evidencias de sus tejidos tegumentarios, piel y escamas, en diversos lugares de su anatomía. Esta es la circunstancia que ha permitido conocer su podoteca, es decir, la cubierta de escamas del pie.

Por otra parte, Pepito tiene dos características que lo hacen único: una especie de joroba y evidencia del origen de las plumas de las alas de las aves. La joroba es peculiar. Está producida por el aumento espectacular de tamaño en las espinas neurales de dos de las últimas vértebras anteriores a la pelvis. En vida del animal parecería probablemente como una especie de promontorio con un ápice marcado. Otro rasgo interesante de Pepito es la presencia en la ulna (cúbito) de pequeñas papilas que en las aves actuales sirven para la inserción de determinadas plumas de las alas. Pepito no tendría plumas, sino las estructuras ancestrales de las mismas.

La fama de Concavenator se ha incrementado en los últimos tiempos. Una de las muestras más evidentes está en diferentes museos japoneses. Pepito ha sido el protagonista de la exposición Dinosaurios Maravillosos de España en tierras japonesas. Es la primera exposición de dinosaurios españoles que sale del país.

Ahora, los aficionados a los dinosaurios pueden ver magníficas reconstrucciones de este terópodo en el Museo Paleontológico y en La Ruta de los Dinosaurios de Cuenca. Llega el buen tiempo. No lo piensen más. Metan la tortilla en la fiambrera y vayan a disfrutar de la Ruta de los Dinosaurios. Cuando estén viendo a Pepito, en el pintoresco pueblo de La Cierva, piensen que estos fabulosos depredadores vivían allí mismo, pero hace 125 millones de años.

José Luis Sanz es catedrático de Universidad Autónoma de Madrid, y Francisco Ortega es profesor de la Universidad Nacional de Educación a Distancia

Sigue leyendo

Dinosaurio con pies de gallina

El famoso tiranosaurio de Parque Jurásico tenía los pies como una gallina. La película presumía de haber contado con la asesoría científica de un gran paleontólogo, Jack Horner, para ajustarse, en la medida de lo posible, al conocimiento de los expertos sobre aquellos fascinantes animales del pasado. Pero no había ninguna prueba de que un dinosaurio carnívoro tuviera que tener los pies recubiertos de escamas, más allá de la lógica deducción por su directo parentesco con las aves actuales. Así que los dinosaurios de cine, de los cómics y de las ilustraciones científicas han venido caminando sobre extremidades como las de las gallinas simplemente porque era la hipótesis más probable. Ahora, el pie de un gran dinosaurio, cuyo esqueleto fosilizado fue descubierto en Cuenca en 2003 y dado a conocer en 2010, muestra, por primera vez, que efectivamente los dinosaurios carnívoros tenían los pies cubiertos de escamas y con almohadillas en las plantas, como una vulgar pata de pollo.

ampliar foto

Contorno de dedos y las almohadillas plantares del dinosaurio ‘Concavenator corcovatus’. / UAM

El ejemplar en cuestión es famoso no solo en el mundo científico, sino entre los aficionados a los dinosaurios. Es el Concavenator corcovatus, apodado Pepito y con un rasgo sorprendente en su esqueleto: su joroba. Vivió hace unos 125 millones de años (hace 66 millones de años se produjo la extinción masiva de los dinosaurios, exceptuando las aves) y su hallazgo causó sensación al tratarse de un género y una especie desconocidas hasta entonces. Con sus seis metros de largo, muy completo, el esqueleto fósil de Pepito apareció en el yacimiento conquense de Las Hoyas.

Ahora los científicos han centrado su análisis en la extremidad posterior derecha, “Dada la postura que tiene el fósil, es decir, colocado lateralmente dentro de las calizas laminares en las que se conserva, sólo es posible observar bien su lado expuesto, el derecho”, explica Elena Cuesta, que ha liderado esta investigación codirigida por Francisco Ortega, de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y José Luis Sanz, de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). “El pie izquierdo está colocado debajo de la extremidad derecha y solo se observa uno de sus dedos”, continúa esta especialista. Lo mismo sucede con las patas delanteras: la mano derecha del fósil está bien expuesta —y no tiene escamas—, no así la izquierda.

Las aves actuales mantienen rasgos de hace 125 millones de años

El buen estado de conservación de Pepito ayuda mucho a los paleontólogos. Una de las grandes dificultades a la hora de reconstruir la forma de vida de un animal extinto y remoto es conocer cómo serían las partes blandas de su cuerpo, que tan mal fosilizan, como la piel, la presencia o no de plumaje, el color… Y este pie del Concavenator “tan completo y bien preservado, es el primer hallazgo que permitiría acercarnos más al conocimiento de la apariencia que tendrían estos animales”, añade Cuesta. Recalca, además, su importancia para analizar las icnitas, las huellas de dinosaurio, porque esas improntas de los dinosaurios conservadas en la roca hablan de los huesos y el contorno de los pies, pero no de la piel ni de las almohadillas, “que serían la parte anatómica que verdaderamente produjo esa huella”. Es lo que se llama técnicamente la podoteca, es decir, el estuche que recubre el pie.

En el pie derecho de Pepito los científicos reconocen tres tipos de escamas ordenadas en un patrón concreto: unas más pequeñas y de contorno irregular que están en las almohadillas plantares y detrás de la pata; otras de tamaño intermedio en el lateral del pie y finalmente las escamas hexagonales, de gran tamaño, que cubren la parte delantera y superior del pie y la extremidad. Cuesta, Ortega y Sanz lo describen con todo detalle en la revista Cretaceous Research.

Y esa estructura de la piel del Concavenator, que estaría presente en todos los dinosaurios carnívoros, se ha mantenido en la evolución 125 millones de años hasta las aves actuales. O casi, porque la adaptación evolutiva en que se agarran a las ramas de los árboles ha hecho que la disposición de los dedos sea distinta de la primitiva, la que presenta Pepito, y que es como la de los emus actuales, las avestruces… y las gallinas. En cuanto a los dinosaurios herbívoros, apenas se tiene información.

Sigue leyendo

El acoso escolar deja más secuelas que el maltrato por parte de adultos

Las huellas del maltrato infantil causado por adultos (básicamente los padres) en las víctimas están ampliamente documentadas: mayor riesgo de sufrir ansiedad, depresión, de abuso de drogas o de intentos de suicidio, además de peores resultados académicos. Pero, ¿qué consecuencias tiene el acoso escolar? ¿Las secuelas que dejan las humillaciones, los insultos, las burlas, la marginación del grupo, los golpes o las vejaciones repetidas por parte de los compañeros son peores que las provocadas por el maltrato en el entorno familiar?

Un estudio publicado en The Lancet Psychiatry ha tratado de arrojar luz a los efectos de esta modalidad de violencia física, verbal o psicológica entre menores (bullying, en inglés) y concluye que las víctimas de este tipo de agresión son más susceptibles de padecer problemas de salud mental al llegar al final de la adolescencia que las personas vejadas por adultos. En especial, de ansiedad, aunque también (aunque aquí la distancia es más reducida) depresión y tendencia a autolesionarse o a tener ideas suicidas.

más información

Una madre obliga a su hija a confesar en Internet que hizo ‘bullying’
Obama, comprometido en la lucha contra los matones en las aulas
Cinco casos de acoso escolar
La Policía Nacional lanza una campaña contra el acoso escolar
‘Los estragos del acoso escolar’
Argentina aprueba una ley contra el acoso escolar
“Se metían con ella”
Humillada en la Red, humillada en la calle
Un videojuego contra el ‘bullying’
Condenadas dos menores por acosar a otra que se suicidó

“La conclusiones del trabajo no me sorprenden en absoluto”, comenta Rosario Ortega, catedrática de Psicología de la Universidad de Córdoba y especialista en acoso escolar. “Es un estudio muy bueno y muy interesante”, añade.

El trabajo, que se ha presentado recientemente en la reunión de las sociedades pediátricas estadounidenses (Pediatric Academic Societies), destaca la dimensión mundial del problema de la violencia entre menores. Para ello, los autores de la investigación, profesores de psicología de la Universidad de Warwick (Reino Unido), remiten a una revisión de la situación en 38 países donde uno de cada tres menores ha sido acosado.

En España un análisis de 2009 publicado en el International Journal of Psychology and Psychological Therapy muestra que el nivel de incidencia se sitúa en unas tasas ligeramente más bajas: el 23%. “Está presente en todos los niveles analizados, siendo los últimos cursos de Educación Primaria [en especial a los 10 años] y los primeros de la Secundaria [a los 13 años] los que registran mayor incidencia”, precisa el documento.

Ante la dimensión del problema, los autores del artículo se plantearon evaluar las consecuencias del bullying de forma aislada, es decir, en personas que solo hubieran sufrido este tipo de acoso. Y compararlas los efectos en la salud mental (medidos a los 18 años tras seguir a los chavales desde los 8-9 años) con las secuelas que deja el maltrato adulto, que estudiaron por separado. Para ello, acudieron a dos grandes bases de datos poblacionales. Una es la británica ALSPAC (Avon Longitudinal Study of Parents and Children in the UK) formada por 4.026 niños. Otra es la estadounidense GSMS (Great Smoky Mountains Study) que monitoriza a 1.420 niños.

Para medir el impacto del acoso, los investigadores midieron el efecto en la salud mental, en general. en el grupo estadounidense, frente a un 17% de maltratados con secuelas, la tasa se disparaba en un 36% entre los acosados. Al detallar los efectos a través de síntomas más concretos, también había sensibles diferencias respecto a la ansiedad (8% por 25%) y algo menos (unos cuatro puntos porcentuales) en casos de depresión y autolesiones.

A primera vista puede sorprender que las consecuencias del acoso escolar sean más perjudiciales que las del maltrato, cuando en este último caso, son los padres o los familiares quienes agreden a los pequeños, con la carga emocional que ello comporta. A Rosario Ortega no le resulta extraño. “Los padres nos influyen mucho en los primeros años de vida, pero en la escuela el niño comienza a perfilar la dimensión social, y a medida que crece y se acerca a la adolescencia las figuras de apego cambian y lo que le importa al niño son los otros”. La también vicepresidenta del Observatorio Internacional de la Violencia Escolar explica que sufrir este tipo de violencia por parte de sus compañeros en el último periodo del desarrollo del menor “supone un desequilibrio y un desgaste de la personalidad del sujeto de forma muy fuerte”. Y si se prolonga en el tiempo “destruye factores relevantísimos de la personalidad del sujeto”, con las consecuencias que describe el artículo.

“Sufrir acoso escolar no es un inofensivo rito de iniciación o una parte inevitable de hacerse mayor, tiene serias consecuencias en el largo plazo”, concluye Dieter Wolke, profesor de psicología del desarrollo de la Universidad de Warwick (Reino Unido) y uno de los autores del trabajo. La catedrática de la Universidad de Córdoba destaca que en las últimas décadas las sociedades occidentales han avanzado mucho en su lucha contra el maltrato infantil, pero no tanto en el ámbito del acoso escolar. “Debemos asumir que un niño no puede ni debe acosar, maltratar o abusar de otro, y que las escuelas deben intervenir; hay que formar bien a los maestros y a los padres. No son cosas de niños, es muy dañino y sigue siendo muy frecuente”, añade Ortega.

Documento

‘Adult mental health consequences of peer bullying and maltreatment in childhood: two cohorts in two countries’

Sigue leyendo

La nave espacial rusa descontrolada caerá a la Tierra entre el 7 y el 11 de mayo

La nave rusa Progress-59, un carguero espacial no tripulado que ha quedado fuera de control tras un fallo en su puesta en órbita la semana pasada, volverá a entrar en la atmósfera terrestre entre el 7 y el 11 de mayo “dependiendo de las condiciones atmosféricas”, según ha indicado el Centro Espacial Johnson (en Houston, EE UU). La mayor parte de la nave se destruirá en el aire por el rozamiento y “la zona de caída de restos que no se quemen en la atmósfera, puede ser cualquiera en el rango comprendido entre los 52 grados de latitud Sur y los 52 norte”, continúan los expertos de la NASA. La mayor parte del vehículo no sobrevivirá a las altas temperaturas de la reentrada atmosférica, pero puede haber piezas que sobrevivan, como el pesado mecanismo de enganche en la Estación Espacial Internacional (ISS), a la que se dirigía el carguero con suministros. En cualquier caso, señala la agencia espacial estadounidense, es “altamente improbable que suponga una amenaza para nadie”. No son raras las reentradas incontroladas y normalmente los restos que puedan quedan de una nave caen al mar, al desierto o en zonas despobladas, añaden los expertos: “Ni una persona ha resultado nunca herida por una pieza de reentrada de un satélite o un trozo de basura espacial en seis décadas de vuelos espaciales”.

Los responsables espaciales rusos aún no han determinado la causa de la pérdida de la Progress 59, pero la han dado ya por pérdida tras repetidos intentos de recuperar el control del vehículo. Con casi tres toneladas de alimentos, combustible y piezas de repuesto para la ISS, el carguero fue lanzado desde el cosmódromo de Baikonur (en Kazajstán) el pasado 28 de abril con un cohete Soyuz 2-1A. La primera parte del ascenso se desarrolló sin contratiempos y, ya en órbita, la Progress 59 incluso abrió sus dos paneles solares. El paso siguiente era desplegar las antenas, incluida la denominada Kurs, de navegación. Y en ese momento se vio que había problemas. El centro de control en Moscú no logro establecer una comunicación estable con la nave pero, por las imágenes recibidas, se constató que la Progress 59 estaba indebidamente girando sobre sí misma. Los repetidos intentos de recuperar el control de la nave han sido infructuosos. El enganche en la ISS ha sido descartado porque incluso el sistema de manual, alternativo al automático, exige la plena comunicación del centro de control con el carguero, y no se ha logrado.

Es “altamente improbable que suponga una amenaza para nadie”

Los astronautas de la ISS (actualmente seis están en la base espacial, en órbita a 400 kilómetros de altura) recibieron la semana pasada instrucciones de intentar ver el carguero ruso y efectivamente lo han fotografiado, a gran distancia, aún en rotación. La nave descontrolada no supone ningún peligro para la estación, insiste la NASA.

La principal línea de trabajo de los expertos rusos que analizan la situación se centra en algún problema originado en la separación de la Progress 59 de la tercera etapa del cohete Soyuz 2-1A para iniciar su vuelo en solitario, pero aún no lo han confirmado, señala la NASA.

Los seis astronautas de la ISS tiene suministros suficientes hasta principios o mediados de agosto aunque no llegará hasta entonces ninguna otra nave de carga. En el peor de los casos cabría reducir la tripulación. Pero está programado el vuelo de una nave de carga estadounidense CRS-7 Dragón para las próximas semanas. También se podría contar con la siguiente Progress prevista, que partiría con un cohete Soyuz –U y no con el modelo Soyuz 2-1A con el que parece haberse originado el problema actual.

Sigue leyendo

El interés femenino por la ciencia depende de cómo se pregunte

En 1964, el antropólogo Claude Lévi-Strauss escribía en el primer volumen de sus Mitológicas que “el científico no es la persona que da las respuestas correctas, es el que hace las preguntas correctas”. La semana pasada se conocieron los resultados de la encuesta sobre percepción social de la ciencia que elabora la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt). Uno de los resultados más llamativos es la diferencia de interés espontáneo por la ciencia y la tecnología entre hombres y mujeres. El de ellos llegaba al 20,4% y el de ellas se quedaba en la mitad, el 9,9%. Una diferencia similar se ha mantenido estable durante la última década, y es parecida en todas las edades. “Tenemos que ver qué podemos hacer, buscar el origen”, decía la secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela.

En opinión de Capitolina Díaz, presidenta de la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT), una de las explicaciones para explicar el resultado es la forma de plantear las preguntas. La gran brecha entre hombres y mujeres tiene su origen en esta pregunta: “A diario recibimos informaciones y noticias sobre temas muy diversos. Dígame, por favor, tres temas sobre los que se sienta especialmente interesado/a”. En ese ámbito, la ciencia compite con el paro, la educación o la sanidad. Sin embargo, como explica la propia Fecyt, “cuando se les pregunta por el interés declarado, es decir, se les ofrece un listado de áreas temáticas y se les pide que expresen su interés entre 1 y 5, la brecha es más pequeña”. En 2014, el 44,8% de los hombres está muy o bastante interesado en ciencia frente al 35,7% de las mujeres.

Mujeres y ciencia

Las mujeres ocupan solo uno de cada cinco puestos de mayor nivel en investigación
“Sugerir que los hombres y las mujeres son diferentes es un tabú”
El secreto por el que Rumanía es el país con más mujeres científicas de la UE
Los recortes frenan el avance de las mujeres en la ciencia

Según Díaz, Fecyt comete un error en su cuestionario al caer en los estereotipos de lo que es ciencia. “Fecyt no considera ciencia la biomedicina y no digamos ya las ciencias sociales y las humanidades”, plantea. “Sin embargo”, continúa, “cuando se pregunta a las mujeres por su interés por la salud o las ciencias de la salud, está entre lo más valorado”. En la encuesta, el interés de las mujeres sobre salud y medicina es del 72,1% frente al 56% de los hombres.

En esta misma línea se pronuncia Paloma Alcalá, profesora de secundaria de física y química y especialista en mujeres y ciencia del Instituto de Investigaciones Feministas de la Universidad Complutense. “Se separa de la ciencia y la tecnología, precisamente, salud, medioambiente y alimentación, que son los temas que más interesan a las mujeres”, apunta. “En los institutos vemos que hay una diferencia sobre todo en tecnología, pero eso también tiene que ver con que se plantea una visión antigua de la tecnología, de artefactos, palancas… No hablamos, por ejemplo, de una prótesis ocular, que puede ser algo que seguramente interesará más a las chicas, que necesitan más un contexto social para la tecnología”, indica.

Muchos estereotipos sugieren que la genialidad necesaria para la ciencia es masculina

La diferencia de interés, por tanto, tiene que ver con qué se considera ciencia. Como señal de esperanza, Fecyt afirma que muchas de sus actividades “suscitan el mismo interés en niños que en niñas”. “Un caso concreto son los Campus Científicos de Verano, donde se ha dado la circunstancia de que tanto el número de solicitantes como el de participantes ha sido mayoría las niñas que los niños, un dato importante porque la selección se hace por expediente académico y la decisión de presentarse es del propio estudiante”, concluyen.

Existe, por tanto, una distinción, tanto en el interés reflejado en encuestas como la de la Fecyt como en la presencia académica y profesional, entre distintos ámbitos de las ciencias. Según un análisis del Ministerio de Economía y Competitividad de 2013, las mujeres ya han superado a los hombres en tesis leídas en Salud, Educación o Humanidades, y todavía permanecen por detrás en ingeniería, donde solo suponen el 30% del total. Partiendo de una situación de práctica ausencia femenina en cualquier ciencia hace no demasiadas décadas, se plantea la pregunta de por qué en unos ámbitos se ha avanzado más rápido que en otros.

Hacen falta modelos femeninos

La investigadora ICREA de la Universidad de Barcelona (UB) Pepa Toribio cree que un papel determinante de esta diferencia puede encontrar explicación en los estereotipos. La filósofa cita como ejemplo de lo que plantea un estudio reciente publicado en la revista Science. En él, se trata de explicar por qué, por ejemplo, frente al 54% de mujeres con un doctorado en biología molecular en EE UU, solo un 31% logran alcanzar ese reconocimiento en filosofía.

En ese estudio se plantean tres hipótesis. La primera, que las mujeres no eligen carreras con una dedicación excesiva que les aparte de intereses alternativos como los hijos, se descartó comparando el tiempo y el esfuerzo necesarios para progresar en carreras como las biomédicas, con gran presencia de mujeres. La segunda, que las mujeres tengan una menor capacidad para el pensamiento abstracto, se refuta con ejemplos como la filosofía lingüística, un ámbito con gran presencia de mujeres pese a ser una especie de matemáticas del lenguaje. La tercera hipótesis, y la que mejor explica para los autores la diferencia de representación entre unas disciplinas y otras, se debe a la creencia de que en algunos ámbitos académicos el éxito requiere un talento innato que, según el estereotipo, las mujeres no poseen.

Toribio, refiriéndose al estudio, recuerda cómo los estereotipos están presentes en toda nuestra cultura. “La genialidad, que se considera necesaria para la astrofísica o la filosofía, suele ir asociada a papeles masculinos. Un ejemplo es Harry Potter, un chico que tiene un don especial, algo innato”, explica. Sin embargo, su compañera Hermione solo puede realizar importantes hazañas a base de mucho esfuerzo.

Además de requerir una mayor presencia de mujeres en todos los ámbitos de la ciencia, como las conferencias, los comités de expertos o los Premios Nacionales de Investigación, como mencionó Vela cuando presentó la encuesta de la Fecyt, una reclamación común son más “narrativas de éxito”. “La protagonista de la serie Bones, una científica muy competente, es una mujer, aunque como trabaja en un laboratorio para resolver asuntos policiales a veces no se piense en ella como una científica”, señala Díaz. “Pero este tipo de personajes en series de éxito son importantes para hacer más atractiva la ciencia para las mujeres”, continúa. “Además, es importante que se muestre tanto a hombres como mujeres de ciencia con una vida social completa, personalidades equilibradas”, propone. “Hacen falta modelos de mujeres científicas que no sean necesariamente excepcionales como Madame Curie, mujeres normales”, remacha Alcalá.

Sigue leyendo