No, el 'whatsapp' que has recibido sobre Mercadona no es verídico

RNB, interproveedor de Mercadona y fabricante de la gama de cremas de la marca Deliplus, ha denunciado la difusión a través de la red de mensajería WhatsApp de informaciones «falsas» que, a su juicio, tratan de confundir a los consumidores y dañar a productos de la marca Deliplus, comercializada por la cadena de supermercados valenciana.

Según el proveedor de Mercadona, en contra de lo que «falsamente» se da a entender en los mensajes, ni se ha procedido por parte de Sanidad a retirar ningún producto de la marca Deliplus, ni los mensajes han sido firmados ni enviados por una doctora del Hospital Universitario Infanta Leonor de Madrid, por lo que no pueden atribuirse a dicho centro sanitario, como así ha ratificado el propio hospital.

Pantallazo del mensaje sobre Deliplus

Ampliar

También la Unión de Consumidores de Andalucía ha alzado la voz en este asunto, ya que ha recibido muchas consultas al respecto por parte de consumidores preocupados. Aunque se trata de un fenómeno cíclico, «este año incluso se ha creado más alarma porque se está usando de forma fraudulenta el nombre de una doctora del Hospital Infanta Leonor, actuando en su nombre para dar así más gravedad, intentando darle oficialidad», han denunciado. 

Se repite el bulo de 2014

Como decimos, se trata de algo a lo que Mercadona ya ha tenido que enfrentarse en otras ocasiones. En primavera de 2014, comenzó a extenderse por internet la noticia de que el Ministerio de Sanidad había obligado a Mercadona a retirar 11 de sus cosméticos (los mismos que se recogen en el nuevo bulo) debido a que «la combinación de dos de sus ingredientes puede producir nitrosamina (tumores cancerígenos)». Se trataba sin embargo de un bulo, de una noticia de 2012 modificada para hacerla creíble, tal y como explicaba la OCU. En agosto de ese año, Mercadona retiró 11 cosméticos del mercado, por iniciativa propia, tras ser revisados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. 

Hoy en día esos productos se pueden encontrar en Mercadona, ya que se cambió su composición para adecuarla a la legislación

En aquella ocasión no hubo peligro para los consumidores, según explicaba la propia Agencia. El problema fue que no cumplían con la legislación. Hoy en día esos productos se pueden encontrar en Mercadona, ya que se cambió su composición para adecuarla a la legislación.

Debido esta nueva campaña «difamatoria», RNB ha decidido presentar una denuncia ante las autoridades para que se identifique el origen de la misma y se actúe de forma inmediata contra sus inductores, contra los que la empresa tomará las medidas legales que correspondan.

RNB ha asegurado a los usuarios de las cremas Deliplus en un comunicado que la seguridad es «absoluta». Asimismo, ha realizado un llamamiento a los ciudadanos para que, desde la responsabilidad, no difundan estos mensajes, que «sólo buscan desde la más absoluta falta de ética, difundir falsedades entre la opinión pública y dañar a una marca y una empresa de reconocida solvencia y garantía».

Sigue leyendo

La FIFA investigará la detención de un equipo de periodistas de la BBC en Qatar

La FIFA investigará las circunstancias que rodearon a la detención días atrás de un equipo de periodistas ingleses de la BBC, invitados formalmente por el gobierno de Qatar para visitar las obras relativas al Mundial 2022 y los recintos donde se alojan los trabajadores venidos de otros países para trabajar en el pequeño emirato del Medio Oriente que albergará dentro de siete años la primera Copa del Mundo en suelo árabe. El organismo que rige los destinos del fútbol mundial emitió un comunicado según el cual «cualquier instancia en relación a una aparente restricción de la libertad de prensa es motivo de preocupación para la FIFA, por lo que se investirá con la seriedad que merece».

La BBC denunció lo ocurrido después de que sus reporteros fueran puestos en libertad tras permanecer 13 horas en los calabozos, donde según los propios afectados, fueron esposados e interrogados de manera «agresiva» por los agentes de seguridad. Por su parte, la oficina de prensa del gobierno qatarí emitió un comunicado justificando la citada medida de fuerza en el hecho de que «los periodistas ingleses provocaron dicha situación por su modo de proceder, ya que decidieron hacer las visitas y entrevistas por su cuenta y en los días previos a la visita organizada, traspasando para ello unas propiedades privadas, lo cual está en contra de la ley en Qatar». 

Las autoridades locales requisaron tanto los equipos de trabajo como el material grabado, sin que por el momento ni unos y otros hayan sido devueltos. «Fuimos invitados a Qatar por la oficina del Primer Ministro para conocer los nuevos alojamientos destinados a los trabajadores asiáticos que se encargan de la construcción de los estadios que albergarán los partidos del Mundial 2022, pero mientras grabábamos material adicional para nuestro reportaje fueron interceptados por la policía, que nos detuvo y nos metió en la cárcel por hacer nuestro trabajo«, escribía Marcos Lobel, uno de los periodistas afectados, en el sitio web de la BBC.

Las reiteradas denuncias realizadas en los últimos años por los medios británicos y diversas asociaciones defensoras de los derechos humanos sobre las lamentables condiciones laborales de los trabajadores de la construcción en Qatar y el alto número de fallecimientos entre sus operarios asiáticos de bajo nivel, llevaron a las autoridades del emirato a impulsar en 2014 una serie de medidas destinadas a mejorar ostensiblemente las condiciones de vida y trabajo del más de un millón de obreros que tienen en nómina. Precisamente, en el marco de la constatación de esos avances realizados por el Comité Supremo para la Entrega y el Legado (CS), brazo ejecutor del proyecto mundialista qatarí, es en el que se han producido las detenciones de los reporteros de la BBC. 

Sigue leyendo

No fue la primera opción y estuvo fuera hace un año, pero ahora nadie discute a Laso

Tras el final de la temporada pasada, Pablo Laso vivió sus peores momentos desde que llegó al Real Madrid en el verano de 2011. Del 26 de junio, cuando perdió la final de la ACB contra el FC Barcelona, al 10 de julio, el entrenador vitoriano estuvo en una situación incómoda, muy cuestionado y, lo que es peor, rodeado de incertidumbre. En esas dos semanas, nadie del club salió a defender al entrenador y encima se decidió no renovar a Hugo López y Jota Cuspinera, sus dos ayudantes, un movimiento que alimentaba los rumores de despido de Laso, renovado por dos temporadas más unos meses antes.

En esas dos semanas se dio por hecho el relevo, con el griego Fotis Katsikaris como principal candidato para ocupar el banquillo blanco. Hasta que Alberto Herreros no habló el 10 de julio, ningún cargo importante del club apoyó a Laso. «No hay debate, Pablo Laso es entrenador del Real Madrid y tiene contrato», dijo el director deportivo en el sorteo de la Euroliga. Suyo fue el único apoyo público que recibió Laso por parte de las altas esferas del club, donde la idea del despido tenía más adeptos. No llegó ni por parte del director de la sección, Juan Carlos Sánchez, ni del presidente, Florentino Pérez.

Herreros y Laso, tras el título de Copa del Rey (Foto: ACB Photo)

Este lunes, tras ganar la ansiada Novena, el discurso fue diferente. En la sede la Comunidad de Madrid (¿qué sentido sentido tiene ofrecer los títulos deportivos a las instituciones públicas?), el presidente del Madrid tuvo palabras de reconocimiento para Pablo Laso y también para Juan Carlos Sánchez y Alberto Herreros. «También dio las gracias a Pablo Laso, por su «trabajo y fe en una victoria basada en el talento y el trabajo», y quiso tener un «reconocimiento especial» para Juan Carlos Sánchez, director de la sección y «uno de los artífices», que ha realizado «un trabajo excepcional que ya se ha culminado», sin olvidar tampoco a Alberto Herreros, director deportivo», recoge el teletipo de Europa Press.

Los éxitos tienen muchos padres. Cuando se gana, los elogios brotan por todas partes (en la prensa también pasa lo mismo, por supuesto), pero cuando se pierde, sobre todo cuando se pierde tras haber dominado con mano de hierro como el Madrid la temporada pasada, las muestras de apoyo escasean y muchos nos escondemos detrás de una pretendida crítica constructiva o un silencio aparentemente neutral que no dejan de ser ataques directos. Por eso el gesto de Herreros en el verano pasado tuvo tanta importancia, igual que el emocionante gesto tras ganar la Copa del Rey en febrero en Gran Canaria, cuando un par de meses antes habían vuelto a sonar tambores de guerra por el mal momento del equipo.

Pablo Laso y Alberto Herreros, y también Alberto Angulo, tienen buena parte de culpa en el cambio de rumbo de la sección. El primero, volviendo a hacer reconocible al equipo, su principal objetivo; el segundo, tomando decisiones inteligentes, como los fichajes del verano pasado; y el tercero, dotando al club de un modelo de cantera que está dando sus frutos. Los tres jugaron en el Real Madrid y los tres conocen de primera mano la exigencia del club. Hasta el momento, el resultado de su trabajo es muy complicado de mejorar.

Laso llegó al Madrid por la puerta de atrás, lejos de ser la primera opción. Su presentación fue anunciada con sólo tres horas de antelación y y no acudió a ella el presidente, que sí había presentado a Ettore Messina. Nadie lo veía como entrenador del Madrid, pero lo tenía muy claro. «Si ganamos la Supercopa va a ser poco porque querremos ganar el resto, así que prefiero hablar de máximos que es intentar ganar todas», dijo. Ha tardado cuatro temporadas, pero lo ha conseguido.

Sigue leyendo

Insinuar que Fabio Aru no está "limpio" de dopaje puede llegar a salir muy caro

Nunca dejará de sorprender que a los lunes de las grandes vueltas los llamen jornadas de descanso. No es en realidad un nombre apropiado para esos días en los que no hay etapas, porque los corredores hacen de todo menos descansar. Por supuesto, ya que no se van a pasar el día yendo de una ciudad a otra, los periodistas aprovechan para acercarse a los corredores y sacarles así las primeras conclusiones de la semana inicial. Eso cuando no están recibiendo masajes o entrenando, metiéndose aunque sin competir varias decenas de kilómetros en las piernas para no dejarles relajarse demasiado para lo que se aproxima. Y en este Giro de Italia, este lunes hubo una noticia bastante preocupante que relaciona, otra vez, dopaje, ciclista y la justicia.

El protagonista no es un cualquiera, sino el principal adversario de Alberto Contador en lo que llevamos de corsa rosa. Fabio Aru, a través de su representante y su abogado, ha decidido querellarse contra Gregory Robert Henderson, ciclista neozelandés de 38 años que actualmente milita en el Lotto Soudal. ¿Y por qué se judicializan entre ciclistas? Por lo que más puede doler a un profesional de este deporte: que le acusen de haberse dopado durante su carrera.

«Qué pena ver a Fabio Aru ‘enfermo’. Amigo, seguro que pronto vuelves sano, o mejor dicho, ¡limpio #pasaportebiologico! O no vuelvas”. Ese fue el agresivo tweet que escribió Greg Henderson después de conocer que el líder de Astana en este Giro no iba a poder participar a última hora en el Giro del Trentino por unos problemas estomacales. Es bastante evidente y ofensivo. Lo que viene a decir es que el virus que alegó Aru y Astana no era más que una cortina de humo para evitar participar y, por consiguiente, someterse a análisis que pudieran detectar alguna sustancia. Así, Aru podía llegar limpio al Giro de Italia. Repito, es lo que dice Henderson.

Aru, junto al trofeo de ganador del Giro de Italia (EFE).

Analicemos ahora la versión oficial. A un día del inicio de la Vuelta al Trentino, Astana comunicó que Fabio Aru no iba a poder disputarlo debido a unos fuertes dolores de estómago, disentería y vómitos. Visto que esos problemas los había arrastrado los dos días anteriores, el equipo prefirió no arriesgarlo y esperar que se recuperase de cara al Giro, donde iba a ser la gran baza del equipo kazajo contra Contador. No tenía sentido que corriese una ronda menor y pudiera empeorar y perderse la primera grande de la temporada. Se curó y ahí está, segundo detrás del pinteño.

Greg Henderson está un poco pasado de rosca. A sus 38 años, ya ha dado todo lo que podía dar en el mundo del ciclismo, siendo seguro su momento álgido el mundial de scratch ganado en 2004. En carretera, quizás sean un par de etapas en 2010 y 2011 en la París-Niza y otra en 2010 en la Vuelta a España, su mejor resultado en una gran vuelta. Ahora, lejos de los grandes circuitos internacionales, Henderson ha vuelto a ser noticia por algo que después pidió perdón en reiteradas ocasiones, además de borrar el tweet original donde insinuaba aquello de Aru.

Puede que sólo lo hiciera con ganas de molestar, o quizás tenga algo guardado dentro de sí contra el joven corredor italiano, pero lo que ha conseguido es crear la duda. ¿Y si tiene razón y la ausencia de Aru en el Trentino se debe a que se estaba limpiando? Astana no se ha caracterizado precisamente por su lucha contra el dopaje y tiene bastantes precedentes en su historial. A partir de ahora, de forma voluntaria o no, Henderson ha hecho que la sombra del dopaje persiga eternamente a Fabio Aru.

Sigue leyendo

Un nuevo bulo en WhatsApp señala como cancerígenos los productos de Mercadona

RNB, interproveedor de Mercadona y fabricante de la gama de cremas de la marca Deliplus, ha denunciado la difusión a través de la red de mensajería WhatsApp de informaciones «falsas» que, a su juicio, tratan de confundir a los consumidores y dañar a productos de la marca Deliplus comercializada por la cadena de supermercados valenciana.

Según el interproveedor de Mercadona, en contra de lo que «falsamente» se da a entender en los mensajes, ni se ha procedido por parte de Sanidad a retirar ningún producto de la marca Deliplus, ni los mensajes han sido firmados ni enviados por una doctora del Hospital Universitario Infanta Leonor de Madrid, por lo que no pueden atribuirse a dicho centro sanitario, como así ha ratificado el propio hospital.

Pantallazo del mensaje sobre Deliplus

Ampliar

También la Unión de Consumidores de Andalucía ha alzado la voz en este asunto, ya que ha recibido muchoas consultas al respecto por parte de consumidores preocupados. Aunque se trata de un fenómeno cíclico, «este año incluso se ha creado más alarma porque se está usando de forma fraudulenta el nombre de una doctora del Hospital Infanta Leonor, actuando en su nombre para dar así más gravedad, intentando darle oficialidad», han denunciado. 

Se repite el bulo de 2014

Como decimos, se trata de algo a lo que Mercadona ya ha tenido que enfrentarse en otras ocasiones. En primavera de 2014, comenzó a extenderse por internet la noticia de que el Ministerio de Sanidad había obligado a mercadona a retirar 11 de sus cosméticos (los mismos que se recogen en el nuevo bulo) debido a que «la combinación de dos de sus ingredientes puede producir nitrosamina (tumores cancerígenos». Se trataba sin embargo de un bulo, de una noticia de 2012 modificada para hacerla creíble, tal y como explicaba la OCU. En agosto de ese año, Mercadona retiró 11 cosméticos del mercado, por iniciativa propia, tras ser revisados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. 

Hoy en día esos productos se pueden encontrar en Mercadona, ya que se cambió su composición para adecuarla a la legislación

En aquella ocasión no hubo peligro para los consumidores, según explicaba la propia Agencia. El problema fue que no cumplían con la legislación. Hoy en día esos productos se pueden encontrar en Mercadona, ya que se cambió su composición para adecuarla a la legislación.

Debido esta nueva campaña «difamatoria», RNB ha decidido presentar una denuncia ante las autoridades para que se identifique el origen de la misma y se actúe de forma inmediata contra sus inductores, contra los que la empresa tomará las medidas legales que correspondan.

RNB ha asegurado a los usuarios de las cremas Deliplus en un comunicado que la seguridad es «absoluta». Asimismo, ha realizado un llamamiento a los ciudadanos para que, desde la responsabilidad, no difundan estos mensajes, que «sólo buscan desde la más absoluta falta de ética, difundir falsedades entre la opinión pública y dañar a una marca y una empresa de reconocida solvencia y garantía».

Sigue leyendo