Alertas frente a las ofertas de empleo falsas

Recomendaciones a bachilleres, universitarios y jóvenes que buscan una oportunidad laboral en los diferentes portales o redes sociales, a fin de que no caigan en manos de personas que las exploten sexual y laboralmente.

  • “Señorita para trabajar fuera de la ciudad en una heladería. Se ofrece hospedaje y alimentación adicional al sueldo. Trabajo disponible para hoy mismo. Comunicarse al WhatsApp 099…”.
  • “Personal Femenino Inf. 099… Señoritas interesadas en trabajar desde 1/2 tiempo o tiempo completo. Mayor inf: 099…”.
  • “Se necesita señorita con disponibilidad de tiempo. Extrovertida. Facilidad de palabra. Trabajo seguro, no es ventas. Sueldo superior a $ 600 mensuales. Favor comunicarse al 099…”.
  • “Vacantes para señoritas de 16 a 22. Tener buena presencia. Trabajo de emprendimiento. Buen sueldo. Dejar su WhatsApp para contacto”.

Ofertas de “empleo” para damas similares a las mostradas en los párrafos anteriores, inundan internet y las redes sociales.

En ninguna de ellas aparecen los nombres de las compañías u oficinas interesadas en reclutar personal, un correo electrónico con un dominio confiable, un teléfono convencional que facilite el contacto con los encargados de un proceso de selección de personas o la dirección de las empresas.

Tampoco se especifica cuál es el perfil profesional que requieren las posibles postulantes.

Detrás de este tipo de opciones se pueden esconder explotadores sexuales y laborales.

 

Recomendaciones para evitar fraudes en procesos de selección en el sector público y en el privado.

  • “Cuando se necesita cubrir vacantes en las dependencias públicas se convoca a un concurso en la página web en la cual se informa sobre el perfil que debe cumplir el interesado, su nivel de estudios, debe presentar recomendaciones, datos de la Universidad donde se graduó y principalmente no es necesario pagar ningún valor”.
  • En el sector privado, las interesadas en aplicar deben tener cuidado con esas ofertas en las que se prometen altos salarios, pero no se especifica el cargo.
  • “Existen páginas webs muy bonitas y que parecen serias, sin embargo es vital saber quién es el dueño de la empresa o de la oficina que requiere de colaboradores. Para eso se lo rastrea en redes como Facebook y si no está su foto, ya es motivo para dudar de la seriedad. Asimismo se puede indagar en el portal de la Función Judicial si quien aparece como representante tiene denuncias de tipo penal”.
  • Acudir acompañadas por un familiar el día que sean citadas a las entrevistas.
  • Encender las alertas si la cita no es en una oficina reconocida y se la convoca a un lugar recóndito o escondido.
  • Lo mismo si en algún momento le solicitan que envíe una foto de cuerpo entero. “Esto tiene otros tintes que atentan contra los derechos humanos, pues las personas valen por sus conocimientos, no por su contextura”.
  • Una oferta en la cual no se indica las vacantes disponibles. “Es difícil de creer que alguien pague sueldos elevados sin mencionar eso. Tampoco hay que dejarse llevar por la propuesta de horarios a convenir”.
  • Hay muchas propuestas de atención al público, pero ¿qué tipo de atención es? Otra cosa fundamental es que para cualquier acuerdo entre empleado y patrono debe haber de por medio un contrato de trabajo.
  • Averiguar en la página web de la Superintendencia de Compañías, si la empresa que necesita personal femenino está registrada. Dijo que ha conocido casos en que algunas compañías les solicitan a las futuras empleadas pagar un valor o comprar productos para enrolarse. A esa acción la calificó de ilícita.
  • “Existen seudocomercios, oficinas irregulares y seudoindustrias que solicitan información personal de tarjetas de crédito o de débito. Eso no se puede proporcionar. Eso es algo totalmente personal de cada individuo”.
  • Estar atento ya que incluso en empresas reconocidas y serias, puede haber reclutadores que acosen a las aspirantes.
  • “Las interesadas deben estar atentas del trato durante las entrevistas. Si este se sale del ámbito laboral y hay un acercamiento exagerado, deben poner un freno”. Las denuncias por cualquier tipo de anomalía se presentan en la Fiscalía.