El arte de diseñar videojuegos

Hace un tiempo publicamos un reportaje dedicado a los artistas que forman esa primera visión de los juegos, sus mundos y personajes. Es una parte fascinante del videojuego a la que muchas veces no se presta la debida atención, a pesar de que es vital para la concepción de los mismos, por no hablar de que es un auténtico regalo para los sentidos. Con gran placer, nos disponemos a seguir buceando en esta disciplina, con una nueva selección de nombres y trabajos que, esperamos, sirva para rendir homenaje a estos profesionales de enorme talento.


Paul Chadeisson


Uno de los aspectos más brillantes de Remember Me es, sin duda, su elemento artístico. De hecho, el juego llamó rápidamente la atención en su anuncio gracias en buena medida a esa exquisita recreación de un París futurista con tintes de cyberpunk. Parte de esa visión se la debemos al artista francés Paul Chadeisson. Es difícil no sentirse inspirado ante este depurado y prolífico talento, capaz de un alto grado de detalle en sus pinturas. La primera escena pertenece a un juego para PC que llegará en el futuro a PS4 y Xbox One, Strike Vector, para el que ha preparado una buena cantidad de imágenes soberbias. La segunda escena es de Remember Me, mientras que la tercera es parte de su su más que impresionante portafolio.


Finnian Macmanus


Finnian Macmanus es un joven y enormemente talentoso artista con un amplio rango de estilos y gran imaginación. Sus fusiones de escenarios históricos con elementos futuristas serían un escenario apasionante para explorar en un videojuego. Su carrera no ha hecho más que comenzar, pero su trabajo ya ha servido en algunos proyectos en desarrollo para la presente generación.


Ruan Jia


Ruan Jia es un reputado artista chino cuyo trabajo se puede ver en juegos como Guild Wars 2 o Hearthstone -suyo es el arte de las cartas Nefarian y Neptulon-. De su trabajo destaca sobremanera su uso del color y la belleza estética de sus líneas. Como él mismo reconoce en una entrevista: “el problema de muchos artistas que empiezan es centrarse demasiado en el grado de detalle de sus dibujos, y no en dibujar las líneas de forma bella”. Es un gran amante de la fantasía y de los videojuegos, con títulos como Final Fantasy o los Castlevania entre sus favoritos.


Jordan Lamarre-Wan


Aunque Epic Mickey y su secuela acabaron siendo una gran decepción si se contrasta con las expectativas que levantaron, no se puede negar que artísticamente resultaron fascinantes, quizás uno de los usos más imaginativos que se ha hecho de un “intocable” como Mickey. En el libro “The Art of Epic Mickey” podemos ver la potencia conceptual de este mundo de “descartados” Disney. Algunos de los conceptos originales, como ese “Monstruo” mecanizado de la tercera imagen no acabaron siendo reflejados en el título, pero se aprecia en el arte que sí pasó el corte el intento de hacer algo más “arriesgado” -dentro de los estrictos márgenes que seguramente se impusieron desde arriba-. Aunque la autoría de cada cosa no está del todo clara, la primera imagen y algunos de los artes conceptuales y promocionales más notorios pertencen al artista Jordan Lamarre-Wan -que entre sus últimos trabajos está el nuevo Metal Gear Online-.


Joe Madureira


Joe Madureira necesita poca presentación. Ser una estrella de Marvel con un estilo muy característico tiene la ventaja de que el artista se hace muy reconocible haga lo que haga. El ilustrador nacido en Philadelphia ha sido uno de los grandes puentes entre occidente y oriente, con un estilo que bebe tanto de influencias clásicas occidentales como del manga y el anime -Bastard! o Ghost in the Shell son algunas de sus favoritas. Su paso por el videojuego ha sido más que notorio gracias a su participación estelar en los Darksiders, con personajes memorables que brillaron con luz propia. Su próximo proyecto será resucitar su serie propia, Battle Chasers, incluyendo un videojuego para el que cuenta con algunos de los responsables de Darksiders.


Jason Chan


League of Legends no es el juego más avanzado gráficamente que existe, ni falta que le hace. Las estrellas aquí son los luchadores, tanto mecánica como estéticamente está claro que son los absolutos protagonistas y por ello no es de extrañar que Riot no repare en esfuerzos para que tengan una presencia fuerte e icónica desde su misma concepción. Parte de esa responsabilidad recae en una auténtica estrella como Jason Chan, que ha trabajado en sagas como World of Warcraft, Dragon Age, Silent Hill, Mass Effect o Bioshock 2. Actualmente es fijo en el departamento artístico de Riot.


Maximilian Degen


A nadie se le escapa que Ori es un juego sumamente bello y con una gran sensibilidad visual -además de un estupendo y muy recomendable plataformas-. Gran parte del mérito de este regalo visual se lo lleva Maximilian Degen, el responsable de estos conceptos que se pueden ver aquí y uno de los mayores contribuidores al esplendor de este mundo, junto a Johannes Figlhuber, el director artístico.


Kekai Kotaki


Kekai Kotaki es uno de los mayores talentos artísticos ligados videojuego. Entró en ArenaNet para un modesto puesto dentro del equipo de texturas de Guild Wars y acabó convertido en líder del equipo artístico de Guild Wars 2 en una densa carrrea de 8 años hasta que dejó la empresa y comenzó como freelance -para compañías tan ilustres como Bungie-. Su poderosa visión, olfato para la fantasía y la épica, así como un estilo solemne le han valido multitud de reconocimientos y ser una de las figuras más conocidas dentro de un campo en el que los nombres suelen pasar desapercibidos -particularmente en occidente-.


Keith Parkinson


La obra de algunos artistas a veces se consigue hacer tan grande que queda irremediablemente ligada al juego que lo acompaña. Keith Parkinson tuvo una ilustre carrera como ilustrador y su trabajo puede verse en numerosas portadas de libros de fantasía como en “El Ciclo de la Puerta de la Muerte”. Pero para el mundo del videojuego, su nombre estará siempre asociado a Everquest. Suyas son las icónicas portadas del primer gran MMO y varias de sus expansiones, que siempre conseguían despertar ese espíritu de aventura, la idea de estar ante las puertas de un nuevo mundo. Desgraciadamente, Keith nos dejó demasiado pronto, en 2005 y a los 47 años, pero su trabajo ha dejado una huella imborrable en la historia del videojuego.


Hiro Isono


Otro artista imprescindible del videojuego que ya no está, desgraciadamente, con nosotros es Hiro Isono. Su fallecimiento en el 2013 sirvió para recordarnos sus bellas piezas, con predilección por bosques impenetrables, llenos de detalle, contraste y un punto de misterio como si nos invitaran a adentrarnos en su corazón. Por supuesto, su trabajo más recordado es con el arte y la maravillosa portada de Seiken Densetsu /Secret of Mana, una de las más recordadas de Super Nintendo.

Sigue leyendo

La era del ‘bebé data’

Sofía, un bebé nacido en Oakland, la ciudad vecina de San Francisco, gatea por la casa con su pañal inteligente. Lo lleva casi desde que nació. Hoy cumple seis meses. El pañal que a primera vista parece normal e inofensivo analiza los fluidos que se depositan en él y expone los resultados en una pequeña pantalla en su parte frontal que los padres escanean con su móvil con cierta frecuencia, digamos que elevada. El pañal envía datos de riesgo de deshidratación, infecciones de orina o problemas renales. Sofía gatea cada vez más rápido ignorante de su condición de early adopter, el término cool para designar lo que podría considerarse una cobaya tecnológica. Sus padres, ambos ingenieros, también lo han sido. Empezaron probando varias pulseras para contar sus pasos y medir su frecuencia cardíaca, luego se colocaron un dispositivo para medir los patrones de sueño. En sus crisis de pareja determinan con un software quién lleva la voz cantante en las broncas contando las palabras y midiendo los decibelios de cada quien. Sofía es su primera hija y para ella quieren lo mejor.

Al bebé también se le miden la calidad del sueño y las veces que se mueve en la cama. Cuando se queda quieta durante más de 20 segundos a sus padres les llega una alerta al teléfono. Puede ser una situación de emergencia. O no. Pero la alerta suena en cualquier caso. Para el mercado tecnológico, los padres primerizos, paranoicos e inseguros son una auténtica mina de oro. Y si además, son un poco tecnoadictos, mucho mejor. Por las mañanas mientras la madre de Sofía, llamémosle Judith, prepara el desayuno, el móvil le avisa: “En 45 minutos Sofía empezará a despertarse”. Tiene que darse prisa.

Sproutling es un monitor para bebés que se ha agotado en San Francisco

Las tecnomadres y sus tecnobebés podrían parecer una anécdota exótica y snob de la burbuja tecnológica de la zona de la bahía de San Francisco –burbuja por cerrada y no porque vaya explotar algún día-. Fue allí donde se agotaron los dispositivos Sproutling solo con los encargos previos a su salida a venta. Sproutling es un monitor para bebés con forma de corazón que se coloca como una tobillera, mide la temperatura, la frecuencia cardiaca, los movimientos mientras el bebé duerme, la temperatura y la luz de la habitación. Como no podía ser de otra manera está sincronizado al teléfono, IOS o Android, y allí manda todas las notificaciones que se tercien. En su última ronda de financiación el dispositivo ha conseguido 2,6 millones de dólares de los avispados capitalistas de Sand Hill Road. Es uno de los tres dispositivos estrellas de 2015 en el ámbito de los wearables para bebés y ya está agotado. Pero también se agotó en seis semanas Mimo, un body conectado y sincronizado con el teléfono y equipado con sensores respiratorios y de movimientos. Cualquier anomalía también llegará al móvil en forma de notificación sonora.

El 81% de los bebés ya tiene algún tipo de presencia en Internet al cumplir los seis meses de edad

El caldo de cultivo ya está listo. Los padres y madres que no se lo piensan dos veces antes de atar a su bebé a un dispositivo que vomita todo tipo de datos susceptibles de ser medidos y comparados en Internet son personas normales, que buscan, como casi todos, el bienestar de sus hijos. En general, se fían de esta tecnología porque la han usado, casi todos han llevado o llevan una pulsera o algún tipo de dispositivo para auto rastrear sus constantes vitales. Y este hábito les a ha ayudado a ser mejores y a optimizar su modo de vida. Optimizar es una gran palabra de la que se abusa en este ámbito donde se piensa que todo lo medible debe ser medido.

No se apresure a sentirse lejos y liberado de esta realidad. En Estados Unidos, país donde ha empezado la tendencia, una encuesta del Pew Research Center’s Internet & American Life Project revela que uno de cada siete adultos lleva encima algún dispositivo de seguimiento de sus constantes vitales. Y en España, según un estudio el Center of Retail Research en colaboración con Samsung, en 2014 se vendieron 1,6 millones de estos dispositivos. Se estima que aquí el 51% de los propietarios de un smartphone lo usa mientras practica ejercicio físico, y de ellos, el 43% está rastreando su ritmo cardíaco, las calorías consumidas y los pasos andados. Así que nunca diga de esta agua no beberé, sobre todo no lo haga en materia de tendencias y tecnología.

La polémica de sobre si es o no conveniente colocar uno de estos gadgtes a un bebé empieza porque se trata de una persona que aún no puede tomar decisiones y cuya presencia en Internet es cada vez más precoz. Muchas veces meses antes de llegar a este mundo cuando sus padres comparten con júbilo la primera ecografía en alguna red social. Si luego se empiezan a rastrear sus datos con aparatos sincronizados a Internet al llegar a los cinco años su vida digital puede ser más extensa que su propia existencia analógica. Una encuesta de la empresa de seguridad informática AVG realizada a 2.000 madres de diez países, entre ellos, España revela que el 81% de los bebés ya tiene algún tipo de presencia en Internet al cumplir los seis meses de edad. La cuarta parte de ellos tiene su bautizo digital mucho antes, cuando su madre publica el primer ultrasonido. De momento nadie tiene elementos para juzgar si esto es bueno o malo para el bebé. Son solo cifras y hechos.

Centrémonos entonces en la eficacia de poner un dispositivo para monitorizar al pequeño. “Paz”, “tranquilidad”, “sensación de control” dicen los padres que consiguen con el uso de estos dispositivos. Pero los pediatras acostumbrados a monitorizar bebés y a tratar con sus padres no lo ven tan claro. Existe una unanimidad entre los profesionales que está avalada por múltiples estudios: no es útil monitorizar a niños sanos. “Los niños que se conectan a un monitor suelen tener riesgos porque sufren problemas cardiovasculares o tienen un hermano que ha muerto del Síndrome de la Muerte Súbita del lactante, una enfermedad cuyo origen se desconoce, pero ni siquiera en esos casos se ha demostrado que los dispositivos de monitorización cardiorrespiratoria hayan sido capaces de prevenir este síndrome. No han funcionado ni en población de riesgo”, indica Enrique Villalobos, pediatra del Hospital Niño Jesús. “Los padres siempre tienen un deseo de control, y el uso de estos dispositivos podría tener una utilidad teórica pero no está demostrada”, concede el neonatólogo del Hospital Clínico de Madrid, Enrique Criado.

Lo que iba a ser un alivio inicial se convierte en un elemento de tortura”

El Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante se relaciona con el deceso de 4.000 bebés al año en Estados Unidos, que murieron mientras dormían sin causa aparente. En España, según explica el doctor Villalobos no existe un registro específico de ese síndrome y se estima que su incidencia está en torno a 1 a 3 por mil nacidos vivos. Los expertos creen que el miedo a este acontecimiento es uno de los factores que favorecen que los padres quieran adquirir un dispositivo que les proporcione cierta paz.

Sin embargo, los pediatras consultados sugieren que puede ser peor el remedio que la enfermedad. “No existe ninguna indicación médica, ni base científica alguna que justifique monitorizar el sueño de niños sanos. Hacerlo puede ser incluso contraproducente: los padres podrían obsesionarse con el monitor o con las variaciones normales de la frecuencia cardiaca y respiratoria que tienen los niños”, asegura el pediatra Aser García Rada. Al neonátologo Enrique Criado su experiencia con padres de niños monitorizados le ha enseñado que incluso el sonido del monitor es un generador de ansiedad, no digamos ya si salta una alarma. “Hasta que los padres no aprenden que los monitores no son Dios, su relación con ellos es complicada, no quiero imaginar lo que será que reciban las notificaciones en el móvil. Al doctor Enrique Villalobos más de un padre le ha pedido, por favor, que retire el monitor a su hijo. “Lo que iba a ser un alivio inicial se convierte en un elemento de tortura. Tienes una máquina delante de ti pitando cada dos por tres y no siempre porque haya problemas, sino porque incluso los dispositivos hospitalarios tienen muchos fallos, hay muchos factores que intervienen que producen falsos negativos y también falsos positivos: por ejemplo, si el dispositivo no está bien ajustado puede dejar de enviar latidos o no captar los movimientos del bebé”.

El monitor Sproutling, que se coloca en el tobillo del bebé, está agotado.

Los falsos positivos despertaban durante la noche a Elisa, una madre de 28 años que monitorizaba a su hija con la app Baby Connect capaz de registrar hasta 100 millones de eventos en un mismo bebé. Al final dejó de prestar atención, aún la lleva en su teléfono pero como un talismán, no como una herramienta de utilidad.

El marketing de los dispositivos de seguimiento y monitorización para bebés va dirigido a un blanco muy concreto: Padres primerizos millenials, nacidos a partir de 1981 (el 83% de las nuevas madres estadounidenses están en ese rango) acostumbrados a tener en sus vidas la asistencia permanente de un cúmulo de apps y dispositivos. Dependientes de la tecnología sí, pero que llegado el caso también tienen músculo para ignorarla o para cambiar la vieja app por una de más reciente aparición sin muchos remordimientos.

Acostumbrados a vivir apabullados por la información. Como indicaba un artículo del diario The New York Times: “De momento es difícil determinar qué pueden hacer los padres con tanta información”. Unos datos que a veces son confusos hasta para los médicos.

La proliferación de esta obsesión por las cifras, incluso por la incomprensibles, tiene su origen en el movimiento Quantified self y su versión para bebés, cuyo ideal es el autoconocimiento y la optimización del estilo de vida a través del minucioso seguimiento de las cifras que emite tu cuerpo, apps y dispositivos varios mediante. Adoran a Nicholas Feltron, uno de los 50 diseñadores más influyentes de Estados Unidos y pionero del selftracking (autorastreo), famoso por las infografías de su vida publicadas en The New York Times y The Wired, que le han permitido determinar, por ejemplo, que en 2008 bebió 408 cervezas. Ni una más ni una menos. Y su líder es el físico y profesor de Ciencias de la Computación Larry Smarr, capaz de autodiagnosticarse la enfermedad de Crohn gracias a las propias mediciones de su intestino. Smarr propone un nuevo tipo de medicina basada en los datos, pero no en los que consiga averiguar su médico, sino en los que vaya usted recopilando sobre sí mismo a lo largo de su vida, mientras está sano. En teoría, si usted se conoce por dentro sabrá detectar cualquier alteración por el cambio de aspecto de alguno de sus órganos. Para Smarr, lo que él llama self quantification sería la clave de una revolución sanitaria que tendría como resultado una vida más saludable y autocontrolada. “Es absurdo que estemos recopilando datos sobre cualquier cosa, menos de nuestra salud”, dijo el profesor en una entrevista a la revista alemana Der Spiegel. “Durante miles de años los médicos han preguntado a sus pacientes: ¿Cómo se siente? La idea es que esta pregunta sea reemplazada por otra: ¿Qué tendencia están marcando sus datos?”.

En este contexto es comprensible querer acumular la mayor cantidad de datos biométricos posibles sobre su hijo durante su estancia en este mundo. Y si ahora no son útiles ya lo serán.

Todavía hay un efecto colateral más de esta tendencia. “Sustituir la percepción sobre nuestros hijos por el feedback de un dispositivo electrónico conectado al teléfono debe alterar el conocimiento que tenemos sobre ellos”, opina Enrique Villalobos que cree que confiar en una herramienta que da ilusión de control y falsa seguridad también puede ser peligroso. “La base del conocimiento es el aprendizaje continuo no son las cifras. Los números de la infancia no existen”, apunta por su parte el neonatólogo Enrique Criado.

Los padres siempre tienen un deseo de control, y el uso de estos dispositivos podría tener una utilidad teórica pero no está demostrada”

En medio de la euforia que siempre supone la llegada al mercado de una nueva familia de gadgtes tecnológicos, en este caso los dispositivos de monitorizaciones varias para bebés, unos estudiantes suecos de diseño analizaron algunos los dispositivos de los que se espera un gran éxito entre este año y el próximo. A saber: MimoBaby, Owlet, Sproutling y Monbaby. El trabajo firmado por Kevin Gaunt, Júlia Nacsa y Marcel Pens, se preguntaba: “La tendencia manda que todo lo que es medible será medido, pero ¿debe serlo?”.

“Nuestro instinto de diseñadores nos sugería que esto no era tan sencillo como colocar sensores en los juguetes y la ropa de bebé y luego conectarlos a Internet. Los diseñadores tenemos una gran responsabilidad en la influencia que los productos tienen en el comportamiento de las personas”, dijeron a EL PAÍS vía correo electrónico. Aclaran que su trabajo no es un estudio comparativo entre dispositivos y que nunca tuvieron acceso a ninguno de ellos, sino a los padres o futuros padres que habían adquirido uno de estos wearables o planeaban hacerlo. Sus conclusiones fueron, por un lado que los datos puros ofrecidos a los padres fuera de un contexto médico pueden llevarlos a conclusiones erróneas y al autodiagnóstico con la siempre valiosa ayuda de Google. Por otro, que el uso de estos dispositivos disparaba la ansiedad de los progenitores primerizos y retardaba el conocimiento sobre sus propios hijos, un aprendizaje, señalan , que siempre ha sucedido a través de la intuición. “Nos gusten o no los dispositivos para llevar diseñados para bebés aparecerán en nuestra vida en los próximos años y deseamos que las compañías que los fabrican no usen el miedo y la inseguridad de los nuevos padres como blanco perfecto de marketing. Si están bien diseñados pueden tener un impacto muy positivo pero deben cumplir su promesa: ser útiles y no sustituir a los padres. Es el único modo de evitar que proporcionen un sentimiento falso de seguridad”. El doctor Enrique Criado se atreve a adelantarse a los dictados del mercado: “Esos cacharros para bebés se van a vender bien, hay padres que se sentirán más seguros mirando la pantalla del móvil. Ahora solo nos importan los números”.

Sigue leyendo

Muguruza cae eliminada en Madrid tras cometer diez dobles faltas ante Kuznetsova

La rusa Svetlana Kuznetsova, excampeona de Roland Garros en 2009, dejó fuera de combate a la española Garbiñe Muguruza por 6-3, 5-7 y 7-5 en dos horas y 32 minutos en la segunda ronda del torneo de Madrid.

En el primer enfrentamiento entre ambas que sirvió para abrir el turno en la pista Manolo Santana de la Caja Mágica, el juego envolvente de la rusa desesperó a Garbiñe, que fiel a su máxima, “mi principal problema es la falta de constancia“, sucumbió en los momentos finales del partido, cuando de nuevo como en el segundo set había remontado un 4-2 adverso.

“Estás dudando, te quedas a medias, cambia el ritmo de las piernas, mete intensidad, entra y sal, y cuando puedas juega la bola rápido, las piernas a tope, el partido está en tus manos”, fueron los milagrosos consejos del entrenador de Garbiñe, Alejo Mancisidor, que sirvieron para salvar el segundo parcial. 

Pero en el tercero Muguruza se dejó atrapar de nuevo por el inteligente juego de ‘Sveta’, que además se valió de su servicio (ocho directos, dos más que Garbiñe) y que se ayudó de las diez dobles faltas, en total, de Muguruza.

La rotura del undécimo juego del último set fue una prueba del desencanto de la segunda mejor raqueta española. Fueron tres fallos casi seguidos, una dejada, una fácil volea de revés a dos manos, y de nuevo otra doble falta. Kuznetsova sentenció a continuación con facilidad, para situarse cerca de su mejor actuación en Madrid, los octavos en 2013.

Con la derrota de Muguruza solo sigue adelante en individuales Carla Suárez de las seis españolas que comenzaron el torneo. La canaria se enfrenta este martes contra la alemana Julia Goerges, de la fase previa.

Sigue leyendo

Locos por un 'selfie': una hora en la universidad con Rafa Nadal

¿Lo has conseguido? ¿Lo has conseguido?“, le pregunta una chica a otra, ansiosa porque la respuesta sea un sí.

Son las 14:40 horas y una marea de gente colapsa los pasillos del pabellón deportivo de la Universidad Europea de Madrid (UEM). Esperan a que aparezca Rafa Nadal, que acaba de ser investido Doctor Honoris Causa por esa universidad. El tenista apenas puede andar para llegar al coche. Todo el mundo quiere hacerse una foto con él o conseguir un autógrafo. Los que no pueden acercarse, lo hacen a distancia. Alguno tiene más suerte.

“Fírmame la riñonera, donde pilles”, le dice un chico al tenista, y se la pasa. Nadal la coge, la firma y se la devuelve sin dejar de sonreír. El chico se da la vuelta, satisfecho, con gesto de haber conseguido el objetivo. “¿No me has grabado mientras me firmaba?“, le dice a su acompañante. No tiene vídeo, pero al menos sí ha conseguido el autógrafo.

La fiebre por conseguir un ‘selfie’ contagió incluso al alcalde Villaviciosa de Odón, que no quiso perder la oportunidad. Aunque él fue más listo: esperó a que Nadal llegara al coche y allí lo consiguió. 

Lo sucedido en la UEM es un ejemplo más de lo que le pasa a Rafa Nadal cada vez que tiene un acto en España. Le pasa en Barcelona cuando juega el Godó y en Madrid cuando viene a jugar el Masters 1000. El tenista balear no tiene ni un minuto de respiro. Y a cada paso que da tiene a un montón de gente vitoreándolo, animándolo e intentando conseguir una foto con su ídolo.

La agenda de Rafa Nadal es muy apretada. Y no por sus compromisos deportivos. El tenista balear apenas pasa por Madrid durante la temporada (el Masters 1000 en mayo y poco más), por lo que todos los actos, publicitarios y no publicitarios, en los que le requieren suelen concentrarse en estos días. Tras ser eliminado el 23 de abril en Conde de Godó por Fognini, Nadal se fue a Manacor a preparar el resto de la temporada de tierra batida. El 29 viajó a la capital, y ese mismo día tuvo un acto con Teléfonica y Eurosport. Al día siguiente, otro con KIA. El día 1 de mayo recibió la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo. Y este lunes, día 4, fue investido Doctor Honoris Causa. Lo deportivo, lo verdaderamente importante, no llegará hasta el miércoles con su debut en la Caja Mágica.

El acto estaba previsto que comenzara a las 13 horas, pero no lo hizo hasta las 13:50. Antes, cada vez que alguien se levantaba y se dirigía hacia la puerta, todos en el pabellón giraban la cabeza inmediatamente pensando que ya había llegado la estrella del evento. Pero nada. Tocaba seguir esperando. Al final llegó, tras casi una hora de retraso y con algunos pitidos para el pobre encargado de dar la cara para explicar que aquello no iba a empezar a la hora prevista. Alguno no se conformó con verlo desde su asiento y corrió para verlo más de cerca cuando entró. “Mira, todo el mundo corriendo. Tanto dinero invertido para que sólo quieran hacerse un ‘selfie’. Qué pensarán nuestros padres“, comentaba una estudiante. “Que se supone que tenemos que quedar bien, que somos de pago“, añadía.

‘¡Vamos Rafa!’

Comenzó hablando la rectora de la UEM, Águeda Benito, que intentó, sin mucho éxito, equiparar tenis y estudios y poner a Nadal como ejemplo de esfuerzo y superación para sus estudiantes, como si en vez de la rectora fuera la madre de todos: a ver si les pegaba algo. “¿Si él fuera un estudiante creen que se rendiría ante una asignatura difícil?“, dijo. Buena pregunta. Pero a alguno le faltó tiempo para gritar el famoso ‘¡Vamos, Rafa!’.

Ese fue el grito con el que cerró su discurso la periodista María Escario (con ella fue más fácil sacarse una foto) que fue la encargada de pronunciar la laudatio. “Esa es la de las Olimpiadas”, le susurraba un estudiante a otro. “Me encanta”, decía otra. Nadal no cambió su rostro serio mientras Escario glosaba sus éxitos. De hecho, se le vio algo agobiado. Sólo cuando le pusieron el birrete laureado, lo que levantó las risas de los asistentes, o cuando le pidieron que mordiera la medalla que le habían dado sonrió. Su discurso fue corto.”“Los deportistas, más allá de ganar o perder, debemos ser ejemplares en nuestro comportamiento“, dijo, entre otras cosas, Nadal, que lamentó no haber podido disfrutar de los años de universidad.

El acto terminó con el Gaudeamus Igitur, himno que se canta en todas los actos académicos pero del que ningún estudiante conoce la letra más allá de los dos primeros versos, no se sabe si porque les da pereza el latín o la propia universidad. Nadal sólo estuvo un poco más de una hora en la universidad, pero le dio tiempo a comprobar que la gente lo quiere mucho. Casi tanto como hacerse un ‘selfie’ con él.

Sigue leyendo

El tobillo, la raqueta y una posible caída del Top 5 incrementan las dudas de Nadal

El Mutua Madrid Open ya está en marcha y, como no podía ser de otra manera, uno de los grandes atractivos del torneo es la presencia de Rafa Nadal. El tenista español continúa siendo uno de los grandes favoritos para llevarse el título en la arcilla madrileña, a pesar de que sus sensaciones siguen estando realmente lejos de las que ofreció en tiempos pasados. Y las dudas han crecido en sus primeros entrenamientos en la capital española.

En sus primeros entrenamientos para preparar el torneo, Nadal sufría un pequeño susto en su tobillo, al doblárselo en un momento de la sesión. Las alarmas se encendieron cuando se echó la mano a su articulación, aunque el español aseguró que tan sólo se trató de un aviso, descartando que sufra ningún tipo de lesión que le impida competir en Madrid: “Me doblé un poco el tobillo, pero por suerte no tengo nada“, confesaba Nadal.

Pero no es el único problema con el que se ha encontrado el español. En Montecarlo, decidía cambiar de raqueta con el objetivo de recuperar el juego perdido, pero en Madrid ha decidido no usarla. Pese a confesar que está convencido de que su nueva arma es la ideal para mejorar, el poco tiempo de adaptación que ha tenido ha provocado que dé marcha atrás hasta encontrar tiempo para entrenar y ajustarse a su nueva Babolat.

“En Madrid jugaré con la raqueta antigua, porque llevo muchos años con ésta y he tenido poco tiempo para prepararme con la otra. Sé que la nueva es la adecuada, con la que tengo que jugar en el futuro, pero tuve pocos días para prepararme con ella. Soy consciente de que aquí juego en altura y tengo un poquito menos de control con aquella raqueta. Jugaré con ésta hasta que tenga tiempo de entrenar bien con la otra“, aseguró.

Pero, pese a ello, sigue creyendo que no es el favorito en Madrid. El tenista balear continúa sin encontrarse con su mejor versión, aunque confiesa que está entrenando muy duro con el objetivo de recuperar algunas sensaciones que no terminan de llegar. Y, en especial, no las encuentra porque no termina de tener la continuidad que le permita ganar partidos consecutivos y, por tanto, la otorguen una confianza que no tiene.

Y es que ahora llega la hora de la verdad para Nadal, pues considera que puede tener una importante caída en el ránking en los próximos meses: “Caer fuera del Top 5 no es importante. Después de Roland Garros ya veremos cuál es la caída, pero son cosas del deporte”. Mientras tanto, continúa entrenando con el objetivo de recuperar su mejor versión, y la primera parada es Madrid, un torneo que ya está en marcha y donde no debutará hasta el miércoles.

Sigue leyendo

Eran pocos y apareció el irracional Lorenzo

No fue la carrera esperada por todos. No apretó el calor en Jerez, aunque sí lo hizo una afición que se encontró con el espectáculo justo porque Jorge Lorenzo protagonizó un fin de semana perfecto. Tanto que despejó todos los misterios con una pole que reventó el récord del trazado andaluz, liderando la carrera desde la primera vuelta –posición que ni abandonó ni vio peligrar– y aumentando los segundos de ventaja giro a giro. Su precisión de cirujano no encontró rival, pero contribuyó a ajustar más un Mundial ya de por sí abierto: Lorenzo vuelve a meterse en la pugna por el título junto a Rossi, Dovizioso y Márquez. Nada de monólogos, este año MotoGP es una actuación coral que se aprieta carrera a carrera.

Si retrocedemos un año y viajamos en el tiempo hasta la carrera de Jerez de la temporada pasada, el Mundial sólo había conocido un ganador: Marc Márquez. El actual campeón había firmado cuatro victorias que le servirían para protagonizar un arranque al alcance de muy pocos. Aquel abrumador dominio ha dado paso a la variedad: Rossi –en Qatar y Argentina–, el propio Marc en Austin y Lorenzo este fin de semana han subido a lo más alto del podio en las cuatro primeras citas del calendario. Valentino ha presentado su candidatura avalado por la segunda juventud que vive sobre la Yamaha, al actual campeón no se le puede descartar a pesar de los errores cometidos hasta el momento y los tres segundos puestos de Dovizioso (Qatar, Austin y Argentina) le han servido para meterse en la pomada.

Jorge Lorenzo en el podio de Jerez (Reuters).

Si las cosas ya estaban apretadas y el título más abierto que nunca, apareció Jorge Lorenzo para dar más emoción al Mundial e incrementar la tensión. Bien es cierto que la carrera no levantó a los aficionados de sus asientos, pero sirvió para que el piloto de Yamaha dé un paso de gigante y recuerde a su compañero de box, a Márquez y a Dovizioso que, como recordó Ramón Forcada –su jefe de mecánicos–, al mallorquín no se le ha olvidado ir en moto. Al eterno Valentino, al talentoso Márquez y a la renacida Ducati de Dovizioso se une el instinto de Lorenzo. Cuando Jorge dejó de pensar en cómo lo harían sus rivales pudo pilotar como él sabe para, precisamente, unirse a ellos en la batalla.

Por suerte, el título se va a vender caro al mejor postor. Si el Mundial sigue el camino recorrido hasta el momento, todo apunta que estos serán los cuatro nombres a tener en cuenta: Valentino, Andrea, Jorge y Marc. Un cuarteto que se mueve en un pañuelo de 26 puntos, la diferencia que Rossi (82) saca a Márquez (56) actualmente. El líder tiene una ventaja de 15 puntos sobre su compatriota, la distancia más larga puesto que Dovizioso (67) ha visto cómo Lorenzo (62) se ha situado a cinco puntos y este siente el aliento de un Marc que está a seis puntos. La primera victoria del mallorquín esta temporada le ha hecho irrumpir a golpe de martillo, algo que él maneja como nadie, sin las excusas que ya se le estaban acabando como aquel casco defectuoso, la bronquitis o el no saber gestionar los neumáticos extraduros que llevaron a Rossi al podio en Termas de Río Hondo.

Jorge Lorenzo (Yamaha).

“He sacado provecho de mi talento”. Con una sonrisa dibujada en el rostro, Jorge Lorenzo hablaba en el podio después de la entrega de trofeos. La satisfacción que se evidenciaba en su rostro había desplazado por completo a la preocupación que reinaba en su box; acababa de recibir la mejor inyección para una moral que no atravesaba su mejor momento. Y es que a pesar de que la M1 había mejorado y de que Lorenzo se había machacado hasta la saciedad para que el físico no le jugara una mala pasada, las dudas seguían ahí. Tres carreras y ni rastro de Jorge en el podio. En Yamaha tiraban balones fuera recordando que al mallorquín no se le había olvidado pilotar. Evidentemente tampoco había perdido su talento, sólo tenía que exprimirlo: “Si me llegan a decir que iba a dominar todos los entrenamientos y a ganar la carrera, no me lo hubiera creído después de los primeros grandes premios”.

Lo único que tenía que hacer era recuperar frescura y soltura. Nada más. Suena tan fácil que es ahí, precisamente, donde reside la complejidad que Jorge Lorenzo ha sabido resolver, por fin, en Jerez. Cuatro años después de su última victoria en el trazado andaluz y siete meses después de su último triunfo (Motegi), el mallorquín decidió subirse a la M1 y dejar que su parte irracional gobernara. Y acertó de lleno. Lorenzo pensó menos sobre la moto, no gastó tiempo en analizar cómo lo harían sus rivales si estuvieran dentro de su mono, tampoco se paró a desmenuzar cada detalle o cómo y dónde podría mejorar su pilotaje. Simplemente, manejó la Yamaha como siempre: con la constancia y la precisión del martillo que usaba su padre en el taller de motos y la suavidad y la limpieza con la que su madre extendía la mantequilla en las tostadas de su desayuno. Martillo y mantequilla, Lorenzo en estado puro.

Sigue leyendo

El histórico Effenberg critica la obsesión por la posesión del Bayern de Pep Guardiola

El excapitán del Bayern de Múnich, Stefan Effenberg, criticó la obsesión por la posesión de pelota que tiene el club actualmente bajo la batuta de Pep Guardiola, así como el exceso de actividad del preparador catalán en la banda durante los partidos.

“Actualmente el Bayern tiene siempre entre el 65 y el 70 por ciento de posesión y quiere jugar ofensivamente a toda costa. Eso salió mal en la semifinal de 2014 tanto en Madrid como en casa“, dijo Effenberg, en una entrevista con la revista Kicker, recordando los duelos de hace un año ante el Real Madrid.

Según Effenberg, en ocasiones hay que cambiar la disposición táctica y recordó cómo su antiguo entrenador, Ottmar Hitzfeld, a veces también apostaba por un esquema defensivo en grandes partidos. Effenberg era el capitán del equipo que, con Hitzfeld en el banquillo, ganó la Liga de Campeones en 2001. El exjugador también ve con malos ojos que Guardiola esté permanentemente dando instrucciones desde la línea a sus jugadores.

“Tienes que confiar en tus jugadores, que se preparan durante días tácticamente para los partidos. Además, Guardiola en la línea también suele tener problemas con el cuarto árbitro, lo que muestra la presión que él mismo se mete”, explicó. De cara a la seminal de este año contra el Barcelona, Effenberg ve al equipo catalán como favorito y cree que el Bayern tiene un 40 por ciento de posibilidades de imponerse frente a un 60 por ciento para el Barcelona.

Esos duelos será, según Effenberg, “el examen” por excelencia para Guardiola y su concepción del fútbol. Sin embargo, Effenberg no cree que en caso de una derrota Guardiola se marche a final de temporada y no termine su contrato, que vence en 2016. “Un entrenador del Bayern no puede desertar“, dijo Effenberg. 

Sigue leyendo

Benzema no viaja a Turín: el francés tratará de estar listo para medirse ante el Valencia

Karim Benzema no forma parte de la expedición madridista que viaja a Turín para jugar el martes la ida de las semifinales de Liga de Campeones. Tras haberse recuperado recientemente de un esguince de rodilla, Carlo Ancelotti prefiere reservar a su jugador para que reaparezca ante el Valencia.

Benzema regresó como estaba previsto el domingo a la dinámica de grupo pero Ancelotti ha considerado que su regreso en Liga de Campeones sería precipitado y se queda entrenando en solitario en Madrid para mejorar su condición física antes de reaparecer.

Será el del Juventus Stadium el quinto encuentro que se pierde Benzema, que cayó lesionado en el Vicente Calderón en la ida de cuartos de final de Liga de Campeones, para posteriormente perderse la vuelta ante el Atlético de Madrid y los partidos de Liga contra Celta, Almería y Sevilla.

Ancelotti ha facilitado una lista de 20 jugadores, de la que tendrá que descartar a dos a última hora, y en la que tampoco ha entrado por lesión el croata Luka Modric ni por decisión técnica el alemán Sami Khedira.

La expedición que aterrizará en Turín alrededor de las 12:30 (10:30h) horas la forman: Iker Casillas, Keylor Navas, Pacheco, Carvajal, Arbeloa, Varane, Pepe, Coentrao, Marcelo, Nacho, Sergio Ramos, Lucas Silva, Kroos, Illarramendi, Isco, James, Bale, Jesé, Cristiano Ronaldo y ‘Chicharito’.

El último entrenamiento antes del encuentro de ida de semifinales, lo completará el Real Madrid en la tarde de este lunes en el escenario del partido, el Juventus Stadium, desde las 18:30 horas (16:30h). 

Sigue leyendo