Desacuerdos por los talibanes motivaron la renuncia de Bolton

El “halcón” en política exterior abandonó la Casa Blanca. El presidente Donald Trump despidió al asesor de seguridad nacional, John Bolton, después de una serie de desacuerdos entre ambos de cómo Estados Unidos debería manejar temas sobre Afganistán y los talibanes.

Trump escribió en Twitter que pidió la dimisión de Bolton, después de que “no estuvo de acuerdo con sus sugerencias”.

Bolton, firme defensor de la invasión de Irak, dijo en un tuit que presentó su renuncia el lunes en la noche. Sin embargo, negó los informes de que él y Trump tuvieron una acalorada discusión sobre el plan para recibir a los líderes talibanes, calificados por EE.UU. como terroristas, en Camp David.

Según los medios estadounidenses, el vicepresidente Mike Pence y Bolton no querían que los talibanes fueran a Camp David, la residencia secundaria de los presidentes, escenario de varios acuerdos históricos.

“¡Esta historia es mentira!”, dijo Trump. “A los medios deshonestos les gusta creer que reina la confusión en la Casa Blanca, pero no es el caso”, aseguró.

“En lo que se refiere a mis consejeros, seguí sus consejos”, afirmó. “Había una reunión prevista, fue idea mía, y también fue idea mía anularla”, aseguró Trump diciendo que Camp David habría sido “un buen lugar”.

La idea de una reunión con los talibanes en Camp David provocó reacciones de republicanos, en vísperas del 18º aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

“Camp David es el lugar donde los líderes de Estados Unidos se reunieron para planificar nuestra respuesta después de que Al Qaeda, con apoyo de los talibanes, matara a 3.000 personas el 11 de septiembre. Ningún miembro de los talibanes debería poner los pies allí. Jamás”, escribió en Twitter la congresista republicana Liz Cheney, hija del exvicepresidente Dick Cheney.

Trump planeó albergar a los talibanes en Camp David el domingo pasado para concretar un acuerdo de paz, pero en la noche del sábado suspendió la reunión luego de que el grupo se adjudicara la responsabilidad de un ataque en Kabul, Afganistán, que mató a una docena de personas, incluido un miembro del servicio estadounidense.

Las negociaciones estuvieron cerca de llegar a un acuerdo que hubiera logrado que las tropas estadounidenses comenzaran a retirarse del país donde se encuentran desde 2001, poco después de ocurridos los ataques del 11 de septiembre.

Los talibanes, entonces en control de Afganistán, proporcionaron al líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, un refugio seguro en el país el cual usó para planear los devastadores atentados que sacudieron EE.UU., así como otras ofensivas contra objetivos estadounidenses.

Como lo hace cada año desde los ataques, Estados Unidos realizará ceremonias conmemorativas hoy en Nueva York, en Pensilvania, en el Pentágono, en las afueras de la capital y el norte de Virginia. (I)

cdn2



Nombre almacenado: