Autor: brenpcom

Fallece Rasmus Larsen, exjugador de Manresa, con sólo 20 años

Rasmus Larsen fue encontrado muerto en su domicilio de Jumet (Bélgica). El joven jugador no se presentó al entrenamiento del Spirou Charleroi, club en el que milita, y al ir a buscarle personal, encontraron su cuerpo sin vida, tal y como explica la web oficial del club.

Larsen era un pívot danés de apenas 20 años y se le consideraba una gran promesa del baloncesto europeo. Había firmado en octubre por el Spirou Charleroi, dejando Manresa tras haber pasado dos temporadas en el conjunto de la Liga Endesa.

Con La Bruixa d’Or Manresa, Larsen no solo debutó en la élite del baloncesto español sino que tuvo un rendimiento muy destacado en algunos partidos, llegando a ser el Jugador de la Jornada 1 de la temporada 2013-14 con apenas 18 años, batiendo varias plusmarcas de precocidad.

La liga belga ha suspendido el primer partido de semifinales que enfrentaba al Charleroi y al Ostende. Además, la ACB quiso enviar sus condolencias a la familia del jugador danés, especialmente cercano por su destacado paso por La Bruixa d’Or Manresa.

Francisco Roca, Presidente de la Asociación, se ha mostrado «consternado por tan terrible noticia. Esto te deja helado, solo tenía 20 años y apenas estaba empezando la que parecía que iba a ser una gran carrera en el baloncesto».

Roca quiso enviar «todo nuestro apoyo y cariño a la familia Larsen, pero también a sus excompañeros y amigos en la Liga Endesa y en todo Manresa, donde ha dejado huella deportiva y humana».

Sigue leyendo

'Debuts' de pilotos, muchas pruebas y un centenar de vueltas para el McLaren

Se acabaron las vueltas sobre el Circuito de Catalunya. Después del gran premio y dos días de test, este miércoles los equipos de Fórmula 1 han tenido una última jornada para rodar con muchas pruebas sobre todo, aerodinámicas. La próxima parada será el Gran Premio de Mónaco. El mejor tiempo fue el de Jolyon Palmer con el Lotus. El último ganador de la GP2 Series superó el crono de Pascal Wehrlein en los últimos quince minutos con gomas superblandas, la que se utilizarán en Mónaco. El piloto reserva de Mercedes pudo rodar esta vez pese no encontrarse al 100%, completando 137 vueltas con el segundo mejor tiempo del día, eso sí, con neumáticos medios.

Jenson Button tomó las riendas del McLaren-Honda, con el cuarto mejor tiempo (gomas superblandas) y un total de 100 giros al trazado de Montmeló en lo que ha parecido una jornada mucho más fructífera que la del martes. El nuevo diseño del monoplaza llegó a añadir un color más durante parte de la sesión: el verde de la parafina, impregnado en abundancia sobre el coche pilotado por Button. El plan de la escudería fue probar piezas aerodinámicas y de suspensión. Nada de motor.

Carlos Sainz este miércoles con una parrilla de sensores

Mejor tiempo que Button hizo Pierre Gasly, tras subirse el martes al Toro Rosso, cambio de box para rodar con el Red Bull. El francés completó 56 vueltas menos. El quinto crono lo logró un debutante, Alex Lynn, que este domingo venció la segunda carrera de la GP2 Series. El que formara el año pasado parte del Red Bull Junior Team junto a Gasly o Carlos Sainz, cambió esta temporada de programa de jóvenes pilotos a Williams.

Otro estreno fue el de Esteban Ocon, ganador el año pasado de la Fórmula 3 Euroseries, en la que Max Verstappen fue tercero. El francés condució por primera vez un Fórmula 1 con Force India. Esteban Gutierrez también se estrenó, pero no en la F1, sino en Ferrari con el séptimo puesto y 119 vueltas. El penúltimo tiempo fue para Carlos Sainz. El español llegó hasta las 126 vueltas. La última plaza la ocupó Rafaelle Marciello. El italiano además, tuvo un accidente en la curva tres provocando una de las tres banderas rojas de la jornada. Las otras dos fueron para Gasly y Sainz al quedarse parados en el ‘pit lane’.

Tiempos segunda jornada de test

 

Sigue leyendo

Nadal olvida su peor ránking de la última década con una victoria "contundente"

Rafa Nadal vuelve a ser felilz. El tenista español consiguió una brillante victoria ante Marsel Ilham en su debut en el Masters de Roma, un triunfo «contundente» por 6-2 y 6-0 que le permite seguir cogiendo confianza en tierra batida después de una gran semana en Madrid. El ahora número siete del mundo parece haber olvidado su caída en el ránking ATP tras perder la última final ante Andy Murray, con un gran tenis que le convirtió en un vendaval.

Desde hace un tiempo, el español empieza a sentir mejoras partido a partido. Poco a poco, está logrando avances que le están permitiendo recordar su mejor tenis, centrando su mente sólo en el juego: es consciente de que esta etapa va a ser difícil, pues tiene muchos puntos que defender y puede sufrir una caída aún mayor en la clasificación. Pero centrándose exclusivamente en el juego, las sensaciones empiezan a ser positivas.

En Madrid firmó una de sus mejores semanas del año, aunque no pudo coronarla en la final, en la que Murray confirmó que está a un excelente nivel sobre la arcilla. Y, por ello, era importante entrar en el Foro Itálico con buen pie, donde debe defender 600 puntos como finalista. Muy activo, con una clara mejora en su saque y con más confianza y profundidad en sus golpes desde el fondo de la pista, mostró una de sus mejores versiones este curso.

«Ha sido un partido importante para mí después de jugar mal en la final de Madrid. Tengo una sensación positiva similar a la que dejé antes de esa final. Cuando vas consiguiendo partidos buenos, cada vez piensas menos en cómo jugar. Se va pensando menos en cómo golpear la pelota y se pasa a estar un poquito más cómodo. Está todo por ganar, no hay nada por perder«, señaló el tenista balear, muy confiado en sus posibilidades.

Pero tras derrotar a Ilham, llega la primera prueba de fuego en Roma, pues el rival en octavos será el gigante John Isner, un jugador «que tiene un gran saque y buena continuación del golpe», indicó el español. Nadal, hasta el momento, se ha enfrentado en cinco ocasiones al norteamericano, al que ha ganado hasta la fecha todas las veces, la última de ellas en el pasado torneo de Montecarlo, donde sufrió para derrotarle.

Es por ello que el español tiene claro que no será un partido nada sencillo: «Es uno de esos rivales con los que no te quiere encontrar», confesó el español. Después de mucho tiempo, el español empieza a mostrar que su tenis va mejorando y empieza a sentirse realmente cómodo en la pista. Isner será la nueva prueba para el español, quien quiere seguir mejorando en la arcilla italiana con un gran objetivo: estar listo para Roland Garros.

Sigue leyendo