Gulnara Borja asume rectorado en la Universidad de Guayaquil  

Acompañada de un grupo de profesores, directivos y estudiantes, Gulnara Borja se posesionó la mañana de este martes 2 de octubre del rectorado de la Universidad de Guayaquil.

La docente, quien había sido elegida como vicerrectora de investigación, indicó que asumió el rectorado de este centro académico luego de la destitución del rector Galo Salcedo, establecido tras un informe de la Contraloría del Estado por presuntas irregularidades.

En sus primeras palabras tras ingresar al despacho del rectorado, Borja dijo sentirse apoyada por la comunidad educativa. Agregó que “es una responsabilidad que asumo con mi vida y con mi sangre”.

La docente calificó a su designación como un “día histórico”, al tiempo que prometió que en su gestión hará resurgir como el “ave fénix” al alma máter, una de las más antiguas del país con 151 años de existencia.

El 17 de agosto de este año, la Contraloría notificó con sanción de destitución y multa a Salcedo, por la emisión de 28 títulos con irregularidades por parte de la Facultad de Jurisprudencia, en 2016.

La situación para Salcedo se complica luego de que el Tribunal Distrital de lo Contencioso Administrativo de Guayaquil, ante el cual había presentado una demanda contra la resolución de la Contraloría, revocó el auto de calificación que había tomado hace cinco días a su favor y que le permitía asumir nuevamente el rectorado.

A pesar de que se retractaron, la Contraloría pidió, incluso, el inicio de sumarios administrativos contra los tres jueces que aprobaron el auto de calificación.

Voceros del rectorado de Salcedo calificaron de “ilegal” la designación de Borja. “La máxima autoridad de la Universidad de Guayaquil es el Honorable Consejo Universitario, que es quien deberá designar el reemplazo o subrogación del rector de la institución; por tanto, la designación de la Dra. Gulnara Borja no es real incluso es ilegal o no será reconocida por el CES (Consejo de Educación Superior)”, señala un comunicado difundido por redes sociales.

El escrito señala, además, que un informe del CES posintervención indica que Borja “no reúne el perfil para ser vicerrectora, es decir tampoco podría subrogar al rector”.

Rommel Martínez, procurador síndico de la Universidad, señaló que si bien la subrogación es automática, el que la tiene que aprobar y disponer es el órgano colegiado académico superior como ente nominador.

“Quien tiene que posesionar, encargar, subrogar es el Consejo Universitario (…) Tenemos que hacer lo que está en la norma, y no que un grupo de 50 personas posesione a una rectora sin conocimiento del Consejo Universitario como máxima autoridad”, apuntó. (I)