Una máscara de realidad virtual acerca los océanos a las piscinas

Practicar submarinismo mientras se contemplan las aguas tropicales de México, sin tener que salir de la piscina, es una de las prestaciones de un nuevo dispositivo de realidad virtual presentado hoy en Madrid. Nautilus VR, una máscara dotada para practicar esnórquel (buceo de superficie), permite nadar y bucear sobre un fondo marino simulado.

La máscara se compone de un sencillo sistema de lentes, similar al de otros dispositivos de realidad virtual, al que se añade un novedoso sistema de respiración que cubre toda la cara y una carcasa para introducir un teléfono inteligente desde el que se proyecta a la simulación. Una vez bajo el agua, las imágenes se coordinan perfectamente con los movimientos del falso buceador.

“Creemos que se trata de la primera máscara de este tipo creada en todo el mundo”, ha subrayado Juan Barambones, inventor del dispositivo y socio de la empresa Remotte Labs, la start-up que lo ha desarrollado con un equipo de 8 personas, en su mayoría españoles, y una inversión inicial de 20.000 euros. La empresa emergente se ha financiado gracias a un business angel que aportó dinero para un proyecto anterior, un mando a distancia para las malogradas gafas Google Glass.

Enviar vídeo

Simulación del fondo marino que visualiza la máscara. / REMOTTE LABS

La idea surgió de un proyecto que Barambones, un ingeniero industrial de 42 años que vive y trabaja en Cáceres, desarrollaba hace dos años en su tiempo libre: “Estaba metido en una idea de realidad virtual para simular que andas virtualmente sin caerte, sin moverte del sitio, y alguien me sugirió aplicar la idea para los entrenamientos de buceo en las las piscinas”.

Las imágenes se coordinan perfectamente con los movimientos del ‘falso buceador’

Además del uso deportivo y de ocio, el creador de la máscara avanza aplicaciones futuras, como el tratamiento de fobias, las sesiones de rehabilitación en agua (“así amenizaríamos las aburridas sesiones de fisioterapia”, apunta Barambones), y para aquellos submarinistas que por edad o condiciones físicas ya no pueden aventurarse a realizar grandes inmersiones.

La experiencia de uso de la máscara, aún un prototipo, es mejorable: se requiere corregir la visualización, la impermeabilización de la unión del dispositivo al rostro y abrir su uso a todo tipo de móviles y no solo a los aptos para inmersión. “Ya trabajamos en una carcasa para móviles que será totalmente estanca”, apunta el creador. Y también en buscar financiación para terminar el desarrollo, fabricarlo en masa y comercializarlo.

@BrenpCom
#Web #Ecuador