Facebook hace frente a una demanda masiva por uso de datos

Cada usuario pide solo 500 euros pero, multiplicados por los 25.000 que la reclaman, se disparan a 12,5 millones de euros. Los demanda a Facebook un colectivo liderado por un activista y estudiante de derecho austriaco de 27 años, Max Scherms, por la violación de la privacidad de sus datos. En la vista previa a la admisión de la demanda, Facebook hizo valer un supuesto incumplimiento de requisitos técnicos ante el juez, que tomará una decisión por escrito antes del verano.

más información

Un informe acusa a Facebook de rastrear a los internautas ilegalmente
Jeff Jarvis: ““Facebook y Google conocen mejor que nosotros a nuestros lectores”
Los jueces franceses se declaran competentes para juzgar a Facebook
El año en que Facebook nos manipuló y otros estudios que arrasaron

Los demandantes acusan a Facebook de violar sus derechos por acumular datos sensibles (lo que se denominan perfiles en la sombra), el uso del botón me gusta para rastrear usuarios en cualquier web que lo contenga o el cambio frecuente de políticas no convenientemente comunicadas. En la página web de Europa contra Facebook, el nombre que el colectivo de usuarios ha elegido para denominar su acción, se incluyen estas y otras quejas, hasta sumar 22 distintas.

“La demanda es inadmisible desde un punto de vista de procedimiento. Es injustificada en su contenido”, esgrimió Nikolaus Pitkowitz, abogado de Facebook, durante las cuatro horas en la que los letrados de la red social trataron de convencer al juez de que paralizara la admisión de la demanda, según informa Reuters. Facebook argumenta que Schrems ni siquiera es usuario de la red, pero él afirma que sí.

Schrems contraatacó afirmando en su web que Facebook emplea “una estrategia típica para ralentizar el proceso, porque la mayoría de consumidores agotarían su tiempo y dinero”, si bien aseguró que el colectivo de demandantes cuenta con un respaldo financiero que, en caso de perder el juicio, les evitaría los costes.

La baja cuantía reclamada por los 500 euros es, para Schrems, una declaración de intenciones del colectivo: “El foco es que las compañías digitales estadonidenses tienen que atenerse a las leyes y cumplir con los derechos fundamentales como cualquiera. Ahora mismo tenemos toda una industria que opera muy, muy lejos del marco legal. Y esto es también un asunto de juego limpio empresarial: las compañías que se atienen a la ley están en desventaja”. Schrems no aclara la posición que tomaría el colectivo en caso de que Facebook le ofrezca un acuerdo para no llegar a juicio: “No es el caso aún. Dudo también de que Facebook ofrezca atenerse a las leyes sin que un tribunal les obligue”. La compañía ha declinado hacer declaraciones al respecto.

Estas reclamaciones coinciden en varios puntos con las conclusiones que la semana pasada detallaba un informe de la Comisión de Privacidad Belga. Tampoco es una iniciativa aislada: forma parte de una acción conjunta a nivel europeo de las agencias de protección de datos.

@BrenpCom
#Web #Ecuador