Autor: brenpcom

El Madrid ganó 6 Copas de Europa con Bernabéu y el Barcelona lleva 4 con Florentino

La idea de Gabriel Hanod, editor del diario francés L’Equipe, de crear la Copa de Europa la acogió Santiago Bernabéu con un gran entusiasmo. El 2 de abril de 1955, tras una reunión en el hotel Ambassador de París a la que asistieron los representantes principales de los clubes europeos, Bernabéu fue nombrado vicepresidente del Comité Ejecutivo por su capacidad de liderazgo. Nacía un torneo europeo cuyas imágenes iban a ser en blanco y negro. Una competición en la que el Real Madrid llegó a ser leyenda mundial.

En el primer lustro de la Copa de Europa (1956-1960), la supremacía del equipo blanco resultó majestuosa. Ganó cinco títulos consecutivos que le llevaron a ser calificado como pentacampeón del Viejo Continente. El primer trofeo lo levantó en el Parque de los Príncipes de París tras derrotar al Stade de Reims por un apretado 4-3. El segundo lo celebró en Chamartín después de ganar a la Fiorentina por 2-0. Y el tercero, en un duelo apoteósico ante el Milan. Un gol de Gento en la prórroga dio la victoria a los madridistas por 3-2. 

En la cuarta final, el Madrid se deshizo con cierta facilidad de nuevo del Stade de Reims, que perdió por 2-0. Y en la quinta apabulló al Eintracht de Fráncfort por 7-3, con cuatro goles de Puskas y tres de Di Stéfano. La más bella y apasionante final en la historia de la Copa de Europa. La renovación generacional que hizo Miguel Muñoz fructificó con el sexto trofeo europeo en 1966. Tuvieron que pasar ¡32 años! para que el Real Madrid consiguiera la Séptima, con un solitario gol de Mijatovic. Antes, en 1992, el Barcelona lograba su anhelada ambición: llevar a sus vitrinas la Orejona. En el antiguo Wembley ganó a la Sampdoria con un gol de Koeman en la prórroga

Con la llegada del nuevo siglo, las tornas se cambiaron. El equipo azulgrana maravilló a propios y extraños con un fútbol tan majestuoso que culminaba alzando trofeo nacionales e internacionales. En 2002, el Madrid coronó su centenario con un solo título: la novena Copa de Europa. Cuatro años después, el Barcelona conseguía su segundo entorchado europeo. Fue en la temporada 2005-06, una de las campañas más convulsas en la historia del Real Madrid.

Santiago Bernabéu, tras un accidente que sufrió

Florentino reconoció que era un tapón para el club

Los hechos acaecieron el 27 de febrero de 2006. Aquel día, a las ocho de la tarde, Florentino Pérez, ante cerca de un centenar de periodistas, anunciaba su dimisión con estas palabras: «Dejo la presidencia del Madrid. Algunos jugadores estaban confundidos; quizás los he malcriado y maleducado, pero el error principal ha sido mío. Yo soy un tapón que es necesario quitar porque el club necesita un revulsivo. En este momento yo creo que no soy la persona adecuada para producir este nuevo impulso y, además, mi salida podría ser un revulsivo para que el equipo acabe mejor la temporada».

La inesperada e incompresible dimisión del presidente creó un ambiente turbulento en la entidad. Antes de acudir a la sala de prensa, Florentino mantuvo una breve reunión con su Junta Directiva. Hablando del tema con uno de los dirigentes que asistió a la improvisada asamblea, me comentó: «Florentino Pérez entró en la sala de juntas como si hubiera venido andando a pasos agigantados. Nada más hacer acto de presencia nos fue dando la mano a todos los directivos. Llegó muy serio y, tras el frío y rápido saludo, se sentó en el sillón que presidía todas las juntas y se limitó a decirnos: ‘Os voy a leer la misma carta que dentro de unos minutos haré con la prensa. Creo que Fernando Martín es la persona idónea para sustituirme, porque para ser presidente del Madrid hay que tener mucho dinero».

«Lo más curioso de aquella corta reunión -añadió- fue que algunos de los directivos intentamos llamar por teléfono, pero nos dimos cuenta de que, en la sala de juntas, se habían puesto unos inhibidores para evitar que alguien filtrase lo que allí iba a suceder; es decir, que Florentino Pérez dejara la entidad sin rumbo y que, una vez más, menospreciara a la Junta Directiva».

A continuación, agregó: «En aquella confusa y urgente convocatoria, Enrique Sánchez, uno de los directivos que más adulaba al presidente, dijo: ‘Florentino lleva razón en lo que nos ha dicho: la persona que quiera ser presidente del Madrid tiene que tener mucho dinero. Además, hay que agradecer la generosidad y valentía que ha tenido por haber tomado una decisión tan durísima para él’. Tras escucharle, otro miembro de la junta le respondió: ‘Perdona, Enrique. No sé dónde ves la valentía de este señor. Se marcha sin habernos anticipado lo que iba a hacer y, además, ha nombrado a dedo a Fernando Martín para que ejerza de presidente, directivo al que nadie de nosotros hemos elegido y, por ello, no tiene el reconocimiento de la Junta Directiva’”.

Florentino Pérez

Fernando Martín no aceptó ser manipulado

Finalmente, nuestro interlocutor afirmó: «Florentino eligió al señor Martín porque pensaba que era la persona idónea para manejarle como un títere en su provisional mandato. Aunque el señor Pérez dejó de ser presidente del Madrid de una forma tan absurda, siguió moviendo los hilos del club desde su despacho de ACS. Sus pretensiones no eran otras que Fernando Martín le obedeciese en las órdenes y sugerencias que le hacía personalmente o llamándole por teléfono. Como Fernando no aceptó ser manipulado, llegó un momento en el que, tras convocar a la Junta Directiva, nos aseguró que no podía aguantar más las consignas del señor Pérez y se marchó dando un portazo. Luis Montejano, fiel amigo de Florentino, ejerció de presidente en funciones hasta los comicios presidenciales de 2006″.

En los años 2009 y 2011, el Barcelona inscribía en su palmarés dos nuevas Copas de Europa. Las dos al ganar en la final al Manchester United. El Madrid volvió a coronarse campeón al lograr la Décima ante el Atlético de Madrid en Lisboa el pasado año. En el minuto 90, con la exigua ventaja de los rojiblancos tras el gol de Godín, la cara de Florentino era todo un poema. Tres minutos después, el milagroso tanto de Sergio Ramos le convirtió en un forofo más. Olvidándose del protocolo del palco de honor, el señor Pérez, como impulsado por un resorte, salió corriendo para abrazarse con su amigo José María Aznar. Luego, ya saben, en la prórroga el conjunto blanco (4-1) doblegó al rojiblanco.

En una de sus muchas declaraciones, el técnico argentino César Luis Menotti manifestó: «El problema no es que los presidentes echen a los entrenadores; el problema es que no saben para qué les contratan«. La frase le va como anillo al dedo a Florentino Pérez. En sus doce años de mandato, Rafa Benítez será su décimo entrenador. En esa docena de temporadas, el Madrid ha logrado 12 títulos de 36 posibles. Me refiero a los más prestigiosos: Liga, Champions League y Copa del Rey. Me dicen que en la Ciudad Condal quieren que Florentino sea muchos años presidente del Madrid. ¿Por qué? Porque piensan que el Barcelona seguirá haciendo tripletes y ganando la Copa de Europa en color

Sigue leyendo

La irónica sonrisa de Luis Enrique, que volvió a tensar la cuerda al recordar a Zubi

Cuatro días después de que Rafa Benítez fuera presentado como nuevo entrenador del Real Madrid, otro técnico español, Luis Enrique, lograba el triplete con el FC Barcelona, tal y como hiciera Pep Guardiola. Frente a las lágrimas de emoción del madrileño «por volver aquí, a mi casa», dijo sin apenas poder pronunciar palabra, el asturiano exhibió en Berlín la mejor de sus sonrisas. Una sonrisa que por supuesto transmitía una enorme felicidad por un logro con el que ni él mismo contaba, aunque también era irónica, por todo lo que ha tenido que pasar y, sobre todo, tragar. ¿Lo ha solucionado todo el triplete? Parece que sí, pero en esta ocasión parece que será él quien ponga condiciones, de ahí su irónica sonrisa. 

Salvo que sea un gran actor, y entonces habría que nominarle a un Óscar a la mejor interpretación, la emoción de Rafa Benítez por entrenar al Real Madrid después de haberlo hecho con Valladolid, Osasuna, Extremadura, Tenerife, Valencia, Liverpool, Inter, Chelsea y Nápoles, fue tan sincera que conmovió incluso a Florentino Pérez. De hecho, y a falta de otros argumentos que no sean impostados, los principales aduladores del presidente así se encargaron de destacarlo.

El madridismo es un valor que, valga la redundancia, Florentino nunca ha valorado en un entrenador y, dicho sea de paso, tampoco en los futbolistas. De hecho, no lo tuvo en cuenta con Del Bosque cuando decidió no renovarle y en el caso de Benítez no ha sido lo que ha premiado a la hora de aceptar la propuesta de su director general, José Ángel Sánchez. Palabras como «exigencia» y «método» fueron las que predominaron en el discurso de bienvenida del presidente a Rafa, aunque también sonaron a indirectas para Ancelotti. Benítez es el décimo entrenador de Florentino y el Real Madrid es el décimo equipo al que entrena Benítez.   

Y mientras el Real Madrid ha terminado su temporada en blanco, pero ya tiene entrenador para la próxima, paradójicamente el Barça celebró su segundo triplete sin tener claro quién lo será. En circunstancias normales, y así se encargaron de destacarlo jugadores como Xavi, Iniesta, Bravo o Piqué, Luis Enrique no sólo debería cumplir su segundo año de contrato, sino que a buen seguro que desde el club se le plantearía una mejora y ampliación. Sin embargo, la realidad es otra. «No lo tengo claro. Ahora hay que disfrutar», dijo Luis Enrique sobre su futuro, al tiempo que volvió a tensar la cuerda al recordar a Zubizarreta y sus colaboradores, despedidos a primeros de año. «Era una temporada difícil, estoy agradecido a las personas que confiaron en mí. Zubizarreta, y Narcís Julià y Albert Valentín; y también el presidente. Creyeron que lo haría bien aquí y se lo quiero dedicar», insistió el asturiano. 

Rafa benítez, presentado en el santiago bernabéu

Bartomeu sabe que el técnico es su arma electoral

¿Y el año que viene?, se le preguntó al técnico del Barça para intentar pillarle. Pero no hubo forma. «Este club y estos jugadores han demostrado que no se cansan de ganar». Preguntado de otra manera: ¿es su reto mantener el nivel durante el próximo año? «Mi reto es difrutar del presente, disfrutar de un buen verano y de hacer feliz a tantos culés. La temporada aún no ha acabado, quedan una noche y una rúa». Último intento. Se le ve más feliz que tras ganar la Liga y la Copa. «Porque este es el partido número 60 de la temporada con 50 victorias. Culminamos un año histórico, se gana el triplete».

Sabido es, y así lo hemos venido contando en El Confidencial, que Luis Enrique recibió un ultimátum tras la derrota del Barça en Anoeta, en la que Messi fue suplente y no se presentó en el siguiente entrenamiento. Desde entonces, el argentino no ha dejado de jugar un solo minuto, salvo la vuelta copera ante el Elche. «No he sido yo el que ha tenido dudas en el trabajo realizado ni tampoco nuestra afición», fue otra de las indirectas del técnico. «Es nuestra referencia. El segundo gol es suyo. Estamos muy contentos con él. Estuvo espectacular y nos dio todo lo que tuvo durante la temporada», dijo Luis Enrique sobre Messi.

El asturiano no ha hecho nada por ganarse las simpatías de la Prensa, de ahí que él mismo se encargue de recordar sus méritos: «50 victorias, seis empates y cuatro derrotas. Es la segunda vez que se consigue un triplete. Mejor definir vosotros la temporada. Somos el mejor club en Europa en los últimos años. Estos jugadores no se cansan de ganar. Ésa es la clave de que este club siga siendo un referente en Europa».

Es evidente que Josep Maria Bartomeu tiene en Luis Enrique a su mejor arma electoral, toda vez que el Barcelona no puede fichar hasta enero por la sanción que le impuso la FIFA, aunque el club catalán ha cerrado con el Sevilla la contratación por cinco temporadas de Aleix Vidal, por el que pagará una cantidad total que ronda los 20 millones de euros. “Estoy de acuerdo con Luis Enrique en que Zubi y su equipo de trabajo hizo un magnífico trabajo», afirmó sin ningún tipo de reparos el presidente azulgrana, aunque esta vez no se atrevió a asegurar la continuidad del asturiano, tal y como había hecho durantes las últimas semanas. «Del futuro ya hablaremos», se limitó a responder. 

Sigue leyendo

Piqué la lía con Kevin Roldán y Cristiano Ronaldo y Bartomeu se queda con las ganas

Se esperaba que Luis Enrique diera alguna pista sobre su futuro en la fiesta por la consecución del triplete ante la afición, pero el técnico no lo hizo. Con un discurso sobrio y plagado de errores por el retorno, “coño con el sonido”, llegó a decir, el entrenador azulgrana sigue dejando abierta su continuidad en el FC Barcelona. El club, mientras, continúa trabajando en el futuro y ya ha hecho oficial el fichaje de Aleix Vidal, mientras que Bartomeu, que tiene previsto dimitir el martes, no escatimó recursos en el impresionante montaje de la fiesta del Camp Nou. Pero el protagonista de la celebración, sin duda, fue Gerard Piqué, que envió un mensaje envenenado a Cristiano Ronaldo y el Real Madrid acordándose del cantante Kevin Roldán, que amenizó la polémica fiesta de cumpleaños del portugués después de la derrota en el Vicente Calderón.

Tras el triplete, Josep María Bartomeu confiaba en poder anunciar que Luis Enrique seguiría siendo el entrenador. Nada le vendría mejor para sus propios intereses electorales. El técnico es el gran héroe tras repetir la gesta histórica del 2009 de Guardiola y la afición desea que se quede, pero Luis Enrique no lo tiene claro. O, al menos, no está dispuesto a confirmarlo ya. Tiene la sartén por el mango y la actual Junta no ha podido convencerle para que despeje la incertidumbre y poder apuntarse el tanto antes de dimitir. El asturiano dejó varios mensajes después de conseguir la Champions. El fundamental es que sigue sin perdonarle a Bartomeu que echara a Andoni Zubizarreta y Narcis Julià, los primeros de los que se acordó en Berlín.

En el cuerpo técnico del Barça creen que Luis Enrique seguirá (Reuters)

En la celebración se limitó a hacer un discurso austero: “Ya veis que tenemos un equipo que tiene palabra. Os emplazamos aquí con la intención de celebrar más cosas hace unos días y hemos cumplido. El ansia y la ambición de estos jugadores no tiene límites y aquí están: Tres copas como tres soles. Vosotros y nosotros sabemos que no ha sido fácil. Os pedimos al inicio de la temporada que nos apoyárais, eso ha sucedido y nos habéis respaldado. Os lo agradecemos de corazón porque somos más fuertes con vosotros. Os emplazo para seguir apoyando al equipo”.

Nadie sabe cuál será ahora el siguiente paso de Luis Enrique, oficialmente ya de vacaciones, ni cuánto esperará. La fecha más probable para las elecciones es el 19 de julio; el 13 los jugadores ya están convocados para hacerse pruebas médicas y el 18 viajan para la gira americana. Es decir, que el técnico no puede esperar hasta saber quién es el próximo presidente para desvelar su futuro. Dentro del equipo existe, entre sus ayudantes, la sospecha de que seguirá y que en su mente está la próxima temporada, pero él no ha soltado prenda.

El Barcelona ya tiene sustituto para Dani Alves: Aleix Vidal (Efe)

El que sí se despidió anoche de la afición fue Dani Alves. Emocionado y con los ojos llorosos, reconoció: “No sé si ha llegado al final. Aquí soy feliz, me han hecho sentirme uno más de ustedes. Gracias”. La confirmación del fichaje de Aleix Vidal mientras los jugadores estaban aún en el recorrido por las calles de Barcelona fue la puntilla: el Barça ya le ha encontrado relevo.

Y llegó entonces el turno de Gerard Piqué, que se convirtió en el protagonista inesperado de la celebración. El central soltó: «Gracias a Kevin Roldán, contigo empezó todo» y el Camp Nou rompió en una sonora ovación. Todo el que conoce a Piqué sabe que lo de Roldán no fue algo que se le escapara ni que se le ocurriera en el último momento. Era perfectamente consciente de la que iba a liar y le dio lo mismo. Quería decirlo y lo dijo. De todos los discursos, fue el único que tuvo una referencia hacia el Real Madrid. El resto, más o menos acertados, más o menos sobrios, se limitó a festejar el triplete y a agradecer al staff técnico, los compañeros y la afición. Piqué rompió el protocolo y sabía lo que hacía.

Sigue leyendo

El Real Madrid se pasó de revoluciones, pero su agujero estuvo en defensa, no en el triple

A 3:19 para el final del Real Madrid-Valencia, Pablo Laso pidió su último tiempo muerto. Su equipo había remontado los 19 puntos de desventaja de la primera parte (22-41, min. 14), pero luego se había relajado. Había fallado sus últimos seis triples y los visitantes se habían puesto otra vez por delante (79-86) gracias a las penetraciones de Van Rossom y Nedovic, que no habían encontrado respuesta. «Nos siguen penetrando porque no defendemos», dijo Laso a sus jugadores, y marcó jugada («cuernos lado») para que Felipe Reyes se jugara un balón interior.

Lo que pasó es que Felipe se cayó tras tropezar con Van Rossom, el ataque terminó con un triple fallado por Sergio Llull desde la esquina y el Valencia respondió con un triple de Dubljevic para cerrar un parcial de 11-0 en tres minutos (79-89). Entre la última jugada del tercer cuarto (un triple sobre la bocina de Llull) y el 84-91 en el min. 38 (también tras otro triple de Llull), el Madrid lanzó 11 triples y sólo anotó dos. Acabó el partido con 40 triples intentados (por 27 tiros de dos), 17 de ellos de Llull.

El Real Madrid se pasó de revoluciones, pero su agujero estuvo en defensa, no en el triple

Vídeo: resumen del Real Madrid-Valencia Basket.

«No creo que lanzar 40 triples y 27 veces de dos haya sido lo mejor para nosotros, aunque todavía debo estudiar el partido», dijo Laso en rueda de prensa tras el encuentro. No es muy habitual que un equipo lance más de tres que de dos, pero no es la primera vez que lo hace el Real Madrid. La temporada pasada lo ocurrió en tres ocasiones (dos en la Euroliga y una en la ACB) y en las tres veces acabó ganando. Esta temporada también lo ha hecho tres veces, pero ha perdido siempre: contra Laboral Kutxa, La Bruixa d’Or Manresa y Valencia Basket, todos en las últimas semanas.

El Madrid ha lanzado más triples que tiros de dos en tres partidos de esta temporada, y ha perdido los tres

La última vez que el Madrid se acercó a esos 40 triples fue en los cuartos de final de la Copa del Rey de 2013 contra el FC Barcelona. Lanzó 39 y perdió por 108-111 tras dos prórrogas. Entonces Llull también lanzó 17 triples. Hay partidos en los que el base de Mahón parece que juega contra todos. Como si el balón fuera suyo, él decide lo que se hace. Comienza a correr arriba y abajo tan rápido que ni siquiera sus compañeros son capaces de seguirle el ritmo. No es que sea un chupón (contra el Valencia repartió 7 asistencias), pero por momentos no parece que haya otro plan en ataque que el suyo.

«Nos han anotado muy fácil»

En el penúltimo tiempo del Madrid, a 5:45 (79-78), Laso ya había marcado una jugada para que Rudy Fernández terminara cerca del aro con una penetración. ¿Adivinan cómo acabó? Sí, con un triple, en esa ocasión de Nocioni. El entrenador vitoriano pedía defensa y balones interiores; sus jugadores se movían a toda pastilla y tiraban de tres una y otra vez.

Van Rossom realizó un gran partido (13 puntos, 4 rebotes y 7 asistencias (Efe)

Con todo eso, el Madrid tuvo opciones de ganar gracias a un parcial de 10-2 que dejó el marcador en 89-91. Anotaron de dos Sergio Rodríguez y Felipe Reyes y de tres y adicional Llull. A esos puntos se sumaron las mejores acciones defensivas del último cuarto, con Marcus Slaughter, un pívot, haciéndole la vida imposible a los bases del Valencia. Si el Madrid hubiera defendido así antes de verse con el agua al cuello, el resultado podría haber sido diferente.

«Nos han anotado muy fácil y no podemos permitir 31 puntos en un cuarto. Está claro que nuestra defensa no ha sido la mejor. Los jugadores están cansados, pero moralmente les veo bien, alguno ha comentado que debíamos aprender de esta situación para el futuro», comentó Laso tras el partido.

El Real Madrid se pasó de revoluciones en la segunda parte, abusando del tiro de tres como no había hecho en mucho tiempo. Pero la causa de la derrota no fue tanto esa (algunos triples fueron desde buenas posiciones, pero no entraron), sino las facilidades defensivas que dio en la primera parte y en el último cuarto. Defender así en La Fuente de San Luis puede costarle el pase a la final.

Sigue leyendo

Al Madrid se le 'olvida' felicitar al Barça en Twitter y promociona un juego online

Corría un caluroso 25 de mayo en Lisboa cuando, en el minuto 93 de partido, Sergio Ramos se elevaba por encima del resto de jugadores para inventarse un majestuoso cabezazo que forzaba la prórroga en la final de la Champions. El resto de la historia es de sobra conocida. El Real Madrid consiguió la ansiada décima Copa de Europa tras remontar ante el Atlético de Madrid. Escasos minutos después, un detalle iluminaba las redes sociales: el Barça felicitaba al club blanco a través de su cuenta oficial de Twitter.

El ‘eterno rival’ envió un mensaje en el que se podía leer: «Felicidades al Real Madrid por el título de Champions League conseguido en Lisboa y enhorabuena al Atlético por su extraordinaria campaña». Pues bien, sólo un año después de aquella acción cargada de deportividad y ‘valors’, que dirían en Cataluña, el club que preside Florentino Pérez no hizo lo propio con el reciente ganador de la Liga de Campeones.

Un día después del título azulgrana en Berlín, el quinto entorchado en la Champions del Barcelona, el club blanco no felicitó al conjunto azulgrana, al menos a través de las redes sociales. De hecho, la cuenta de Twitter del Real Madrid estuvo inactiva, precisamente todo el día de la final de la Champions, para un día después, enviar un sólo mensaje: una promoción de un juego online enfocado hacia los más pequeños de la casa.

Y es que la comparación entre las situaciones vividas en ambos casos por los eternos rivales son similares. La pasada campaña, el Barcelona acababa la temporada sin levantar un sólo título, mientras que el Real Madrid conseguía hacerse con la Copa del Rey y la Champions. El conjunto azulgrana no dudaba en mostrar su felicitación pública a través de la redes sociales al conjunto blanco como campeón y al Atlético como subcampeón.

Pues bien, ahora la situación ha tenido lugar a la inversa. El equipo madridista ha terminado el curso sin conseguir un sólo título -pese a ganar la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes, dos torneos arrastrados del pasado curso-, mientras que el Barça se hizo con una copa más que los blancos en la anterior campaña al lograr también la Liga. Sin embargo, desde el Bernabéu no ha habido felicitación pública a los azulgranas a través de las redes sociales.

Sea como fuere, el Barcelona ha puesto el broche de oro a una temporada para el recuerdo, consiguiendo ser el primer equipo de la historia del fútbol en hacerse con dos tripletes en su historia. Para los blancos, este hito continúa siendo uno de los grandes objetivos, para lo que la próxima temporada tratarán de reverdecer viejos laureles de la mano de Rafa Benítez, el técnico elegido por Florentino Pérez para devolver a los blancos a la gloria.

Sigue leyendo