La gestión paternal de Ancelotti

Carlo Ancelotti se ampara en sus rasgos circulares de paisano paciente, en su venerable melena plateada, en sus ojos glaucos, para sugerir la imagen de osito polar de peluche que conviene al gusto del pueblo e inspira confianza en los cuadros directivos. Solo de vez en cuando, en esas largas jornadas que le descubren demasiado cansado, o demasiado aburrido, deja entrever entre la pelambre de inofensivo muñeco la piel dura de elefante, y hasta los colmillos, largos y mellados, de viejo trashumante de las praderas.

Al entrenador del Madrid lo rodeaban los muchachos de la prensa, curiosos, después del partido contra el Almería, en la noche del miércoles, cuando uno le preguntó por lo que significaría para él ganar la Liga española, después de haber conquistado la Liga en Italia, Francia e Inglaterra, hasta sumar 32 títulos como técnico y como jugador.

Mi vitrina ya está llena de títulos. Yo solo quiero ganar para el club, la afición y los jugadores”

“No estoy seguro de que el Barça vaya a perder puntos en esta Liga”, dijo, señalando al líder que le saca dos puntos a falta de cuatro jornadas. “De lo que sí estoy convencido es de que nosotros podemos ganar los cuatro partidos que nos quedan. Como he dicho, yo no tengo ninguna ambición personal. Porque mi vitrina ya está llena. Solo quiero ganar títulos para el Real Madrid, para la afición, para el club y para mis jugadores”.

Después de haber tenido al frente de su organigrama de comunicación y propaganda a José Mourinho, el entrenador más oportunista que existe a la hora de colgarse medallas y ufanarse de su particular colección de copas, el Madrid se ha puesto en manos de un hombre que da la impresión de no preocuparse en lo más mínimo de su persona. A sus 55 años, Ancelotti no solo procura hacer lo que le mandan, aunque se trate de indicaciones aparentemente disparatadas, sino que le confiere a todos sus actos un marchamo de desprendimiento que acaba por encandilar, si no a los directivos, al menos a los futbolistas. Y en este negocio, a pesar de que los dirigentes se esfuercen por influir cada día más, todo depende de los futbolistas.

más información

El Madrid gana al Almería con un golazo de James y nada más
Cristiano se desespera sin su gol
FOTOGALERÍA Las mejores imágenes del Madrid-Almería

El partido contra el Almería fue un verdadero bodrio. Ganó el Madrid 3-0 haciendo lo mínimo indispensable frente a un equipo con lagunas de toda clase. La gente se irritó. Los pitos arreciaron contra los futbolistas propios. Pero, a diferencia de Mourinho, proclive a emplear las conferencias de prensa para bombardear su propio cuartel, Ancelotti se presentó como un escudo. “Ha sido un partido de transición”, justificó, comprensivo y paternal con sus pupilos. “No hemos jugado ni con mucha intensidad ni con mucha calidad. Es natural después de una semana en la que el desgaste físico y mental ha sido muy alto. Nos henos tomado un respiro pero siempre controlando el marcador”.

El técnico advirtió de que observa disfunciones en su centro del campo, manifiestas en Vigo y contra el Almería, pero se mostró confiado en que esto cambie. Si no tiene fe, lo parece. El próximo sábado le espera el Sevilla en el Sánchez Pizjuán en la difícil antesala antes de viajar a Turín a disputar la ida de las semifinales de la Champions con el Juventus.

“Hay partidos en los que no defendemos tan bien”, admitió, lanzando un mensaje de confianza en sus futbolistas. “Pero yo sé que cuando el equipo está concentrado defiende muy bien, incluso poniendo en la alineación a muchos jugadores creativos. Lo hicimos el año pasado en las semifinales contra el Bayern y contra el Barcelona. Yo sé que cuando este equipo tiene que defender, defiende. No siempre tenemos esta actitud. De vez en cuando nos descolocamos un poco. Contra el Almería en la primera parte no hemos presionado muy bien. En la segunda mejoramos”.

A veces nos falta actitud. Pero yo sé que cuando este equipo tenga que defender, defenderá”

Frente al Celta y el Almería se hizo evidente que Illarramendi padece una crisis de algún tipo, sea futbolística o existencial. Descartado contra el Atlético en los cuartos de la Champions, el vasco será más que probablemente borrado de la alineación contra el Sevilla, en donde puede que regrese Bale para jugar en punta, acompañando a Cristiano en un 4-4-2.

“No me preocupa Illarramendi”, dijo Ancelotti, lanzando una agradable cortina de humo. “Él jugó a un buen nivel en Vigo. Puede ser que contra el Almería su nivel no haya sido tan alto pero tiene mi total confianza”.

Martin Odegaard, el niño prodigio de Noruega, se quedó sin debutar, y sin convertirse así en el jugador más joven de la historia en enfundarse la camiseta del Madrid en un partido oficial. Este hito, sueño de algunos directivos, se frustró cuando Ancelotti cambió a Jesé por Nacho con el 3-0 en el marcador. “Odegaard tiene que trabajar, tiene que entrenarse y acostumbrarse”, advirtió el italiano, poniéndole un timbre de hierro al tono, normalmente algodonoso, de su discurso. “Es muy joven. Hoy se ha concentrado con el equipo y ha ido al banquillo por primera vez. En el futuro tendrá mucho tiempo para debutar”.

Sigue leyendo

El Consejo de Ministros aprueba la venta de los derechos del fútbol

El Consejo de Ministros aprobó este jueves finalmente y por real decreto la venta centralizada de los derechos de transmisión televisiva del fútbol para intentar así poner fin a casi 20 años de guerras entre operadores, disputas con la Federación y la Liga, sobreprecio del producto y reducción de ingresos por parte de los clubes, con la consiguiente falta de competitividad frente a otros torneos internacionales.

El modelo español, casi único en Europa de venta individualizada (derecho de arena) por parte de cada club, había logrado que la Liga, el torneo nacional europeo más fuerte deportivamente, fuera también la competición de su nivel que menos ingresos televisivos generaba. La Premier League, que acaba de renegociar con acuerdo de los clubes un contrato centralizado, recabará 1.875 millones. La Serie A italiana, donde se regula por ley como en Francia, ingresa 846. En España las televisiones reportaron en la temporada 2013/14 unos 800 millones.

más información

La FIFA amenaza con parar al fútbol español
La Federación creará una comisión para negociar con la LFP
Villar ofrece la solución a Tebas
Los derechos televisivos del fútbol
Más tarta y mejor repartida

El acuerdo, que rige para las próximas tres temporadas, para el mercado interior y exterior y para las retransmisiones en directo y en diferido, permitirá subastar conjuntamente los derechos para transmitir 380 partidos anuales de la Liga BBVA (Primera Divisón), los 400 de la Liga Adelante (Segunda), además de la Copa del Rey y la Supercopa.

Los cálculos de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), refrendados ahora por el Gobierno, elevan la previsión futura de ingresos a 1.500 millones a corto plazo.

El real decreto, cuyo primer borrador ya estaba preparado para ser aprobado en diciembre, es finalmente un encaje de bolillos con el que el Gobierno ha intentado contentar a petición de las partes enfrentadas a todos los sectores afectados, aunque la Federación Española de Fútbol, que se reclama responsable de la competición, no estaba de acuerdo hasta ahora con el reparto establecido.

Según la nueva norma, los clubes profesionales de fútbol se repartirán el 92% de estos ingresos televisivos. Dentro de los clubes profesionales, el 90% de esa cantidad será para los de Primera División y el 10% para los de Segunda.

Con el sistema actual, los cuatro primeros equipos acaparan el 45% de los ingresos

El 8% restante del dinero de la televisión se utilizará con otros fines: un 3,5% irá para los equipos que desciendan de categoría; un 1% para la Liga, un 2% para la Federación presidida por Ángel María Villar —si se explota conjuntamente la Liga y la Copa del Rey— y un 1,5% para deportistas de alto nivel y fútbol no profesional (2ª B y fútbol femenino).

La Federación recaudaba ahora 27 millones y con esta fórmula podría agregar otros siete.

La estimación de ingresos “en breve” de 1.500 millones de euros se proyecta sobre una partida previsible de mil milones para la comercialización en el mercado nacional y entre 400 y 500 millones más en el internacional.

La Liga española está lastrada, además, por un reparto poco equitativo que el Gobierno, según el ministro de Educación y Deportes, José Ignacio Wert, pretende corregir también con esta norma. Mientras el Real Madrid y el Barcelona reciben anualmente unos 140 millones de euros por sus derechos televisivos (33%), el Atlético, actual campeón de Liga, se queda en 50 millones. Los cuatro primeros equipos acaparan el 45% de los ingresos. Desde ahora los ingresos se repartirán entre los clubes basándose en tres criterios que deberían convertirse en fórmula matemática: un 50% del dinero destinado para los clubes de Primera se dividirán a partes iguales y el resto en función de otros criterios, como los resultados logrados en las últimas cinco temporadas y su implantación social, es decir su número de socios y abonados. En el caso de Segunda, se dividirá el 70% equitativamente y el 30% restante sobre los resultados de la última temporada.

Se prevé que la norma reduzca el desequilibrio de 7 a 1 favorable a los principales clubes

Wert destacó así que se reducirá algo el actual desequilibrio de 7 a 1 favorable a los principales clubes, por una etapa de tránsito de 4,5 a 1, para llegar a una meta final de 3 a 1. Y siempre con la máxima de que ningún equipo reciba menos dinero que ahora.

Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte, elaborador e impulsor del real decreto, ensalzó que se trata de “una medida histórica, necesaria para el fútbol español, que de esta forma tendrá un campeonato competitivo y no se alejará del nivel de las grandes Ligas del sector en Europa”.

Gracias al fondo de compensación previsto, casi 4.000 deportistas verán cómo un 1% de los ingresos por televisión irán destinados a darles el derecho a la Seguridad Social y se aportarán fondos para el fútbol femenino y el fútbol modesto.

Sigue leyendo

Fallece el internacional belga Mertens tras sufrir desfallecimiento

El futbolista belga de 24 años Gregoy Mertens, que fue internacional con la selección sub-19, ha fallecido este jueves tras permanecer en estado crítico desde que sufrió el lunes un desfallecimiento en el terreno de juego.

El joven defensor del Sporting de Lockeren murió en el hospital Limburgo Este de Genk (este de Bélgica), ciudad donde el lunes cayó desplomado cuando jugaba con su club contra el equipo local, a los 20 minutos de iniciarse el partido, según informó la agencia Belga.

Mertens fue reanimado por los médicos de ambos equipos con ayuda de un desfibrilador cardíaco antes de la intervención de los servicios de urgencias, que decidieron someterlo a un coma artificial.

Desde entonces su estado empeoró con el paso de los días hasta que finalmente falleció este jueves, rodeado de sus familiares más próximos.

Formado en el Anderlecht, Mertens llegó al Lokeren en enero de 2014 procedente del Círculo de Brujas, donde jugaba desde 2011. Además, vistió en diferentes ocasiones la camiseta de la selección nacional sub-19 y jugó igualmente en el Dilbeek y La Gantoise.

Sigue leyendo

Cuando un ‘gentleman’ se va

Cuando un futbolista lleva 16 años en el mismo club, desde juveniles, pasando por el Baskonia (filial en 3ª división), Bilbao Athletic (filial en 2ªB) y Athletic (12 años) y se ha jugado en todas las zonas del campo: extremo, interior, medio centro, mediapunta y, sobre todo, lateral, los momentos pasan de singulares a plurales. Andoni Iraola, que hoy ha anunciado que en junio abandona el Athletic, ha elegido sus momentos en el club de sus amores: “El debut ante el Barcelona, el 30 de agosto de 2003 (0-1 en San Mamés) y espero que el último partido ante el Barcelona en la final de Copa, aunque confío en que sea con otro resultado”, dijo en la multitudinaria conferencia de prensa en Lezama. Alfa y omega de una trayectoria a lo Le Tissier, otro one club man. Sin embargo, puestos a elegir hay dos momentos que colorearon la fotografía de Iraola en el Athletic. Una fue en Anoeta, llorando en el banquillo tras una derrita del Athletic frente a la Real. Él, guipuzcoano de Usurbil, sufriendo una derrota como quizás ningún aficionado la sufrió. Otra, el 18 de marzo de 2012, cuando frente al Valencia en San Mamés (0-3) fue expulsado por doble amonestación. Fue la primera y la última expulsión de Andoni Iraola en el fútbol profesional. Mister Iraola, ni en la plenitud ni en la decadencia, apeló a lo que no sabía hacer: frenar por la fuerza al rival, domesticarlo con el látigo, abrasarlo con la violencia. Fue por eso que Ronaldinho, tras un partido en el Camp Nou, dijo que de él que era el futbolista que mejor lo había marcado “porque no se conformaba con quitarme el balón, sino que lo convertía en una acción de peligro”.

Ronaldinho no sabía que cuando Iraola jugaba en el Antiguoko juvenil (un club de referencia en Gipuzkoa) el entrenador solía hacer un juego que consistía en colocar al futbolista en el entorno del banderín de córner y retar a dos, tres o cuatro jugadores a que le quitaran el balón. “Nunca lo conseguían. Su dominio de la pelota era espectacular”. Por eso se inició como delantero, o como interior, por su aire de jugón y su eficiencia en el control de la pelota. Sin embargo, fue con Ernesto Valverde, en su primera época cuando Iraola se asentó como lateral: “Él siempre me decía que le gustaba ver el campo de frente y no de espaldas”, señaló entonces el actual técnico rojiblanco. Y desde atrás, desde lejos, dicen que se ve más claro, que diría Joan Manuel Serrat. Porque desde atrás también se mira la portería contraria. Con Susaeta, cuando ambos han estado en plenitud, ha formado la banda derecha más sutil y más próspera de las últimas décadas, en un equipo que siempre tenía tendencia a la izquierda por la impronta de tipos como Gorostiza, Gainza, Rojo o Argote.

Fuera del campo, Iraola ha sido un capitán silencioso, un líder discreto al que el propio vestuario intentó convencer de que siguiera al menos un año más. Pero Andoni Iraola, con 507 partidos oficiales en Primera y 37 goles (más lo que reste hasta la final de Copa del 30 de mayo) mantuvo intacta su determinación: no se sentía con el poderío suficiente para responder lo que todo el mundo esperaba cada año de él. A punto de cumplir 33 años, Iraola prefiere despedirse en loor de multitudes que en el olor rancio de los reproches. Es lo que tienen los gentlemen, que no les gustan los lamparones.

Sigue leyendo

Aficionados del Dépor interrumpen entre insultos un entrenamiento

Unos cincuenta aficionados interrumpieron el entrenamiento del Deportivo en las instalaciones del club en Abegondo (A Coruña) menos de 24 horas después de que el equipo coruñés cayera derrotado por 4-0 en Elche y desperdiciara una oportunidad para salir de los puestos de descenso a Segunda.

Los seguidores se habían congregado en un aparcamiento próximo a la Ciudad Deportiva, muchos de ellos ataviados de ropa deportiva. Llevaban además varios balones. La intención que se había deslizado en las horas previas era la de escenificar un partidillo en el campo adyacente al que entrenaba el equipo y de alguna manera “retar” a los profesionales a una pachanga. Antes del “partido” comenzaron los cánticos desde la grada, algunos de ellos de espaldas a los campos. “Esa camiseta no la merecéis”, o “fuera mercenarios” estuvieron entre los coreados. En un determinado momento varios de los presentes saltaron al campo 1 de la Ciudad Deportiva de Abegondo, vecino al que ocupaba el equipo que prepara Victor Sánchez del Amo y se pusieron a jugar con la pelota. De inmediato les siguieron casi todos los presentes. Y entonces el balón dejó de rodar y brotaron los improperios, esta vez ya más cerca de los futbolistas.

más información

El Elche vapulea al Dépor
Málaga-Dépor, la necesidad empata
El último ‘sprint’
El beso de Lucas Pérez
60.000 euros y cinco años alejado de recintos deportivos por un tuit
Cinco años sin entrar al fútbol para los ultras de la reyerta del Calderón

Apenas llegaban a la decena las fuerzas de seguridad presentes, entre los guardias civiles y la vigilancia privada. Se vieron superados e incluso, en algún careo fuera de tono, alguno de estos últimos fue conminado a no utilizar su porra para impedir la invasión del césped. En cuanto los seguidores estuvieron a apenas unos metros de los futbolistas se recrudecieron los insultos y las descalificaciones. Dos de los futbolistas coruñeses del equipo acudieron a pedir calma, pero uno de ellos, Álex Bergantiños, tuvo que ser protegido y apartado. Le echaron en cara unas declaraciones efectuadas al día siguiente de los enfrentamientos en Madrid que finalizaron con el asesinato de Francisco Javier Romero Taboada “Jimmy”. “Hay que erradicar la violencia de la sociedad y del fútbol, hay quien se excusa en el fútbol para desahogarse y me duele que se vincule al Deportivo y a A Coruña con este tipo de cosas”, había manifestado entonces Bergantiños, uno de los capitanes del club, futbolista crecido en un equipo de un popular barrio de la ciudad y más tarde curtido en la cantera blanquiazul.

El técnico Víctor Sánchez del Amo también trató de sosegar los ánimos, junto a algunos futbolistas como Luisinho, Lux o Lucas Pérez. “No sentís los colores ni sentís nada”, tuvieron que escuchar. Alguno de los aficionados portaban camisetas con el número y el dorsal de los mismos jugadores a los que increpaban. “Está camiseta no la merecéis”, se despidieron a voz en grito antes de retirarse y dejar expuesta una gran pancarta que rezaba: “Nosotros con orgullo”.

“A nadie le puede gustar lo que ha pasado, pero no podemos dejar que nos afecte. Me llevan increpando desde hace tiempo”, dijo Bergantiños

Tras el entrenamiento habló Álex Bergantiños. “A nadie le puede gustar lo que ha pasado, pero no podemos dejar que nos afecte. Me llevan increpando desde hace tiempo, quizás por alguna declaración que se pudo malinterpretar, pero lo asumo como una responsabilidad más por ser capitán de este equipo”, apuntó antes de aclarar que sus intentos de diálogo fueron vanos. “Conmigo nadie fue capaz de hablar, solo hubo reproches”. Bergantiños fue tras el partido de Elche muy crítico con la actitud del equipo –“el decimoquinto de la clasificación nos ha dado un baño”, aseguró- y horas después seguía igual de crítico. “No dimos una imagen digna de futbolistas profesionales. Estamos dolidos y la gente también, pero tenemos que centrarnos en el próximo partido”.

A dos puntos de Almería y Eibar, que marcan los puestos de salvación, el Deportivo recibe el sábado en Riazor al Villarreal. Luego viajará a San Mamés, desplazamiento para el que su Federación de Peñas se quejó por el precio de las entradas establecido por el Athletic (45 euros la más barata, como en todos sus partidos) y criticó en un duro comunicado al Consejo de Administración del club por no haber negociado con éxito una rebaja en el precio determinado por el equipo vasco. Tras anunciar que suspendían la organización del viaje, el club determinó unas horas más tarde, justo mientras tenían lugar los incidentes en su Ciudad Deportiva, dedicar una partida presupuestaria a subvencionar el 50% del valor de esas entradas para los aficionados que las adquieran.

Sigue leyendo

El portero Alves complica la Champions League al Valencia

Tantas veces redentor, un muro infranqueable, un error de Alves complicó al Valencia el desarrollo del partido bien jugado como siempre por el Rayo y del que solo pudo sacar un empate gracias a Parejo tras un excelente golpeo de falta. Al principio del choque, un disparo inocente de Embarba se le escapó de las manos a Alves y obligó al Valencia a remar contracorriente. Le alcanzó para un empate que frena su objetivo vital de Champions. Mantiene la cuarta plaza igualado con el Sevilla al que supera en el golaverage.

Con decisión, sin especulación alguna, el Valencia impuso su ley en principio ante un Rayo al que le va el vértigo y el riesgo. Ni la avanzada presión del conjunto de Nuno le hizo cambiar de proceder, iniciando el juego desde la defensa, fiel al compromiso con el fútbol que propone Paco Jémez, para bien y para mal. Una propuesta atractiva y que ha servido al Rayo para salvar la categoría de manera sobrada y con seducción.

El Rayo convierte los partidos en un placer visual. No hay corsé alguno y el juego discurre de portería a portería con un ritmo alto de juego siempre que el rival también entre en la tómbola. Lo agradeció un Valencia enchufado que antes del primer cuarto de hora contó con cuatro llegadas claras al área de Toño, bien llevadas, peor finalizadas, siempre peligrosas entrando por el centro con André Gomes y Parejo, o por las bandas con Piatti, de nuevo en el equipo superada la lesión muscular, y Rodrigo, secundados ambos por Gayà y Barragán.

Hermético cuando lo requiere el Valencia, al Rayo le costaba asomarse ante Alves. Y en una acción sin aparente peligro encontró el gol. La fe de Embarba, porfiando por el esférico con tres jugadores valencianistas, le concedió el premio gracias a su optimismo. Su disparo centrado, sin aparente peligro con dirección al pecho de Alves acabó en la red por un error técnico o exceso de confianza del fiable portero brasileño. Los tantos de churro también cuentan.

El gol recibido hizo mella en la confianza del Valencia que perdió chispa y claridad, mientras el Rayo, con los deberes hechos antes de tiempo en la temporada, siguió a lo suyo, sin refugiarse. Pero el potencial ofensivo del Valencia, capaz de generar ocasiones de la nada, obligaba a la defensa vallecana a extremar la concentración. Dos remates consecutivos en boca de gol, falló Negredo asistido por Rodrigo antes de finalizar el primer acto.

Atribulado en el despliegue, el palo derecho de Toño evitó que el disparo de Parejo igualara el marcador ya en la segunda mitad. Al poco, Una incursión de André Gomes fue abortada en falta por Morcillo siendo el último defensor que acarreó su expulsión. Parejo convirtió el lanzamiento directo. El empate y la superioridad numérica abrieron el cielo al Valencia. No se venció el Rayo rebelde y Toño provocó la expulsión de Rodrigo que picó en la provocación del portero. Se enredó el partido y el Valencia no concretó su arreón final. Peligra la Champions.

Sigue leyendo

El Espanyol hunde al Granada

Se muere el Granada. Cuando mejor estaba, apretando en busca del 2-1, un contragolpe del Espanyol hizo que los Cármenes enmudeciera. Un silencio premonitorio, puesto que el equipo de Abel se va a Segunda División. El tanto de Montañés vale mucho para el Espanyol. Tanto, como empezar una nueva Liga en estas últimas cuatro jornadas. Con 45 puntos, el conjunto que dirige Sergio está a dos puntos de los 47 del Málaga en la séptima plaza. Si el Barcelona gana la Copa, esta séptima posición da derecho a jugar en la Liga Europa.

No es que el Espanyol hiciera un gran encuentro, pero golpeó cuando más daño pudo hacerle al Granada. Momentos decisivos que rompieron la frágil moral del grupo andaluz. Por supuesto, en ambas dianas tuvo un protagonismo destacado Sergio García, genial en el primer gol y generoso en el segundo. Al Granada de nada le valió el remate de Mainz en el único despiste de los catalanes. Lass había dinamizado algo a los andaluces, que cayeron de nuevo en uno de sus graves errores a lo largo de la temporada: encaja tantos decisivos en el tramo final de los partidos.

Todo corazón y empuje, el Granada recibió una puñalada mortal al filo del descanso. Un robo de balón de Lucas Vázquez a un despistado Insúa le dejó la pelota al borde del área a Sergio García. En tres segundos quedó plasmado el universo que separa a un aspirante a la séptima plaza, que puede ser europea, con un equipo que pelea por la permanencia. Un quiebro y un golpeo impresionante a la escuadra. Primer tiro a puerta del Espanyol y golazo. El Granada suspiró todo el primer tiempo por una jugada como la que protagonizó Sergio. No tiene jugadores de esa calidad, ni talento para filtrar pases interiores. Juega con un chaval en la delantera, Success, y mucho orden, pero le cuesta un mundo hacer gol. Así es imposible. Por más que Abel y sus jugadores trabajen, la élite requiere talento y gol. El Granada no lo tiene.

De nada le sirve que sus jugadores se maten en el campo. Nyom e Iturra son los referentes más claros. Pelean y muerden. Pero el Granada no gana. Al Espanyol se le vio suelto. Jugó casi con desdén, sin problemas atrás y bien conducido por Lucas Vázquez. Se mostró confiado a una genialidad de Sergio. La acabó encontrando. El Granada tuvo su mejor ocasión a los tres minutos, cuando un centro de Nyom estuvo a punto de ser rematado por Success. Fueron 10 minutos de ilusión para el equipo andaluz. Mejoró luego en la segunda mitad con los cambios, pero es demasiado frágil en ambas áreas. El Espanyol tiene la oportunidad de pelear hasta el final de la competición por Europa junto a Málaga, Athletic y Celta. Un reto para el grupo de Sergio.

Sigue leyendo

La peligrosa relación de narco y fútbol

Una orden internacional de búsqueda y captura de la Interpol por blanqueo de dinero contra Freddy Rincón, uno de los futbolistas más recordados de Colombia y exjugador del Real Madrid (1995-96), revivió lo que algunos han llamado el lado B de la historia de este deporte en el país sudamericano, marcado por el narcotráfico y por los capos de la droga, cuyo poder alcanzó a jugadores, árbitros y directivos.

A Rincón la justicia lo reclama para que responda ante los tribunales panameños a partir de una investigación por lavado de dinero y conspiración para traficar con drogas. Su cercanía con el narcotraficante Pablo Rayo Montaño que, según él, surgió en la infancia, le vuelve a pasar factura. En 2007, el centrocampista internacional de finales de los años 80 y comienzos de los 90 ya había sido capturado en Brasil, señalado por invertir dinero de Rayo Montaño en Panamá. Y aunque entonces el caso fue archivado, ahora reaparece y recuerda cómo el fútbol ha sido protagonista de sonados líos con la justicia.

El América de Cali, equipo en el que jugó Rincón, estuvo durante 17 años en la Lista Clinton por su presunta relación con dinero procedente del narcotráfico. Miguel Rodríguez Orejuela, el capo que lideró el cártel de Cali, compró el equipo a finales de los años setenta y durante varios años tuvo las mejores nóminas. Detrás de cada nombre, había un operativo de lavado de dinero. Por ello, finalmente cayó el América de Cali en una cárcel financiera. Al equipo le cancelaron las cuentas bancarias y la nómina decayó.

más información

Freddy Rincón, reclamado por la justicia panameña
Freddy Rincón, arrestado
El Corinthians recurre a la FIFA para retener a Rincón
La venganza de Rincón

Pero no fue el único. Varios clubes fueron permeados por los dineros del tráfico de drogas. Pablo Escobar, el capo del cártel de Medellín, fue dueño del Atlético Nacional y uno de sus socios, Gonzalo Rodríguez Gacha, El Mexicano, se convirtió en propietario del equipo bogotano Millonarios. “Era común saber que los capos del narcotráfico se adueñaban de los clubes y tenían nexos con equipos profesionales de fútbol que veían cómo sus formaciones se llenaban de estrellas imposibles de llevar a Colombia por sus costos. Los propósitos eran claros: tener al pueblo de su lado. ¿Quién iba a reprocharles moralidad si les daban alegría con sus inversiones en cracks?”, comenta el periodista y columnista colombiano Nicolás Samper.

Pero no solo se trataba de dinero de dudosa procedencia y de estrellas de fútbol que, sin aparente explicación, empezaron a llegar al país. También, en palabras de Samper, “la lucha de los cárteles de droga se trasladó a las canchas: se declaraban guerra de mafias a través de mensajes claros, como aquella vez que en medio de un partido del Atlético Nacional contra América de Cali una avioneta sobrevoló el Estadio Atanasio Girardot y arrojó panfletos a las gradas. Se anunciaba la creación del MAS, un grupo paramilitar financiado por el narcotráfico”.

Muchos recuerdan aún cuando el delantero colombiano Anthony de Ávila le dedicó un gol en las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Francia a los narcotraficantes Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, hoy presos en Estados Unidos. A pesar de las críticas, el jugador, años después, ha asegurado que si tuviera que volver a dedicar un gol a un narco, lo haría. Lo mismo ocurrió con el arquero René Higuita, quien nunca negó su cercanía con Pablo Escobar. Y aunque pocos casos terminaron en la justicia, Samper recuerda las amenazas a los jueces internacionales Juan Carlos Bava, Abel Gnecco y Carlos Espósito, quienes fueron secuestrados un par de horas antes de dirigir la semifinal Nacional-Danubio de la Copa Libertadores en 1989 y el asesinato del árbitro Álvaro Ortega, en noviembre de 1989 después de un partido del Atlético de Medellín contra el América de Cali, lo que ocasionó la suspensión del torneo.

Y aunque las cosas han cambiado “no se ha alejado del todo al fútbol de los negocios turbios. Tanto que Envigado Fútbol Club, líder del actual torneo colombiano, está incluido en la lista Clinton”, recalca Samper.

Pero no solo en Colombia el narcotráfico ha permeado en el fútbol. En febrero del año pasado, en México, fue capturado Tirso Martínez Sánchez, presunto líder de un cártel, ligado al lavado de dinero en los equipos de fútbol Querétaro, Irapuato y Celaya. También en 2014, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó sanciones contra uno de los directivos del Isidro Metapán por presunto lavado de dinero y evasión fiscal. “Los rezagos de las malas prácticas relacionadas con el narcotráfico continúan merodeando el fútbol”, recalca el periodista colombiano. Se espera saber cuál será el futuro jurídico de Freddy Rincón, que ha asegurado que no ha ido a responder personalmente ante los estrados de la justicia porque siente que no tiene “garantías”.

Sigue leyendo