Autor: @BrenpCom

Ciencia para mejorar el mezcal

Deleitar al paladar con un buen mezcal es el resultado de un proceso exhaustivo, y también de compleja investigación científica. Para lograr que el producido en el estado de Guerrero sea de alta calidad en sabor y aroma, especialistas del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej) han puesto en marcha un proyecto de asesoramiento a 80 productores artesanales, con el fin de aplicar estrategias de mejora en su manufactura y cumplimiento de las especificaciones de las normas correspondientes. El objetivo es que esta popular bebida alchólica mexicana

Solo 10 de los 800 fabricantes cuentan con certificación del Consejo Mexicano Regulador de la Calidad del Mezcal

Unos 900 productores de Guerrero elaboran al año cerca de 1,7 millones de litros de mezcal en pequeños volúmenes sin aplicar procesos estandarizados que aseguren su calidad. Coordinado por el doctor Manuel Reinhart Kirchmayr, el proyecto Transferencia de tecnología para la estandarización de los procesos de producción y envasados de mezcal en el estado de Guerrero busca alcanzar la homogeneidad del producto para lograr la certificación oficial y, por ende, una comercialización con mayor éxito, que repercuta en el desarrollo de la región. Solo 10 de los 800 fabricantes cuentan con certificación del Consejo Mexicano Regulador de la Calidad del Mezcal (Comercam), según Kirchmayr.

ampliar foto

El doctor Manuel Reinhart Kirchmayr. / Conacyt

Los investigadores realizaron un diagnóstico entre los productores para conocer la forma en que elaboran este derivado del agave, tomaron muestras e hicieron propuestas de mejoras. “Comprobamos que los productores no aplican ciertas mediciones de control; si no saben cuánto agave necesitan para producir el mezcal o cuánta leña necesitan para cocerlo, no pueden sacar un cálculo de cuánto les cuesta fabricar un litro de mezcal”, detalla.

Estos productores desconocían los procesos biológicos y químicos que se desarrollan en las diferentes etapas de la producción y, en la mayoría de los casos, fermentaban por mucho tiempo el destilado, lo que impide que el producto cumpla con las características que dicta la Norma Oficial Mexicana (NOM) 070-SCFI-1994, referente a la acidez del mezcal.

“Lo que hicimos fue realizar una serie de cursos a los productores, les explicamos qué es lo que ellos están obteniendo y qué podrían obtener si llevan a cabo ciertos cambios en sus procesos, tanto para la eficiencia como en las características aromáticas y de calidad de su producto”, dice el científico.

Mejor calidad

El investigador del Ciatej, perteneciente al Sistema de Centros Públicos de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), asegura que confía en que al aplicarse estas recomendaciones se mejorará hasta un 30% de rendimiento en la producción y se garantizará calidad homogénea, porque a través de un proceso artesanal sin protocolos establecidos es imposible lograr estos resultados.

Los productores desconocían los procesos biológicos y químicos que se desarrollan en las diferentes etapas de la producción

“El trabajo implica que un producto, entre un lote y otro, se mantendrá igual. Si voy a comprar una botella esperaría que la próxima vez que vuelva a comprarlo sea igual, y eso es justamente lo que en los campos de producciones artesanales no ocurre, porque ellos, simplemente, se lo toman con un ‘esta vez sí me salió bien y la próxima vez, quién sabe’”, dice Kirchmayr.

Los investigadores plantearon medidas como realizar mediciones sencillas, determinar los pesos de los productos que se deben usar, medir pas temperaturas, las concentraciones de azúcar y los grados alcohólicos en cada etapa de la producción, así como sugerir modificaciones a las prácticas actuales en la preparación de la fermentación y la obtención de los destilados.

El doctor Kirchmayr, quien con su equipo de trabajo realizó la investigación entre junio de 2013 y julio de 2014, reconoce la existencia de cierta dificultad para que estas fábricas artesanales consideren en su totalidad las recomendaciones realizadas.

Ciencia en Español

Sigue leyendo

Científicos de toda Europa piden prohibir los coches más contaminantes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que una de cada ocho muertes que se produjo en el mundo en 2012 estuvo causada por la contaminación atmosférica, principalmente por la alta concentración de partículas en suspensión en el aire, un contaminante procedente, en su mayoría, del tráfico rodado y marítimo, la industria y el polvo de obras. Por este motivo, siete instituciones científicas europeas, entre ellas el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han recomendado a la Comisión Europea y a diversas Administraciones estatales y regionales del sur del continente que creen zonas de baja emisión en las que se prohíba la circulación de vehículos viejos que funcionan con gasoil y “favorecer” la entrada de coches eléctricos.

Para ilustrar esta recomendación, los científicos recuerdan las medidas tomadas en los países del norte de Europa. En concreto, el estudio pone como ejemplo a Alemania, donde desde 2008 se han decretado una sesentena de zonas de baja emisión, en las que solo pueden circular los vehículos que emitan menos cantidades de partículas (PM2.5 y PM10). Según los científicos, el país germánico es de los pocos en los que esta medida ha sido “efectiva”.

más información

Madrid expulsa el coche del centro
Sale el sol, sale la contaminación
Europa enferma por contaminación

Las recomendaciones de los científicos son el resultado del proyecto Airuse Life+, financiado por la Unión Europea y realizado durante tres años en Atenas, Oporto, Barcelona, Florencia y Milán, para estudiar el origen y la efectividad de las medidas para reducir la polución de este contaminante, que es causante de enfermedades respiratorias, infartos de miocardio y varios tipos de cáncer. En su lista de 70 riesgos para la salud, la OMS sitúa a la contaminación como la novena y la primera causa ambiental.

El estudio se ha centrado en los países del sur de Europa, donde, según Xavier Querol, investigador del CSIC en el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA) y coordinador del proyecto Airuse Life+, la contaminación por partículas en suspensión tiene condiciones y fuentes de emisión particulares, más relevantes que en el norte del continente. “El hecho de que la lluvia sea menos abundante en las ciudades del sur hace que la atmósfera no se limpie y las partículas estén continuamente en suspensión”, asegura Querol.

El estudio revela también que durante los últimos años han aumentado las emisiones de otros focos: las estufas y calderas de biomasa. El consumo de este combustible se ha disparado; en 2012 se quemaron 15 millones de toneladas de pellets en el mundo, y se prevé que en cinco años esta cantidad se multiplique por cuatro o cinco, según las previsiones del operador forestal global Ekman.

Aunque en los países del norte de Europa ya se había generalizado su uso, a raíz del aumento del precio de otras fuentes de energía como la electricidad y los combustibles fósiles, este tipo de instalaciones se ha multiplicado en el sur del continente. Este crecimiento, sin embargo, no ha ido acompañado de una certificación que regule la calidad del combustible. “Es clave su regulación ya que algunos de los pellets que se están utilizando, como los de madera reciclada, arrojan niveles muy importantes de contaminantes y actualmente no hay ninguna certificación en los países del sur de Europa”, explica Querol.

Sigue leyendo

Xavi Hernández: 500 partidos, 7 Ligas y 96 asistencias de gol

El de Xavi es un nombre demasiado corto para una carrera tan larga y una huella tan profunda en la historia del fútbol, no solo en la del FC Barcelona, también en la del deporte español. Más de 750 partidos le contemplan con la camiseta del Barça, club al que ha defendido durante 17 temporadas, el único para el que ha jugado y, desde ayer, cuando sustituyó a Iniesta en el tramo final del partido ante el Espanyol, es el octavo futbolista en sumar 500 partidos en la Liga española, por detrás de Zubizarreta (622), Raúl (550), Eusebio (543), Buyo (542) Sanchís (523) Casillas (506) y Soler (504).

El centrocampista de Terrassa llegó al Barcelona con 12 años y no se ha movido de ahí

Xavi es el cuarto futbolista español que accede al selecto club de los 500 partidos en Liga defendiendo los colores de un único club tras Sanchís, Raúl y Casillas, que los alcanzaron jugando tan solo para el Real Madrid. El centrocampista de Terrassa llegó al Barcelona con 12 años y no se ha movido de ahí. La casualidad quiso que el partido coincidiera con el encuentro número 500 de Steve Gerrard en el Liverpool, otro hombre que ha dedicado toda su carrera a un único club, otro futbolista ejemplar.

El volante catalán debutó en primera división el 3 de octubre de 1997, en Mestalla, de la mano de Louis Van Gaal –“un técnico muy valiente, un adelantado por sus métodos, que no se casaba con nadie, valiente, pero que a veces asustaba, por lo menos a mí, que entonces era un crio”- reconoce ahora el capitán del primer equipo, y en mayor o menor medida, desde el holandés, ocho entrenadores le han dado su confianza: Serra Ferrer, Rexach, Antic, Rijkaard, Guardiola, Vilanova, Martino y Luis Enrique.

Xavi ha marcado 57 goles, ha dado 96 pases de gol y ha celebrado 7 ligas para un total de 22 títulos que ha ganado con el Barcelona en estos años, siendo el futbolista español más laureado de la historia. Acostumbra a señalarlas como su mejor recuerdo en el Barça, sin desdeñar los triunfos en las finales de las Copas de Europa, en especial las de Roma y Wembley “por el alto nivel de juego que ofrecimos”. Tampoco olvida el gol que le marcó a su amigo Iker en el Bernabéu, de vaselina, tras una asistencia de Kluivert, al final de la primera temporada de Rijkaard en el Barcelona, que sirvió para que el Barcelona ganara aquel partido (1-2)

más información

El Barça enmudece al Espanyol
El Barcelona, al dictado de Messi
Jordi Alba: “¡Siempre igual, siempre a mí!”
Cuando el fútbol es lo de menos

“Ni por casualidad soñé que conseguiría lo que he conseguido. Ni por un segundo, de niño, se me pasó por la cabeza vivir todo esto. Me siento un auténtico privilegiado” ha dicho Xavi, que difícilmente olvidará la bronca que acompañó la puesta en escena de su quinto centenario en la Liga. Faltaban pocos minutos para el término del partido cuando Luis Enrique le mandó sustituir a Iniesta, a quien acompañó la tradicional ovación que le recuerda como héroe de la final de Johannesburgo y por el detalle que tuvo al dedicarle el gol y el triunfo a su amigo Jarque, fallecido de un paro cardiaco y capitán españolista. Fue poner el pie en el campo Xavi y las palmas se tornaron una estruendosa pitada. La respuesta del catalán fue tirarle un sombrero a un centrocampista local.

El contrato de Xavi con el Barcelona termina el 30 de junio de 2016, pero no está claro que vaya a continuar en la disciplina del club en el que ingresó con 12 años. La decisión, en cualquier caso, solo depende de él, que debe decidir si cumple el documento en vigor con el Barcelona o acepta una de las dos ofertas que tiene sobre la mesa, la de un club catarí o la del New York City. El Barça pretende que se quede al menos hasta enero de 2016, pero le ha dado vía libre para que decida lo que mejor le convenga.

Sigue leyendo

Málaga-Dépor, la necesidad empata

Igualaron Málaga y Deportivo y cierran la jornada sin saber si festejar el punto conseguido o añorar los dos que tuvieron cerca en un partido sin dueño, de esfuerzo y estrategia, pleno de tensión porque a estas alturas a casi todos les aprieta el zapato, nadie acaba de estar cómodamente calzado en una posición en la tabla que culmine sus aspiraciones, ni siquiera este Málaga que tras pasarse media Liga entre los siete primeros lleva ahora seis partidos son vencer y siente ahora el aliento de sus perseguidores, cuanto más el Deportivo, que hila ya once jornadas sin ganar.

Cerca estuvo la victoria. La tuvo el Málaga en el último aliento, en un testarazo de Javi Guerra al que respondió Fabricio con una de las paradas de la temporada. Poco antes casi la cantó el Deportivo con un libre directo que Lucas Pérez envió al palo. Como en aquel cinematográfico match ball londinense de Woody Allen, la pelota se paseó sobre la línea, que ejerció de imaginaria cinta para separar quien sabe si un futuro diferente para el conjunto gallego, redivivo al fin en aspectos como el control del ataque rival, pero de nuevo desafortunado en una de sus taras, el remate. No pegó el Deportivo cuando pudo y no cesó de sufrir por ello porque el Málaga le obligó a extremar la atención para trabajar la espalda de la zaga. Hacia allí orientó buen parte de sus ataques la pizarra de Javi Gracia, hacia la velocidad y la ruptura de Amrabat y Juanmi. Por ahí encontró un remate al poste nada más empezar el partido el nuevo internacional español, que acabó la mañana difuminado al filo del fuera de juego, casi siempre un paso más allá de lo debido.

Se replegó sin ambages el Deportivo, a la espera, tratando de afianzarse desde atrás, sin tanto balón como acostumbra, pero con una paciencia que en su situación casi roza lo temerario. Jugó con el reloj y con el esfuerzo del rival para crecer con el paso de los minutos, durmió el partido y anuló a los siempre bulliciosos atacantes del Málaga, golpeado y renqueante desde muy pronto Samu Castillejo, apenas sin balón Samu. Tan sólo Amrabat logró escaparse del radar deportivista, siempre exuberante e imprevisible el pelado delantero. Fue él quien encontró un espacio tras los centrales para adelantar al Málaga en un inicio de la segunda parte desmadrado. Marcó el marroquí con un potente chut que se le escurrió a Fabricio y entonces, con tres cuartos de hora de partido por delante, el Deportivo se lanzó a por la réplica con la fiereza de la desesperación. Volteó el partido, subió líneas y asumió riesgos dejando un latifundio ante Fabricio, terreno abonado para tanto velocista como atesora el Málaga, pero llegó pronto a las tablas gracias a un cabezazo de Oriol Riera, una rareza en la campaña del cuadro gallego, que por una vez sacó fruto de una acción a balón parado sin rebotes ni situaciones extrañas.

La recobrada igualdad devolvió todo a la situación anterior. Reculó varios pasos el Deportivo, buscó un nuevo aire el Málaga con Duda al comando de las operaciones. Llegó un gol bien anulado a Samuel García que mostró que la línea de cuatro que había dispuesto Víctor Sánchez del Amo volvía a estar acoplada. Se había armado con un 4-4-2 el técnico madrileño, con Juan Domínguez en una inopinada posición de repliegue en la banda izquierda en su regreso a la titularidad después de tres meses de sombras. Llegó más fuerte su equipo al epílogo del partido, pero siempre con el temor a la pegada del rival. Por eso, entre otras cosas, el Málaga le aventaja en 18 puntos en la tabla. Pero al final hasta en eso se igualaron, tuvieron la victoria y firmaron el empate.

Sigue leyendo

Respira el Almería mientras se ahoga el Eibar

A la carrera, el Almería alcanzó una victoria que le da vida ante un Eibar que ha perdido prestaciones y oxigeno, sin apenas crédito. Dos puntos le separan del descenso que ocupa ahora el Dépor. La velocidad de Zongo y Thievy, la gestualidad de Wellington Silva que se inventó un penalti, concedieron al conjunto de Sergi Barjuan una victoria que reafirman sus posibilidades de salvación, igualado a 31 puntos con el Eibar que, al menos, salvó el golaverage particular entre ambos equipos (5-2 a favor del conjunto armero en Ipurúa). El fútbol no entiende de romanticismos. Con escaso potencial el Eibar se instaló en la gloria en la primera vuelta. La realidad se acaba imponiendo.

Ha agotado ya las rentas el Eibar obtenidas en una primera parte de campeonato perfecta, cosechando 27 puntos que presagiaban una primera participación plácida en la máxima categoría de fútbol español. Cuatro puntos de 42 disputados en la segunda vuelta, explican que a cinco jornadas para la conclusión de la Liga, el Eibar se encuentre de lleno metido en el fango, con más dudas que certezas, tocado en el ánimo viendo como los equipos que se encuentran inmersos en la lucha por evitar el descenso, como el Almería, reaccionan mientras el grupo de Garitano permanece estancado.

Concluyó Thievy con un duro disparo de zurda un contragolpe perfecto a la salida de un córner del Eibar. Se adelantaba en el marcador el Almería con el gol del franco-congoleño apenas cumplidos los ocho minutos de juego, cuando los equipos aún no tenían definidas las propuestas, con claras intenciones ambos de conquistar una victoria fundamental para la salvación, vital para el grupo de Sergi Barjuan con menos margen de error.

Reaccionó el Eibar a la adversidad dando un paso al frente, adelantando las líneas, presionando el inicio del juego almeriense, conquistando el esférico, obligando al conjunto andaluz a ordenarse en defensa. Atacaba el Eibar y contestaba en un principio el Almería con velocidad, la que imprimen Zongo, Thievy y Espinosa. En una nueva contra conducida por Zongo, Thievy pudo doblar la ventaja al filo del descanso. Con Irureta vencido, Lillo interpuso la cabeza para desviar el balón rematado de manera mordida por el exjugador del Espanyol. Para entonces, el juego lo capitalizaba por completo el conjunto armero cercando la portería de Rubén que intervino felizmente a disparo de Arruabarrena, la única ocasión clara del Eibar en el primer acto.

Thievy de nuevo en el inicio del segundo periodo, estrelló el esférico en el larguero tras una gran internada de Zongo por el costado derecho superando a Dídac Vila y asistiendo al franco-congoleño que ajustó en demasía el tiro. La velocidad del Almería desbordaba al Eibar, ortodoxo en el despliegue, sin picante llegado al área de Rubén, apenas exigido. Equilibrado el choque en la medular, Garitano optó por el juego directo con la presencia de Piovaccari y Lekic. Contestó Sergi Barjuan con la introducción de Wellington Silva por Hemed. Al minuto, tras un par de bicicletas, con habilidad y cierto teatro, el extremo de Rio de Janeiro se fabricó un penalti tras un leve toque de de Dídac que picó el anzuelo. La pena máxima la transformó con suspense el capitán Verza. Para respiro del Almería. El Eibar se ahoga.

Sigue leyendo

Una fiesta sin cerveza

Abortada la resistencia pasajera del Dortmund, que le birló dos Bundesligas (2011 y 2012) con la seductora propuesta de Jürgen Klopp, el Bayern no encuentra mayor estímulo ni desafío en su propio campeonato que la autosuperación. La liga alemana se traduce en un ejercicio rutinario para el gigante bávaro, gobernador implacable del torneo en los últimos tiempos —10 cetros de 15 desde la entrada en el nuevo siglo—, sea en la versión que sea. Ayer, después del tropiezo del Wolfsburgo frente al Moenchengladbach (1-0) y del triunfo un día antes contra el Hertha Berlín (1-0) en su lujoso hogar, el equipo muniqués celebró su 25º título en Alemania.

Se trata del segundo con Pep Guardiola en su banquillo, el quinto del catalán desde que aterrizó en la región de Baviera. Contratado hace dos años para llevar a cabo una obra magna, para implementar un estilo vistoso y contracultural en medio de un torneo rudo y físico hasta hace no mucho, el técnico ha atado el objetivo a falta de cuatro jornadas para la conclusión del campeonato. Aunque ha tardado tres semanas más que el curso pasado, cuando se convirtió en el campeón más precoz de la Bundesliga, los registros del Bayern vuelven a ser categóricos.

Tomó el mando desde la quinta jornada —la temporada anterior lo hizo en la octava— y por el camino ha dejado varios marcadores rotundos —6-0 al Werder Bremen, 8-0 al Hamburgo (su triunfo liguero más abultado en 30 años) o el 0-6 en Paderborn—, así como unos registros demoledores: 24 victorias, cuatro empates y solo dos derrotas; ante el Wolfsburgo y el Borussia Moenchengladbach, precisamente. Hasta ahora, su ratio goleador se eleva a 2,53 dianas por encuentro (77 a favor y 13 en contra), ligeramente inferior al de la 2013-2014, sellada con un promedio de 2,65 y 94 tantos, por los 23 encajados.

Vuelve Guardiola a engarzar el título después de tomar decisiones complicadas el pasado verano y de dar una vuelta de tuerca a su equipo, golpeado por las lesiones. Dio vía libre al traspaso de dos jugadores importantes como Kroos (Real Madrid) y Mandzukic (Atlético) e incorporó piezas estratégicas como Xabi Alonso, jefe de operaciones en el centro del campo, o el polaco Lewandowski (16), segundo goleador del Bayern en el torneo doméstico por detrás de Robben (17).

La cifras vuelven a ser demoledoras: 24 triunfos, cuatro empates y dos derrotas, con un promedio goleador de 2,53 dianas por encuentro

Asimismo, decidió el entrenador españolizar un poco más el equipo. A la presencia de Javi Martínez y Thiago, reclutados en su primer año en Múnich, añadió la de Reina y Bernat, al que ha concedido un papel relevante en el carril izquierdo del equipo. En la faceta creativa sobresale hoy el joven Thiago, decisivo en el pase a las semifinales de la Champions, en las que el cuadro alemán quedó emparejado con el Barça. Antes de acometer el reto europeo y de la semifinal de la Copa, mañana martes (20.30), a partido único frente al Dortmund, despejó el camino con su 19º título como entrenador.

“Lo celebraremos por todo lo alto”, dijo el director general del club, Karl-Heinz Rummenigge. A buen seguro, con la cerveza que también regó a Guardiola hace un año.

Sigue leyendo

Un derbi con balas de fogueo

La llama del derbi entre el Arsenal y el Chelsea se mantuvo viva el tiempo que tardó en darse cuenta el equipo de José Mourinho, plano y reservón, de que un empate (0-0) en el Emirates era un resultado de oro. Levantaron el pie del acelerador los blues y se destensó el cuadro de Arsène Wenger, al que ni siquiera el acicate de batir por primera vez a su colega portugués –siete derrotas y seis empates a favor del luso en el cara a cara– le sirvió de estímulo. A falta de cinco jornadas para la conclusión de la Premier y con un partido menos, el Chelsea ya acaricia la corona inglesa: cuenta ahora con 10 puntos de renta sobre el City y los gunners. Alirón a la vista, por tanto.

Si una dosis del morbo se concentraba en los banquillos, por el desencuentro eterno entre los técnicos, otra buena porción correspondía al número 4 de los blues. Antiguo buque insignia de los gunners, Cesc eligió la opción de Stamford Bridge después de que Wenger descartase su regreso al Emirates el pasado verano.

“Porque quería ganar títulos”, se encargó de enfatizar Mourinho en la previa del encuentro. Así que recibió los calurosos bufidos de los seguidores del Arsenal cada vez que tocó el esférico. Cada intervención del medio, ahora de azul e infiltrado en las filas enemigas, vino acompañada del ruidoso ¡buuuh! de la grada. Solo una pequeña tregua al final, cuando fue relevado por Zouma y recibió unos pocos aplausos como reconocimiento por los servicios prestados.

Enmascarado a raíz de la fractura nasal que sufrió a principios de mes, al medio pareció importarle más bien poco el revuelo. En su línea esta temporada, tejió el juego del Chelsea y mandó. Y de un delicioso pase suyo, en forma de parábola, nació la primera gran oportunidad de los visitantes. Oscar ganó la espalda a la defensa, Cesc filtró el cuero y el brasileño logró rematar el balón ante la salida de Ospina, que arrolló al atacante y le dejó grogui; el árbitro, muy desacertado, obvió la pena máxima, más que evidente. Camino del gol, el balón fue desviado finalmente por Bellerín, velocísimo en la carrera.

Eddie Keogh (REUTERS)’);”> ampliar foto

Welbeck intenta rematar ante Terry. / Eddie Keogh (REUTERS)

Acto seguido, Fàbregas fue de nuevo protagonista, pero en la otra área. Le tiró una finta a Cazorla y cayó, pero el árbitro no interpretó el leve toque del asturiano como penalti y le amonestó. En la banda, risas burlonas de Mourinho, quien poco después aparcó los aspavientos ante una mano clarísima de Cahill en su intento por atajar un disparo a media distancia de Cazorla. El centrocampista asturiano volvió a actuar como mediocentro, en compañía del bregador Coquelin, y fue de nuevo el mejor soporte de su equipo. Nada que ver con el taciturno Özil, desfondado y sin desborde, una caricatura de aquel estilista que sedujo al Bernabéu.

La batalla en su terreno, la zona media, fue hermosa. Por ahí fluyó la mayor parte del tiempo el balón, tratado con mimo durante el primer acto por parte de ambos equipos, pero inyectado de una anestesia innecesaria en la segunda mitad. Y eso que Mourinho abandonó la fórmula del falso ariete con Oscar –forzada por las ausencias de Diego Costa y Remy– y desenjauló al viejo Drogba, invitado non grato en el Emirates debido a los ocho goles que le ha endosado al Arsenal en las 12 veces que le ha encarado. Esta vez no tuvo la opción el delantero marfileño, 37 años ya en su DNI.

Cesc fue abucheado en su retorno, pero al ser sustituido recibió aplausos por los servicios prestados

Para intentar destrabar el asunto, Wenger también tiró de dinamita en el tramo final del duelo. Miró a la banqueta y retiró a Coquelin y Giroud para dar entrada a Welbeck y Walcott, dos picas poco afiladas. No cambió el panorama. Enredos e imprecisiones, contención y escasas opciones reales de hallar el gol. Uno, el Arsenal, que quería pero no podía; y otro, el Chelsea, al que con el paso de los minutos le gustó más y más el empate. De ahí los brincos finales de los blues tras el pitido definitivo, después de un derbi con balas de fogueo que les deja a un paso del título. Será, salvo hecatombe, el primero de Mourinho en su retorno al Bridge.

Sigue leyendo

Garitano abandona la rueda prensa tras las quejas por usar el euskera

El entrenador del Eibar, Gaizka Garitano, abandonó la rueda de prensa posterior al partido que su equipo perdió esta tarde ante el estadio de los Juegos del Mediterráneo ante el Almería (2-0) después de que los periodistas locales se quejaran porque las dos primeras preguntas y sus correspondientes respuestas fueran en euskera.

La comparecencia de Garitano comenzó con una pregunta en euskera, respondida por el técnico del conjunto donostiarra también esa lengua, lo que provocó las quejas de algunos de los medios de comunicación almerienses presentes en la rueda de prensa. Ante una segunda cuestión en euskera, continuaron las quejas por parte de los periodistas locales y Garitano optó por levantarse y abandonar la sala de prensa.

Sigue leyendo