Autor: brenpcom

Ya estamos todos

Los 90 fueron la década del chándal de táctel y de la entrada de Freddy Rincón al campo para arreglar una eliminatoria en Turín. Baste decir que hoy Rincón está en búsqueda y captura probablemente con ese chándal puesto. Aquel partido impuso una estética y una forma de ver el mundo que tenía que ver con los Alpes, la melena de Padovano y nuestro padre llorando en la cocina diciendo que era por los azulejos, que no los había elegido él. Se producía un equilibrio imperfecto por la ausencia de Copas de Europa en 30 años que incluyó un anuncio de televisión y todo. El Madrid ocupaba el tablero de la centralidad. Hasta que Rincón entró en el campo con 2-0 abajo y un jugador dijo: “Ya estamos todos”. Nadie salió indemne de aquello, que terminó marcando una época. Poco después explotaron Ella Baila Sola y Coldplay, el Madrid ganó la Copa de Europa, precisamente ante la Juve, y en una serie Emilio Aragón se pilló a la hermana de su esposa muerta entre aplausos de la familia tradicional. En Turín, muchos años después, Figo falló un penalti y sentenció a Del Bosque: fue como matar a Bambi.

El partido lo empezó la Juve y lo acabó la Juve con una contra traicionera

El partido lo empezó la Juve y lo acabó la Juve con una contra traicionera, producto de un disparo de Marcelo que dejó a Tévez, velocísimo, frente a Carvajal. El penalti les devolvió el aire ganado al principio, con una maniobra que retrató el desconcierto del Madrid. Consistió en el desmarque de un hombre solo hacia el área. Una especie de jaque pastor que terminó en gol de Morata, algo por lo que directamente no se pagaba en Casa Amelia. Ni por eso ni porque Chiellini terminase con la cabeza trepanada, envuelta en paños blancos. El Madrid pasó una pájara. Con las pájaras del Madrid en grandes momentos europeos existe un libro inédito de Ángel del Riego que abarca ya 2.300 páginas y que amenaza con no terminar nunca. Me dice como experto que la sufrida en Turín es de manual, con una lógica muy mecánica que ni siquiera hubo que entrenar, por tanto, aún más grave

más información

CRÓNICA: La Juventus hace temblar al Madrid
Ancelotti: “Estoy preocupado lo justo”
Carlos Tévez, rey del Piamonte
FOTOGALERÍA Las mejores imágenes del partido
Así te lo hemos contado

Si la Juve tuvo una debilidad fue la de no aprovecharse del Madrid, que era el chiquito borracho del portal. Le robó la cartera y llamó a la policía. Apareció James. El colombiano hizo una revolución en el ataque perezoso del Madrid, que parecía mover la pelota por el qué dirán. La tocó y se fue: el acontecimiento fue seguido por la Juve con espanto, que cuando se dio cuenta ya tenía al 10 en el área. El gol es medio Berlín; el otro está separado por un muro. Se fijó el Madrid, se colocó en medio de su época, la perdida y la del porvenir, y produjo un jugadón que cosió el área italiana. Esperó Marcelo a Isco, que le cruzó la espalda como una avioneta, y el malagueño le colocó el balón a James: ahí tenía que estar el muro, pero sólo hubo un palo.

El Bernabéu de las remontadas provisionales decidirá los chándales y los fugitivos de los próximos años. Normalmente los jugadores llegan a estos partidos tan cansados de remontar que cuando salen al campo ya no pueden con el alma: parecía todo remontado el lunes. Los últimos que se dispusieron a quemar árboles terminaron alrededor de una hoguera de boy scouts. Molto longa es la vida y el amor, o sea el recuerdo de Zidane y la clase de Andrea Pirlo.

Sigue leyendo

“Con Guardiola me siento libre”

Llega, saluda uno por uno a los diez periodistas que le esperan en la pequeña sala de prensa de la ciudad deportiva del Bayern y llena la estancia con olor a perfume caro. Su presencia es agradable. Mira a los ojos con arrogante sinceridad. Si en el campo es una avalancha, en el cuerpo a cuerpo casi intimida. Durante 20 minutos, rodeado de ocho periodistas, no rehúye pregunta alguna, incluso se muestra desafiante en las respuestas. Al acabar la charla bromea y, acto seguido, atiende en privado en un rincón del comedor social del club, donde Uli Hoeness, que se acerca a saludarle, recoge la comida en su bandeja. Habla de fútbol como una tormenta de septiembre cae sobre l’Empordà, la tierra de su novia, Júlia. Su padre, Mazinho, ganó un Mundial con Brasil (EE UU 94), su hermano Rafinha, juega en el Barça. A los 24 años se ha roto dos veces la rodilla.

Pregunta. ¿Su padre con quién va?

Respuesta. Con los dos, es la ventaja cuando tienes dos hijos, ganas siempre. Mazinho seguro que estará en Berlín. Va a disfrutar del lujo de tener a dos hijos compitiendo en una semifinal de la Champions, seguro.

P. ¿En qué medida su fútbol es instintivo y qué tiene de táctico?

R. La táctica es noción de los espacios y el aprendizaje. El instinto tiene más que ver con el momento en que te llega el balón.

P. ¿Qué tiene el sentido táctico de instintivo?

R. Hay que leer el partido, dónde está el balón y eso se aprende. Por ejemplo, cuando tienes dos medios y uno va a la presión, tú das un paso atrás y das cobertura porque lo has aprendido, pero al final, es instinto, lo has hecho de pequeño. Depende luego cuando cambia la zona donde juegas, cambias de movimientos. El instinto también se aprende.

P. ¿Con Guardiola se siente muy libre?

Tengo claro que contra el Barça lo vamos a intentar. No tenemos nada que perder”

R. La libertad te la das tú en función de si te sientes más o menos relajado, porque estás más acostumbrado a jugar en según qué sitio del campo, conoces mejor la posición y te atreves más. En ese sentido, con Pep me siento muy libre.

P. Usted debutó con él en el Camp Nou. ¿Qué significa volver al estadio del Barça?

R. Volver a casa, a un estadio maravilloso. Es imposible sentir más agradecimiento del que tengo al Barça, a esta afición, a ese estadio. Me han preguntado mucho qué espero y no espero nada. ¿Qué puedo pedir que no me hayan dado ya? Nada. Ojalá pudiera darles yo algo. Pero soy jugador del Bayern y sé que entenderán que me comporte como tal porque eso es lo que he aprendido, a competir.

P. Jugó la eliminatoria del 2013 con el Barcelona. ¿Qué recuerda?

R. Que la perdimos. No creo que resulte un referente, porque entonces la situación de los dos equipos era muy diferente. El Barça llegó con muchas bajas, como nosotros ahora. Llevamos así todo el año. No es excusa, al contrario, es para sentirnos orgullos de lo que hemos hecho. Tengo claro que contra el Barça lo vamos a intentar. No tenemos nada que perder.

Lo que sé es que quien domine la pelota, dominará la eliminatoria”

P. Se ha pasado muchos meses fuera. ¿Qué lesión de las tres que ha encadenado le dolió más?

P. La primera te puede pasar, es fútbol. Tres es tener muy mala suerte. Pero la segunda fue la peor. Me perdía la posibilidad del Mundial. Eso es un sueño de niño que se me escapó. Y además en Brasil. Llevo toda mi vida escuchando a mi padre decirme que él ganó uno y sabía que con aquella lesión no lo iba ni a jugar. La tercera fue quedarme sin fútbol otra vez, saber lo que me esperaba, muchas horas lejos del equipo. Anímicamente fue horrible, por mí, pero también por la gente que vive contigo.

P. Decía Javi Martínez que soñaba con tocar la pelota. ¿Usted también?

P. No, yo vivía la pesadilla despierto, cada día. Sabía que no podía jugar y eso me hacía daño.

P. ¿Recuerda la primera vez que volvió a tocar la pelota?

R. Recuerdo el momento. Después de la segunda lesión pasé por momentos distintos, un día bien, otro mal. Por eso en la tercera, con la experiencia, tuve más calma. Recuerdo que un día le pegué mal, y entonces supe que estaba curado. Fue al disputar una pelota en un entreno. Sentí el placer de golpear el balón contra un compañero, no pegarle fácil, ¿sabes? Pegarle mal, contra alguien y que no pasara nada. Eso es fútbol, el contacto. Y me sentí de vuelta.

P. Le ha dado públicamente las gracias al doctor Ramon Cugat. ¿Por qué?

R. Porque ha hecho de cirujano, de médico de cabecera, de psicólogo. Junto a Loren (Lorenzo Buenaventura, el preparador físico del Bayern) me han ayudado a volver. Son dos personas maravillosas.

P. ¿Qué parte de culpa tiene en la dimisión del médico del Bayern?

R. ¿Yo? Ninguna. Yo no tengo nada que ver con eso. Es una decisión personal que respeto.

Messi es el mejor, y con él te puedes imaginar cómo pararle, pero conseguirlo… uff”

P. Dicen que es usted de los que más rato pasa en el despacho de Pep. ¿Y eso?

R. Tampoco es que viva allí. Me gusta, aprendo mucho. Es un privilegio trabajar con Pep. Entro y le pregunto: ¿cómo lo ves? Y me explica.

P. ¿Ya le ha contado como parar a Messi?

R. No, de eso no hemos hablado todavía. Messi es el mejor, y con él te puedes imaginar cómo hacerlo, pero conseguirlo… uff. Yo he tenido la suerte de entrenar a su lado y jugar con él, y es increíble. Sinceramente creo en el Bayern. Ganaremos o no, pero sé que vamos a competir.

P. ¿Es verdad que en el campo de entrenamiento Guardiola le exige más que a nadie?

R. Eso queda de puertas adentro, ¿no

P. Pero dicen que le da mucha caña.

R. Como debe ser.

P. Puestos a elegir, ¿prefiere que su hermano no juegue?

R. ¿Por? ¡No! ¡Es bueno y quiero que jueguen los mejores! Somos futbolistas para jugar este tipo de partidos. Esto es un partidazo y ojalá estemos los dos en el campo.

P. ¿Qué tipo de jugador quiere ser? ¿Quiénes son sus referentes?

P. Creo que soy un jugador con personalidad. Mira, hay centrocampistas como Alonso o como Xavi o Iniesta que cuando están en el campo el rival da un paso atrás. Lo bueno de trabajar con jugadores tan grandes es aprender de cómo juegan ellos. Por ejemplo Xabi sabe oxigenar al equipo con cada pase, eso es un lujo. Yo trato de hacerlo a mi manera, pero busco eso, ser útil para que el equipo juegue bien y domine al rival.

P. ¿Se puede dominar al Barcelona?

R. Lo que sé es que el que domine la pelota dominará la eliminatoria.

Sigue leyendo

Una pelota y un espejo

“He disfrutado mucho de Leo; a partir de ahora me toca sufrirlo”. Habla Guardiola en privado de Messi. La última vez que el técnico estuvo en el Camp Nou, sentado como socio del Barça con su padre Valentí, se llevó las manos a la cabeza cuando el 10 le tiró un caño a Milner en el partido de octavos de la Champions con el Manchester City. Guardiola estará hoy en la zona técnica que corresponde al banquillo del Bayern y por tanto procurará minimizar los daños de Messi. Ambos se tienen una admiración mutua y no necesitan hablarse ni intercambiar mensajes desde que el entrenador salió del Camp Nou. El técnico defiende un fútbol de autor incluso en un equipo de la personalidad del campeón de la Bundesliga mientras que el futbolista se siente el hilo conductor de la historia más gloriosa del Barça. Messi prefiere hablar de futbolistas más que de estilos y entrenadores como Guardiola. Hay de todas maneras un punto en común: el duelo se decidirá a partir del balón, partícipes los dos de que la pelota no se mancha, como dice Maradona.

Ambos equipos suman el mismo porcentaje de posesión (62%) y de acierto en el pase (91%)

El Barça y el Bayern suman el mismo tanto por ciento de posesión (62%), pasan con la misma efectividad (91%) y han protagonizado la jugada de más continuidad: los alemanes tocaron a 27 veces la pelota en el tercer gol con el Oporto por 23 de los azulgrana en el tanto de Suárez en el Etihad.

No hay dudas ahora mismo alrededor de Messi. El 10 lidera a un equipo en plena forma, con la mayoría de jugadores en su mejor versión —sólo es baja Mathieu—, muy goleadores —159 tantos en 53 partidos— y excelentes en defensa, aspecto en el que también sobresale el Bayern. Ocurre que el equipo de Guardiola penaliza en las áreas por la ausencia de dos defensas decisivos (Badstuber y Alaba) y dos delanteros capitales en el uno contra uno: Robben y Ribéry. No le queda más remedio a Guardiola que armar a su equipo a partir de los medios y de Thiago, el volante que no supo absorber el Baça de Xavi e Iniesta.

más información

Thiago Alcántara: “Con Guardiola me siento muy libre”
Máxima flexibidad en el Bayern
Guardiola: “No vengo a un homenaje”
El trío más goleador contra Neuer

A Guardiola le ocupa por igual descifrar a su querido Barça y armar al Bayern sin renunciar a la competitividad y orgullo alemán, hoy manifiesta en la máscara protectora que lucirá el polaco Lewandowski. Aunque no será reactivo, el campeón bávaro juega con negras. El Barça asume la iniciativa: está en casa y lleva grabado el 7-0 encajado en 2013. Un marcador que se vende como un pack, no por separado (4-0 y 0-3), como si fuera una afrenta a reparar en una noche, tarea propicia para tres titanes que suman 108 goles: Suárez, Neymar y Messi.

Luis Enrique ha sabido evolucionar el fútbol del Barça desde el punto que lo dejó Guardiola. Ha llegado el momento de poner el espejo y comparar el método y el talento, un conflicto futbolístico y emocional, nada fácil de llevar, solo digno de Messi y Guardiola con la anuencia de Luis Enrique.

Sigue leyendo

Máxima flexibidad en el Bayern

La posesión como herramienta. El balón para atacar o el balón para controlar el ritmo del partido. Las dos ideas no son excluyentes sino complementarias, pero a veces hay que elegir una como prioritaria. No es una cuestión menor, porque tanto el Barça como el Bayern necesitan relacionarse a través del balón por la misma razón que exigimos oxígeno para respirar. Sin la pelota, pueden disfrutar puntualmente, porque saben explotar su calidad en los espacios abiertos, pero tienen que recurrir a la supervivencia para no ahogarse si la situación se alarga. Las condiciones físicas en las que el equipo de Guardiola llega a la eliminatoria, después de sufrir durante toda la temporada bajas largas por lesión, le obliga todavía más a disponer de la pelota para intentar minimizar el intercambio de golpes.

Las lesiones han debilitado al Bayern: lo difícil de buscar el desequilibrio es que el talento no se crea

El escenario competitivo invita al equipo alemán a alargar las posesiones para que el partido tenga un ritmo más bajo, a quitarle revoluciones con el objetivo de que el Barça se sienta obligado a reanimarlo cada vez que recupere el cuero, a sugerirle la precipitación como trampa venenosa, a no estimular la alegría ofensiva blaugrana y a que el pase se imponga al remate. En cambio, el equipo de Luis Enrique deseará tener más posesión para atacar, exigir defensivamente al rival, erosionarlo sin descanso. El estado de ánimo barcelonista quiere que pasen muchas cosas en el partido; al Bayern le interesará que pasen menos para ganar tiempo.

Uno más atrás o en el medio. La flexibilidad táctica de Guardiola es uno de los grandes patrimonios del Bayern. Cuando descubramos la alineación, desconoceremos su disposición hasta que empiece el partido. Con los mismos jugadores —no tiene mucho donde escoger—, podrá jugar con una defensa de cuatro o tres centrales y dos laterales largos. Ese detalle definirá el mapa táctico del partido y constará bajo secreto de sumario hasta que el balón empiece a moverse. El técnico catalán debe decidir dónde tener un jugador más, si atrás o en el centro del campo. Todo dependerá de si quiere estar más protegido ante la pérdida del balón o si quiere tener superioridad numérica donde se decide el destino del duelo. Desde la exuberancia, Guardiola no dudaría, porque siempre quiere contar con un volante más que el rival; falta saber si decide lo mismo desde la austeridad.

El contexto condiciona el enfrentamiento y obliga a la reflexión. Rafinha ha jugado los dos últimos partidos como tercer central, Lahm puede actuar por dentro o por fuera y Bernat se siente igual de cómodo como lateral clásico o con un recorrido más largo. Si finalmente juega con tres defensas, tendrá una línea de pase más para salir ante la presión alta blaugrana, podrá incorporar a los exteriores al mediocampo, pero sobre todo siempre estará blindado ante la transición afilada de Messi, Neymar y Luis Suárez; nunca en inferioridad numérica. Eso sí, le costará más dar uno o dos pasos hacia adelante para localizar el juego en el campo rival porque tendrá un jugador menos por delante del balón. Guardiola siempre lo podría corregir, pero antes deberá elegir.

Sin desequilibrio. Las lesiones han debilitado al Bayern en las dos áreas: en la defensiva, donde se pueden reciclar jugadores, y sobre todo en el desequilibrio, donde es imposible inventar soluciones porque el talento no se crea. La plantilla bávara se ha quedado sin los futbolistas más capaces de eliminar rivales a través del regate. Robben y Ribéry han nacido para desbordar por fuera, como lo habían hecho toda la vida, o por dentro, donde Guardiola los había conseguido infiltrar con naturalidad en la posición de interior esta temporada como la última evolución de su plan. Sus ausencias y la irregularidad permanente de Götze han dejado a Thiago como el único jugador capaz de generar superioridades numéricas en acciones individuales, ya sea a través de la conducción o del pase al espacio. Xabi Alonso reparte el juego, Lahm le da continuidad sin errores, Schweinsteiger llena el centro del campo, Lewandowski es un buen socio para la descarga, los laterales pueden ofrecer profundidad exterior y Muller tiene la gran virtud de ser indetectable, pero Thiago es el actor que puede dar sentido a un guion formalmente correcto que se ha quedado sin picante.

Sigue leyendo

La Federación para todas las competiciones desde el día 16

O el Gobierno modifica algunos puntos del Real Decreto recientemente aprobado para la venta centralizada de los derechos del fútbol o la Federación Española de Fútbol (FEF), con el apoyo de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), iniciará una huelga indefinida en todas las categorías que arrancará el 16 de mayo y coincidirá con la penúltima jornada de Liga de Primera División. La Federación, en un comunicado, dijo sentirse “ninguneada, despreciada e ignorada” y también califica de “actitud irrespetuosa del Gobierno el contenido de este Real Decreto-ley por la falta de resolución de todas las cuestiones que motivaron en los meses precedentes paros totales de todas las competiciones en 17 federaciones territoriales, que afectaron a más de 600.000 deportistas, 30.000 partidos y 15.000 entidades de fútbol aficionado, ignoradas en su significación y sentimiento”. La convocatoria de huelga llega en el momento cumbre de las competiciones con títulos, incluida la Copa del Rey, ascensos y descensos por decidirse.

La guerra de los comunicados

Federación Española de Fútbol
Consejo Superior de Deportes
Liga de Fútbol Profesional

La junta directiva de la Federación, de la que se levantaron los presidentes del Valladolid, Villarreal, Tenerife y Getafe por no estar de acuerdo con la postura de fuerza, expresó su disconformidad con el reparto del 4,55% procedente de las Quinielas “y su retirada sin motivo alguno por parte del secretario de Estado para el Deporte”, así como el estudio realizado sobre las consecuencias de la Ley de Emprendedores, “que conducen a la imposibilidad de la presencia de los colaboradores más imprescindibles en la organización del fútbol más humilde”, según reza el comunicado.

En el escrito, la FEF también apuntó contra “las inspecciones de la Agencia Tributaria y de la Seguridad Social a los clubes de fútbol aficionado, que han obligado a abandonar sus puestos a una elevada cantidad de directivos modestos, alma verdadera de nuestro deporte”.

Por su parte, desde el sindicato aseguran que no es una postura contra la patronal, sino contra el Ejecutivo y que no tiene que ver con el aumento de la presión fiscal que la Agencia Tributaria ha emprendido desde hace meses en relación con los impuestos aplicados a los derechos de imagen de los futbolistas.

más información

El Consejo de Ministros aprueba la venta de los derechos del fútbol
La Liga aplaza el cierre patronal
La federación reclama sus derechos sobre la Liga
‘Bronca, cainismo y desorden’, editorial del 8/2/2015

El sindicato está en contra del reparto destinado a los clubes de Primera y Segunda, según el cual para los primeros iría destinado un 90% de los ingresos televisivos y para los segundos un 10%, generando una desigualdad salarial preocupante. En Francia, el reparto es de 80-20 y en Alemania del 79-21, según el sindicato. Esta distribución en España, alegan en AFE, se ha hecho sin contar con los clubes de Segunda B, que cuando alguno de ellos ascienda podría encontrarse con un acuerdo del que no han participado.

Los jugadores tampoco están de acuerdo en que, cuando se les adeude dinero, no se les haya incluido, como a la Agencia Tributaria y a la Seguridad Social, en las preferencias de cobro sobre las cantidades recibidas de las televisiones. Desde el Consejo alegan que esto se ha hecho por dos motivos. El primero porque la ley tributaria da prioridad a Hacienda y a la Seguridad Social. Y el segundo, para que los clubes, ante una nueva normativa, no pudieran eludir el pago a la administración.

También consideran en la AFE que en el reparto destinado para los clubes de Segunda B por el que se pagaría la Seguridad Social de los jugadores, y para el fútbol femenino de Primera División, se está beneficiando a clubes que tienen su matriz en entidades profesionales. “Hay 20 filiales en Segunda B y nueve de los 16 equipos de la Primera femenina pertenecen a estos”, dicen en la AFE. La patronal sospecha que lo que quiere el sindicato es formar parte del control económico y recibir directamente parte del dinero a repartir.

El CSD, como representante gubernamental, también emitió un comunicado en el que se mostraba sorprendido por la huelga tras apoyar previamente Federación y sindicato el decreto, y defendía que este “ha supuesto el mayor logro histórico en la defensa de los intereses de los futbolistas y clubes y garantiza que el fútbol español pueda alcanzar cotas de sostenibilidad impensables hasta ahora”. También asegura el CSD que “la norma supone, además, un ejemplo de solidaridad que permitirá que más de 4.000 deportistas de alto nivel de otros deportes vean satisfechas sus cotizaciones a la Seguridad Social, y de modo particular, dignificando el futbol femenino”. El CSD concluye que la FEF tiene como interés no devolver dinero público no justificado y no someterse a las auditorías a los que obliga la ley.

Sigue leyendo

“Estoy preocupado lo justo”

“Estoy preocupado, pero solo lo justo”, dijo Carlo Ancelotti, que entró a la sala de conferencias del estadio saludando a viejos amigos después de sufrir el 2-1. En los peores momentos, el entrenador del Madrid transmite la idea de que este torbellino de pasiones que lo envuelve es el producto de las ilusiones ruidosas que proyecta un simple juego. “Hemos jugado un buen partido”, prosiguió. “Hemos hecho lo posible para ganarlo, pero no lo hemos hecho. Y el resultado no es bueno pero no es tan malo. No olvidemos que para llegar a la final hay que pasar por el Bernabéu y allí contaremos con el respaldo de nuestro público”.

Todo el equipo ha tenido más errores de lo normal a la hora de iniciar el juego”

Considerando que su equipo no tiró contra la portería de Buffon ni una vez en la segunda parte, Ancelotti hizo y dijo cosas que se ajustaban al protocolo de los momentos de crisis. Salvo en un punto. Salvo cuando sustituyó a Gareth Bale por primera vez esta temporada. Fue extraordinario porque nunca lo cambia. Finalmente, sucedió en Turín, cuando el Madrid se despeñaba. El técnico lo cambió por Jesé en el minuto 85 y fueron miles de aficionados y expertos en todo el mundo los que se preguntaron por qué no se apresuró a tomar la decisión antes. Porque Bale, el jugador por el que se pagaron los derechos federativos más cuantiosos de la historia del fútbol, 100 millones de euros en concepto de traspaso exclusivamente, pasó desapercibido. “No lo habría sustituido si no hubiera estado muy cansado”, explicó Ancelotti. “Bale volvió este fin de semana de una lesión y si se cansaba sufría un riesgo de recaer. Lo cambié para evitarle problemas”.

En Inglaterra se formaron corrillos en los platós de televisión solo para examinar la actuación de Bale ante la Juve. La vieja estrella del United, Roy Keane, le lanzó una andanada de bombas incendiarias: “El Madrid ha jugado con un ‘pasajero’. No ha hecho más que tomar las decisiones más sencillas. Lo ficharon para arriesgar, para que encare, pero cada vez que tuvo ocasión de jugarse un mano a mano con un rival, dio media vuelta como si le faltara confianza”. El zurdo galés fue el punto más sombrío de un Madrid que podrá reivindicarse en el partido de vuelta. El técnico local, Massimiliano Allegri, alertó a su gente al respecto: “Para estar en la final debemos ir al Bernabéu y hacer una obra maestra. Si no metemos por lo menos un gol no llegaremos a Berlín”.

más información

CRÓNICA: La Juventus hace temblar al Madrid
Ya estamos todos
FOTOGALERÍA Las mejores imágenes del partido
Así te lo hemos contado

Ancelotti procuró ver el vaso medio lleno. “En algunos momentos hemos jugado muy bien”, dijo, “tocando bien, con paciencia. Generamos dos buenas oportunidades después de sufrir en los primeros 15 minutos. Tenemos que repetir lo mismo el próximo partido”. “Hemos intentado controlar el juego y tener la posesión”, prosiguió el italiano. “El 1-1 era un buen resultado. Pero cuando la Juve nos hizo el 2-1 al contragolpe se cerró más y se nos hizo difícil encontrar espacios. La Juve atraviesa un momento de gracia. Goza de un gran entusiasmo. Allegri ha conseguido aprovechar al máximo la calidad de Tévez, Pirlo y Vidal. Y en defensa han demostrado tener una organización que ha hecho que nos resulte muy difícil crear ocasiones”.

Le preguntaron a Ancelotti por el partido irregular de Ramos y el técnico no lo desmintió. “Tramos ha perdido balones pero no ha sido el único”, replicó, “Todo el equipo ha tenido más errores de lo normal a la hora de iniciar el juego. Atrás la Juve nos ha creado muchas dificultades presionándonos. Sobre todo en la segunda parte. Por lo demás, creo que Sergio ha vuelto a hacer un buen trabajo como centrocampista”.

Sigue leyendo

Morata emula a Morientes

Casi le dio apuro haberse encontrado en el segundo palo con la pelota desviada por Iker Casillas tras un gran disparo de Tévez. Álvaro Morata sólo la tuvo que empujar. En el minuto 7, la Juve ya iba ganando en el Juventus Stadium. Había marcado el chico crecido en La Fábrica que hace un año levantaba la Décima en Lisboa. No lo celebró. Se mordió el labio, recibió el abrazo de sus compañeros, la sonrisa y los mimos de Pirlo y, una vez liberado del cariño, miró a la grada y se llevó el dedo a la oreja. Haciendo como que quería escuchar más a la hinchada. Una hinchada que le ovacionó cuando Massimiliano Allegri le sustituyó en el minuto 77.

Gerard Julien (GETTY)’);”> ampliar foto

Morientes celebra su gol en el Mónaco-Madrid de 2004 / Gerard Julien (GETTY)

“Ha hecho un partido extraordinario, aunque parezca fácil hacer lo que está haciendo, no lo es. Protege muy bien el balón y descarga mucho el juego de la Juve”, comentaba anoche Fernando Morientes en la Cope. El exdelantero del Madrid juraba y perjuraba que el mejor de la Juve estaba siendo Morata y no Carlos Tévez. Igual que hizo anoche Morata, el Moro también castigó al conjunto blanco en su día. Fue en los cuartos de final de 2004. En verano de 2003 se había marchado cedido al Mónaco y con el club francés llegó a disputar la final de la Champions, torneo del que fue pichichi.

Dos tantos le marcó Morientes al Madrid en esa eliminatoria (4-2 en la ida; 3-1 en la vuelta). En el Bernabéu anotó el 4-2 en el minuto 83, dos minutos después de que Ronaldo –cuya llegada a Chamartín llevó al Moro a tener que buscarse equipo- firmara el 4-1. En el partido de vuelta anotó el gol del 2-1. Y sí lo celebró. Con rabia además, gritando: “vamooos, vamooos”.

más información

El mono de Morientes
Morata enamora a la Juve
Ancelotti: “Ganará el más valiente”
Tévez y Cristiano se miden en Turín
Medio siglo de rivalidad entre Real Madrid y Juve

“Cuando firmé con la Juve lo hice con el objetivo mínimo de llegar a las semifinales. Ya estamos en semis, no tenemos que parar, sino seguir trabajando para llegar aún más lejos”, dijo anoche Álvaro Morata que en la Juve ha tenido un crecimiento espectacular. Ha ganado carácter, rapidez y desparpajo. “Llegó aquí como todos los españoles, sin estar acostumbrado al trabajo físico. Los primeros seis meses fueron de adaptación, después empezó a jugar, marcar y mostrar su talento”, comentaba Pirlo el domingo en la charla que tuvo con los medios de comunicación en Turín.

“Estará emocionado al principio, por cruzarse con sus compañeros, pero una vez que pise el campo, será otra cosa”, respondía Pirlo cuando le preguntaron si creía que el delantero español sentiría la presión. De hecho, durante el calentamiento, a Morata se le veía algo incómodo. No tuvo demasiado tiempo sin embargo, una vez empezado el partido, para emocionarse. Cuando se quiso dar cuenta, ya había batido a Casillas.

Sigue leyendo

El naufragio de Sergio Ramos

El Real Madrid corrió 7,7 kilómetros menos que la Juve, falló 90 pases, no remató a puerta ni una sola vez en la segunda parte, sufrió como nunca en defensa y tuvo a un Sergio Ramos desorientado de principio a fin, pero según Carlo Ancelotti los suyos hicieron un buen partido. “Hemos intentando controlar el juego y la posesión. A pesar de que el 1-1 era un buen resultado, jugamos un partido de ataque. Era difícil encontrar espacios”, analizó el técnico italiano en la sala de prensa. “En algunos momentos lo hemos hecho bien, tocando bien. Hemos tenido nuestras oportunidades y tenemos que repetir en el partido de vuelta. Nos hará falta paciencia”, añadió.

Naufragó el Madrid anoche en Turín. Naufragó Sergio Ramos de medio centro. Naufragó Gareth Bale, que nunca entró en el partido. Naufragó Varane, nervioso como nunca se le había visto. “No ha sido sólo Sergio… hemos tenido más errores de lo habitual, también atrás. Hemos estado poco precisos en los pases porque la presión de la Juve era alta. Sergio ha hecho un buen trabajo, igual que en los partidos anteriores”, le defendió Ancelotti. Defender a Ramos es una forma de defender también sus decisiones y apuestas.

más información

Ancelotti: “Ganará el más valiente”
“Sergio es el defensa más completo que he tenido”
Tévez y Cristiano se miden en Turín
La Juventus hace temblar al Madrid

El técnico del Madrid tiene a tres mediocentros puros en la plantilla para sustituir al lesionado Luka Modric (Khedira, Illarramendi y Lucas Silva) pero no confía en ninguno de ellos. Por lo que, ante el partido clave de la temporada, la vuelta de los cuartos de Champions contra el Atlético, colocó a Ramos en la medular. No le salió mal. Repitió en Sevilla, tampoco le salió mal. Y volvió a repetirlo anoche. Pero en Turín el central no tuvo su noche. Perdió nueve veces la pelota (fue el que más perdidas tuvo después de Marcelo). Fue también el que más pases falló en el centro del campo.

Se le vio desubicado, incapaz de hacerse con los tiempos del partido. Fuera de posición, también porque no es su posición. En muchos tramos del encuentro jugaba incluso por delante de Toni Kroos evidenciando todas sus carencias en la salida de balón. Esa no es la posición que mejor se ajusta a sus características. 86,7 fue el porcentaje de acierto de pases que tuvo el Madrid anoche, uno de los más bajos de la temporada (únicamente en la eliminatoria contra el Schalke y en el partido contra el Basilea había empeorado ese dato).

El de Sergio Ramos fue sólo uno de los principales problemas que sufrió el conjunto blanco en Turín. Ancelotti no lo vio. O si lo vio, no hizo nada para arreglarlo en la segunda parte. En vez de retrasar la posición del defensa para que jugase incrustado delante de los dos centrales, Ramos siguió donde estaba. Igual de perdido.

Enviar vídeo

Sergio Ramos: “Hay muchas cosas que mejorar”. / ATLAS

Ancelotti apeló a la mala suerte: la contra de Tévez que terminó en el gol de penalti del argentino (2-1) nació de un rechace tras un disparo de Marcelo en el área bianconera. Hubo mala suerte en esa circunstancia, sí. Y torpeza por parte de Carvajal. Pero el Madrid nunca fue a por el partido. La Juve arrancó bien en los primeros 15 minutos, presionando arriba, marcando, intimidando al rival. Lo mandó en confusión. Pero sufría cada vez que Cristiano, James e Isco apretaban y filtraban pases entre líneas.

Y, sin embargo, no lo aprovechó el Madrid. Después del gol del empate de CR, James estrelló un cabezazo en larguero y Marcelo remató fuera el rechace. Ahí se acabó la contundencia de los blancos. “La Juve está viviendo un momento de gracia, ha aprovechado el entusiasmo que tiene. Nosotros nos planteamos ganar el partido, intentamos ganarlo pero no lo conseguimos. El resultado no es bueno pero tampoco es tan malo. Hay que pasar todavía por el Bernabéu”, comentó, esperanzado, Ancelotti.

Entusiasmo es, precisamente, lo que nunca tuvo el Madrid anoche. “Sobre el papel ellos eran mejores que nosotros, pero también existen la condición física y las ganas de ganar”, resumía Buffón. Las tuvo la Juve, nos las demostró el Madrid, que a pesar de todo está a un gol de la final de Berlín.

Sigue leyendo