Autor: brenpcom

Van Gaal sitúa a De Gea en el Madrid el día que Keylor Navas se queja de ser suplente

Acababa de terminar el Manchester United-Arsenal y Van Gaal adquirió todo el protagonismo con unas declaraciones en las que desvelaba que el futuro de De Gea está en Madrid. En el Santiago Bernabéu, como de sobra es sabido. El entrenador holandés reconoció que el guardameta tiene una oferta sobre la mesa -sin citar el club-, pero dejando claro de dónde procede. Y, además, se apresuró a manifestar que su club no le pondrá las cosas fáciles al Madrid que preside Florentino Pérez.

Ante el micrófono de Sky Sports, insistió a la hora de valorar la situación que “repito lo que he manifestado en más de una oportunidad, cada traspaso conlleva un proceso. De Gea no abandonará el Manchester United con facilidad porque somos un gran club”, para recordar que “él es español, su novia (la cantante Edurne) también lo es y es posible que se pueda ir a otro gran club. En fin, considero que será difícil para él tomar una decisión”.

Sabiendo desde hace tiempo como está la situación. Van Gaal reconoció que el Manchester United maneja “una lista de porteros que pueden ocupar la vacante de De Gea”. Por otra parte, repitió por enésima vez que “nosotros queremos que siga con nosotros, pero tiene que firmar el nuevo contrato y para ello David tiene que querer estar aquí”. “Los jugadores deciden lo que quieren y donde quieren jugar”, manifestó Jorge Mendes, agente del jugador, para valorar la situación del portero.

Pero la situación en la portería madridista se ha complicado aún más este domingo. No sólo por la que parece clara llegada de De Gea, sino por las palabras de Keylor Navas tras jugar ante el Espanyol. Preguntado en zona mixta sobre su suplencia, sus declaraciones no han dejado la más mínima duda: “Que no salga en la prensa quejándome no quiere decir que no lo esté pasando mal. Quería haber jugado más. Nunca he pensado en ser suplente, si bien es cierto que me ha tocado pasar un año difícil y lo he llevado de la mejor manera y siendo profesional. Cuando he jugado he intentado hacerlo de la mejor forma. La actitud y las ganas me han ayudado a salir adelante”, confesaba.

El intermacional costarricense ha mandado un aviso a navegantes, pues Keylor no ha tenido ningún problema en confesar que no está demasiado contento con los minutos que le ha dado Carlo Ancelotti durante la presente temporada. Y es que sus apariciones por la portería madridista han sido más bien escasas: en toda la temporada, tan sólo ha jugado seis partidos en Liga, dos en Copa del Rey y dos en Champions. Y, ante la posibilidad de que el meta del United recale en el Madrid, no ha dudado en sacar las uñas ha paseo con un ‘Aquí estoy yo’.

De Gea será jugador del Real Madrid salvo sorpresa (Reuters)

Un empate que sabe a poco

En cuanto al partido en sí, un autogol de Tyler Blackett, a ocho minutos del final, equilibró el tanto inicial del español Ander Herrera que frustró el triunfo en Old Trafford del Manchester United y evitó la derrota del Arsenal (1-1), que se aferra a la tercera plaza de la Premier. A falta de una jornada para la conclusión de la liga inglesa la pelea por los puestos de la Liga de Campeones sigue abierta. El Arsenal, tercero y con un partido más todavía pendiente, frente al Sunderland, está a cinco puntos del Manchester City, que previamente ganó a domicilio al Swansea (2-4).

El cuadro de Manuel Pellegrini tiene en la mano el segundo puesto. Aunque el punto conseguido en Old Trafford hace que el Arsenal aún se ampare en las matemáticas para confiar en la conquista de su objetivo. La igualada fue un contratiempo para el equipo de Louis Van Gaal, que se aleja del tercer puesto y parece condenado a la cuarta, que obliga a disputar la fase previa de la Liga de Campeones.

En un encuentro marcado por la lesión del meta David De Gea y el debut de su compatriota Víctor Valdés, fue el cuadro local el que dominó gran parte del tiempo. El primero se marchó ovacionado en la que pudo ser su despedida de Old Trafford. Encarriló el choque a la media hora, con el gol del español Ander Herrera, que finalizó con acierto una acción dentro del área y batió al colombiano David Ospina.

Mejoró en la segunda parte el Arsenal, sobre todo con los cambios realizados por Wenger. Sin embargo, el empate llegó en una acción con fortuna. Un autogol de Tyler Blackett, que desvió el balón y confundió a Víctor Valdés, que ocho minutos antes había saltado al terreno de juego.

Jugadores del City celebran uno de los goles marcados al Swansea (Reuters)

Brillante Silva

Mientras, el marfileño Yaya Toure y el español David Silva guiaron al Manchester City a la victoria en Swansea (2-4), un resultado que asienta al equipo del chileno Manuel Pellegrini en el segundo puesto de la Premier. El centrocampista africano anotó dos goles, mientras el canario intervino directamente en dos de los cuatro goles marcador por el equipo de Pellegrini.

La quinta victoria seguida del Manchester City no se aclaró hasta el último cuarto de hora. El choque mostró los altibajos que los ‘citizens’ han evidenciado a lo largo del curso y después de disfrutar de una renta de dos goles, anotados por Yaya Toure a pase de David Silva y por James Milner, que finalizó una acción del argentino Sergio Agüero, a la media hora, se dejaron atrapar por su rival.

Gylfi Sigurdsson acortó distancia al borde del descanso y a la hora de partido, el congoleño Bafetimbi Gomis estableció el empate. En el tramo final, Toure volvió a aparecer para establecer el 2-3 y en el tiempo añadido, su compatriota Wilfried Bony cerró el partido a pase de Silva. El City, a falta de una jornada, aventaja en seis puntos al Arsenal, que juega ante el Manchester United. 

Sigue leyendo

El Atlético no cierra la tercera plaza y la guerra por el descenso se recrudece

Era uno de los días más bonitos de la Liga. Por fin, un día de fútbol de verdad, de los de antes, cuando para saber lo que pasaba en otros campos necesitabas el transistor, o si eras de los incautos, esperabas al final para enterarte de si a tu equipo le había venido bien tal o cual resultado. Los más espabilados no cargaban con la radio y daban la tabarra al vecino con pinganillo más cercano. Por la radio oyeron en Cornellà-El Prat que el Barça era campeón y que el hat-trick de Cristiano servía más bien poco. Y ese mismo resultado se escuchó en Mestalla y a más de uno le tocó la moral porque sabían que su equipo había dejado escapar una oportunidad de oro. Y los pocos levantinistas que había en Riazor sabían que la derrota no influía para su permanencia.

En definitiva, muchas noticias frescas iban llegando a cada uno de los estadios. Uno de los más aliviados con lo que recibía era el Calderón. Por una parte, porque sabían que el eterno enemigo no iba a ganar la Liga (eso principalmente gracias a que el Atlético perdió); por otra, que esa misma derrota tenía una menor trascendencia una vez que el Valencia no ganaba al Celta. Un gol che más y el Atleti se había visto en una situación harto complicada en la última jornada. No está cerrado su tercer puesto, ese título que tanto quería Simeone, pero un punto en Granada les dará el objetivo… siempre que gane el Valencia en Almería, de lo contrario con perder también vale.

La cosa es que ninguno de los dos lo tendrá nada fácil para sumar puntos en esa jornada decisiva, porque se enfrentan a dos equipos que se están jugando la vida. El Almería, de hecho, está en descenso ahora mismo y sería matemático si contásemos con esos tres puntos que le quitó la FIFA y que el TAS le devolvió. Con 32, los mismos que el Eibar, se encuentra a dos de la salvación, que la marcan Granada y Deportivo, con 34. Y a pesar de todo, el que parece que lo tiene más complicado es el Depor, que visita el Camp Nou. Cierto que el Barça es ya campeón y que no se jugará nada, pero puntuar allí es un reto sensacional.

Y es que se podría dar hasta un cuádruple empate a 35 puntos (la salvación va a estar bastante barata este año) si Eibar y Almería ganan a Córdoba y Valencia respectivamente y Granada y Deportivo empatan ante Atleti y Barça. En ese caso, se computaría como si de una liga entre los cuatro se tratase, en la que el Almería estaría salvado junto con el Deportivo. En caso de empate de puntos entre dos equipos, el Granada sólo tiene ganado el golaveraje con los gallegos y estos sólo con el Eibar, que lo tiene ganado con los nazaríes. En fin, un lío.

En Europa, más lío. Empecemos por arriba del todo. El tercer puesto ya está analizado, pero el cuarto se pone interesante también, porque gracias al triunfo del Sevilla ante el Almería, la presión que le mete al Valencia es brutal. Un punto los separa, así que cualquier error valencianista puede ser aprovechado por los hispalenses para meterse en la previa de la Champions (que la evitarían si ganan la Europa League).

Pero es que por la Europa League el mejunje también es interesante. El Athletic lo tiene casi hecho, porque es séptimo e iría a Europa gane o pierda la Copa del Rey con el Barça, pero si pincha en casa con el Villarreal (ya clasificado), dos equipos esperan detrás ansiosos por arrebatarle ese lugar de privilegio. Eso sí, al Athletic le puede valer un punto siempre que el Málaga no gane al Sevilla. Son los malacitanos los únicos que le pueden alcanzar en ese caso, puesto que tienen ganado el golaveraje particular. El Espanyol, noveno, tiene imposible ir a Europa, pero el Rayo, con los mismos puntos, sí puede ir si pierde el Athletic y ellos ganan a la Real Sociedad. Con todo esto lo que quiero decir es que ¡no se pierdan la última jornada!

Sigue leyendo

El Real Madrid alcanza la gloria de la Novena a lomos del 'Chapu' Nocioni

Sólo los grandes jugadores aparecen en los momentos decisivos. Cuando todo el mundo sospechaba que esta iba a ser la final de Vassilis Spanoulis, apareció el ‘Chapu’ Nocioni para conducir al Real Madrid hasta su novena Copa de Europa, esa que llevaba buscando 20 años, la que se le había escapado en los dos años anteriores. A la tercera fue la vencida. Tuvo que ser en casa, ante su público y en un partido nada vistoso, pero el Real Madrid ya tiene el título que ansiaba tras vencer al Olympiacos por 78-59.

El mejor equipo del último lustro en el baloncesto europeo, el que mejor ha jugado, ya tiene su Euroliga, el título que le va a permitir entrar en la historia con todo el derecho del mundo. Rudy Fernández, Sergio Llull, Sergio Rodríguez y Felipe Reyes ya pueden decir que son campeones de Europa. Y lo pueden decir gracias a Jaycee Carroll y Andrés Nocioni, los más decisivos en una final en la que el Madrid fue mejor que el Olympiacos y supo contener el espíritu de superación de los griegos. Esta vez, el Olympiacos sólo resucitó una vez, insuficiente para poner en apuros al Madrid.

La primera duda del partido se despejó rápido: la final se iba a jugar como quería el Olympiacos. Eso, que quizá el año pasado hubiera puesto en más problemas al Madrid, no lo fue tanto, aunque a los blancos les costó un poco adaptarse. Lojeski, que entró en sustitución de Darden a los pocos minutos, metió 10 puntos en el primer cuarto y puso en problemas al Madrid. Ni Llull, primero, ni Sergio Rodríguez, después, conseguían que el balón se moviera, y Rudy no tomaba las mejores decisiones cuando le llegaba a sus manos. El Olympiacos acabó el primer período con ventaja en el marcador (15-19).

El espectacular tapón de Nocioni a Dunston en el último cuarto (Reuters)

Gloria al Chapu

Entonces fue cuando apareció el ‘Chapu’ por primera vez. Cuando el Madrid fichó a Maciulis y Nocioni, más de uno se llevó las manos a la cabeza. El primero, camino de los 30; el segundo, de los 35; los dos lejos ya de su mejor nivel. Pero sus fichajes tenían una explicación: dotar al equipo de la experiencia y la garra necesaria en los momentos decisivos, algo que le había faltado en los dos años anteriores. Los dos, el lituano y el argentino, aparecieron en el segundo cuarto de la final para darle la iniciativa al Real Madrid.

El Chapu Nocioni allanó el camino con su lucha, sacándole una antideportiva a Petway, una falta en ataque a Spanoulis y aprovechando todo lo que le llegaba al poste bajo. Su juego despertó a la afición madridista, que se vino definitivamente arriba con los buenos minutos de Maciulis. El alero lituano entró con el segundo cuarto ya empezado y anotó 9 puntos sin fallo para darle al Madrid la primera ventaja relevante del partido.

Ellos dos no fueron la única razón por la que el Madrid se fue al descanso por delante (35-28). Puestos a jugar a lo que quería el Olympiacos, el Madrid lo hizo mejor. Nocioni solventó el hueco que dejó el problema de faltas de Ayón y que Bourousis ni se acercó a tapar (el nivel del pívot griego es paupérrimo), el Madrid ahogó al Olympiacos, que sólo anotó 9 puntos en el segundo cuarto, y maniató a Spanoulis (3 puntos al descanso), aunque eso tampoco era muy preocupante vista la semifinal contra le CSKA. Con todo, la diferencia aún era escasa.

Olympiacos nunca muere a la primera

La ventaja aumentó en el tercer cuarto. Un triple de Rudy Fernández puso el 40-29 en el marcador. El ataque del Olympiacos era un desastre, y encima desperdiciaba sus tiros libres. ¿Se estaba rompiendo el partido? No, con el Olympiacos eso es imposible que suceda a la primera. El equipo griego consiguió un parcial de 12-0 y se puso por delante (40-41). En ese momento le entraron los nervios los madridistas. ¿Otra vez el Olympiacos? ¿Estos tipos no se rinden nunca? Pero cuando más amenazaba la parálisis al Madrid apareció Carroll para anotar 11 puntos seguidos y devolver las cosas a su sitio.

Spanoulis no apareció en la final (Reuters)

Quedaba un cuarto y el Olympiacos estaba vivo, pero el ‘Chapu’, otra vez el ‘Chapu’, se iba a encargar de rematarlo. Comenzó el último período con un triple, anotó otro a 3:45 para el final (65-55) y puso un tapón a Sloukas que sepultó las escasas opciones de los griegos, a los que se le encogía el brazo cada vez que se acercaban al aro (a Spanoulis también). Cuando Nocioni se fue al banco quedaban 2:30 y el partido estaba decidido, igual que su MVP.

El Real Madrid de Pablo Laso, tras dos años quedándose a las puertas de la gloria, consiguió por fin su ansiada Novena. Y lo hizo gracias a un veterano argentino que se las sabe todas, incluido cómo acabar con el Olympiacos en una final europea.

Ficha técnica:

78 – Real Madrid (15+20+18+25): Rudy (7), Reyes (2), Ayón (2) Carroll (16) y Llull (12) -equipo inicial-, Rivers (5), Rodríguez (11), Bourousis, Slaughter (2), Maciulis (9) y Nocioni (12).

59 – Olympiacos (19+9+18+13): Dunston (4), Spanoulis (3), Printezis (11), Mantzaris (1) y Darden -equipo inicial-, Petway (2), Hunter (10), Papapetrou, Sloukas (10), Agravanis, Lafayette (1) y Lojeski (17).

Árbitros: Sasa Pulk (SLO), Borys Ryzhyk (UKR) e Ilija Belosevic (SRB). Sin eliminados.

Incidencias: Partido por el título de la Final a cuatro de la Euroliga disputado en el Palacio de Deportes de Madrid (Barclaycard Center) ante unos 13.000 espectadores. El rey Felipe VI entregó el trofeo al campeón, en un partido que fue televisado a más de 200 países. 

Sigue leyendo