Autor: brenpcom

El Eibar envía una carta al Almería agradeciendo apoyo jefe de prensa

El Eibar ha enviado una carta al Almería agradeciendo el “comportamiento extraordinario” que tuvo el jefe de prensa almeriense el domingo en la rueda de prensa posterior al partido Almería-Eibar, de la Liga BBVA, en el que el entrenador azulgrana, Gaizka Garitano, fue criticado por algunos periodistas por responder en euskera a preguntas en ese mismo idioma.

El responsable de comunicación del club andaluz, Juan José Moreno, tuvo que parar la rueda de prensa del domingo cuando Gaizka Garitano hablaba en euskera debido a las quejas de dos periodistas locales.

Moreno pidió respeto a las personas que estaban haciendo gestos de desaprobación al técnico del equipo guipuzcoano cuando hablaba en su lengua materna, a quienes explicó que primero el preparador del Eibar iba a responder a las preguntas en euskera y luego en castellano.

El jefe de prensa almeriense explicó a los presentes que cuando ha jugado el Barcelona en el Estadio Juegos del Mediterráneo, el entrenador barcelonista primero se expresaba en catalán y luego en castellano.

A continuación, Juan José Moreno, dio paso de nuevo a Gaizka Garitano, quien fue preguntado en euskera por un enviado especial de la televisión autonómica vasca (Euskal Telebista).

Garitano comenzó otra vez su explicación en euskera, hasta que, enfadado por el comportamiento de algunos periodistas, les preguntó en castellano:

“¿Pasa algo?”. “Sí, claro que pasa algo, que no nos enteramos”, respondió un periodista.

El responsable de prensa del Almería volvió a recordar a los presentes que “el Almería lleva seis años en Primera, y cuando ha venido el Barcelona se han hecho primero las preguntas en catalán y luego en castellano. No sé por qué vienen esos gestos”. Ante esta situación, Gaizka Garitano se levantó y abandonó la sala de prensa almeriense.

El presidente del Eibar, Alex Aranzabal, ha indicado que “estamos sorprendidos de lo que sucedió el domingo tras el partido”. “Tengo aquí una carta que vamos a dirigir al presidente del Almería,

Alfonso García Gabarrón, agradeciendo el comportamiento extraordinario que tuvo el jefe de prensa almeriense”, ha anunciado Alex Aranzabal. Habitualmente el entrenador del Eibar, en todos los campos, hace primero sus declaraciones en euskera en las ruedas de prensa, y luego en castellano.

“Garitano, como suelo hacer yo, responde en euskera a las preguntas en euskera, en castellano cuando son en castellano, y si nos interrogan en inglés también intentamos responder en ese idioma”, ha explicado el máximo mandatario eibarrés.

Gaizka Garitano, que tiene 39 años, estudió la carrera de periodismo en la Universidad del País Vasco. No ejerce como periodista, porque siempre se ha dedicado al fútbol, primero como futbolista profesional y ahora como entrenador.

Sigue leyendo

Un derbi casi a escondidas

Un derbi en el día más insípido y en el peor horario posible. Así se presenta el partido de este martes, en San Mamés, entre Athletic y Real. Bajos dos objetivos bien distintos se abre una jornada urgente del calendario que tiene su mayor interés en Bilbao. Los blanquiazules parecen haberse rendidos en una recta final sin mayor interés posiblemente que la victoria en casa del vecino.

El Athletic busca la séptima plaza. Una racha de siete victorias en diez partidos y 22 puntos de 30 posibles ha llevado a los de Ernesto Valverde a una situación más que inesperada hace solo un par de meses y que le ha dejado con la posibilidad de dormir este martes, si gana a la Real, en un séptimo puesto que le aseguraría jugar en el Europa el año próximo.

La buena marcha liguera del Athletic se ha sumado al frenazo en los resultados del Málaga para que el conjunto rojiblanco vea cada vez más factible asegurarse el billete europeo sin tener que lograr la ‘machada’ de ganar al FC Barcelona en el Camp Nou en la final de la Copa del Rey el 30 de mayo.

Los rojiblancos tienen además la motivación añadida de acabar con tres años de dominio de la Real en un derbi en el que no saben lo que es ganar en los cinco últimos disputados.

Gurpegi sustituye al sancionado Etxeita ante una delantera que lamenta la falta de gol

En lo estrictamente deportivo, el Athletic encara la visita de su vecino guipuzcoano con tres bajas confirmadas, las de los lesionados Iker Muniain e Ibai Gómez y el sancionado Xabi Etxeita. La baja del central vizcaíno la suplirá seguro el capitán Carlos Gurpegui y para la de Ibai, que sufrió el viernes en Córdoba una subluxación del hombro izquierdo, Valverde cuenta con las opciones de Borja Viguera, Markel Susaeta y un Andoni Iraola que obligaría a Iñaki Williams a cambiar de banda.

Quien se perfila de nuevo en el once es Mikel Balenziaga, una vez superada la lesión muscular que le ha tenido de baja tres partidos. También está recuperado de una lesión muscular Ander Iturraspe, aunque en caso del internacional lo probable es que se quede en el banquillo ante el buen momento de Mikel San José.

La Real Sociedad, sin nada que hacer en la competición liguera y con malas sensaciones en los últimos partidos, espera continuar la racha en un duelo vasco que no pierde desde marzo de 2012.

Son cinco encuentros seguidos en los que los donostiarras han salido airosos o al menos con un buen resultado, tres victorias y dos empates, pero en esta ocasión todo apunta a un dominio rojiblanco.

La Real llega a este partido en un mal momento, ya que ha logrado solo tres puntos de los últimos quince, y no ha marcado ningún gol en sus dos compromisos anteriores contra el Elche y el Villarreal.

Este es quizás la cuestión que más preocupa en el seno del conjunto donostiarra, ya que el equipo también mostró su inoperancia cara al gol en el partido del Vicente Calderón y a duras penas genera oportunidades durante sus encuentros.

Con una temporada que se le está haciendo muy larga al conjunto entrenado por el escocés David Moyes, al menos se supone que la motivación que siempre tienen los jugadores en este tipo de partidos cambie las señales débiles que emite el juego blanquiazul.

La Real recupera a uno de sus jugadores más valiosos, el lateral Joseba Zaldua, que estuvo sancionado por tarjetas en el último compromiso, y posiblemente podrá participar el mexicano Carlos Vela de titular, ya que jugó casi todo el partido ante el Villarreal sin mayores problemas tras su operación de rodilla hace casi tres meses. Sergio Canales es otro de los jugadores que puede volver al once titular porque está fresco tras su suplencia el pasado sábado.

Sigue leyendo

Moyes, en ‘stand by’

Desde la época de John Benjamin Toshack, ningún entrenador había causado tanta sensación en la Real Sociedad como David Moyes. Dos británicos pintando las habitaciones oscuras de la Real Sociedad en momentos singulares. Un galés y un escocés, uno criado en el Liverpool, como jugador, el otro en el Everton, como entrenador. Dos orillas británicas cayendo en la misma playa de La Concha. Y sin embargo, la operación de Moyes, encumbrado en el Everton, enterrado en el Manchester United, no ha dado beneficios.

La Real no ha mejorado con el entrenador británico, no han cambiado los futbolistas, ha tranquilizado la clasificación, pero no ha habido un giro en el relato de un equipo que parece condenado a las novelas futbolísticas predecibles. En Anoeta no se advierten nuevos vientos, pero se esperan. Prevalece una situación de stand by, como si el verdadero Moyes fuera el de la próxima temporada, el que haga su plantilla, el que imponga si estilo.

Moyes es un tipo educado y simpático. Acostumbraba a invitar al entrenador del equipo rival a una copita de champán al término del encuentro. Una costumbre británica que no coincide con el apasionado espíritu mediterráneo y las urgencias de los resultados y los viajes. En el terreno de juego, la Real no difiere mucho de la de Jagoba Arrasate. Defienden los mismos, donde ejerce de jefe Íñigo Martínez y los demás flotan. En el centro del campo ha confiado en Rubén Pardo y Granero, en detrimento del veterano Bergara, mientras en la delantera juegan los mismos con las mismas alternancias.

La comunicación entre el pasado y el futuro está de momento cortada

El teléfono está en espera. Se anuncian cambios profundos para la próxima temporada. No se sabe si se anuncian o se advierten, pero lo cierto es que el teléfono de David Moyes actualmente comunica. La comunicación entre el pasado y el futuro está de momento cortada. El último reto de la Real es el de hoy (22.00) en el clásico contra el Athletic en San Mamés, un recinto al que ha dedicado todo tipo de elogios David Moyes, en un ejercicio tan inoportuno como sincero.

Un derbi en martes entre el Athletic aspirando a la séptima plaza (con la final de Copa en el párpado) y la Real, con mirada en la próxima temporada, a las diez de la noche de un día laborable, roza un tanto con la rutina. La Real esperando la revolución y el Athletic, la confirmación. Y David Moyes, en stand by, aunque el teléfono este ardiendo de mensajes y esperanzas. A fin de cuentas, siempre hay una brasa encendida en todos los clásicos entre el Athletic y la Real, aunque no siempre de la misma llama. Moyes no la ha encendido.

Sigue leyendo

Bravo, 19 veces imbatido

Un error grotesco en pretemporada ante el Nápoles pareció decantar la balanza en favor de Ter Stegen, el portero escogido por la anterior área deportiva para dar relevo a Valdés. “A Bravo se le fichó por su experiencia, por su fiabilidad, y eso él lo sabía; por lo que se recompuso con facilidad”, cuentan desde el Barça. Así, el guardameta chileno aprovechó que su rival se lesionara antes de dar el pistoletazo de salida a la temporada y se aferró al puesto de la mejor de las maneras. Cumplió 754 minutos —ocho encuentros cortados abruptamente por un penalti de Cristiano Ronaldo y el Madrid (3-1), único equipo en hacerle más de dos tantos— sin encajar un gol, récord de un portero debutante en la portería azulgrana y también en la Liga, hasta entonces establecido por Pedro María Artola en la temporada 1977-78, también con el Barça. Suficiente argumento para mantenerle, por más que Ter Stegen también se subrayara en la Copa y la Champions. Y Bravo ha respondido a las mil maravillas.

Cuentan desde el vestuario que Bravo no es muy hablador, sino que es reservado. “En el campo me transformo”, reconoce el guardameta. Así lo aclara Mascherano: “Durante los partidos habla mucho. Pero yo lo prefiero. Siempre le viene bien a los centrales que el arquero ordene y grite. Y cuando Claudio habla, a mí me da mucha seguridad”. Se suma Piqué: “Sí que le gusta hablar. Pero tal y como jugamos, con la defensa adelantada, es necesario que nos oriente de su posición porque tenemos muchos metros a nuestras espaldas”. Y, aunque en pocas ocasiones se enfada, cuentan que el gol que más le molestó fue el del Sevilla cuando Banega golpeó y acertó desde larga distancia, el único concedido en los 118 disparos que le han hecho desde fuera del área (desde dentro le han probado en 151 ocasiones y le han hecho los 18 tantos restantes). Resulta que es un reto que se plantearon al inicio del curso con el entrenador de porteros José Ramón de la Fuente.

“En los partidos habla mucho. Y cuando lo hace, me da mucha seguridad”, desvela Mascherano

Desde el cuerpo técnico azulgrana alaban la eficacia de Bravo y le reconocen como un portero mayúsculo que no sólo ha aguantado las comparaciones con Valdés —“en la Real ya tuve la sombra de Arconada y fue también un reto y una motivación”, recuerda el portero— sino que también soporta la deportiva y feroz competencia que le planta Ter Stegen, hasta el punto de que alguno le ha bautizado como el pequeño Kahn. “Son dos porterazos y tenemos mucha suerte de tenerlos en el equipo. Relevar a Víctor era muy complicado”, cuenta Piqué. “Bueno, no era su misión únicamente porque para eso también llegó Ter Stegen”, corrige Luis Enrique. Aunque desde el club reivindican: “De repente ya nadie habla de la tragedia que era suplir a Valdés”. Los números así lo aclaran: aunque hay equipos que han recibido menos goles ligueros que los 19 encajados por Bravo (el Oporto, 12; el Bayern, 13; el Benfica, y la Juventus, 17), no hay otro meta que le supere en dejar la portería a cero —19 ocasiones, por lo que su media es de un tanto cada 156 minutos—, récord compartido con Neuer (Bayern). En la Liga, por ejemplo, Asenjo (Villarreal) se queda en 14 y Casillas (Madrid), Alves (Valencia) y Moyá (Atlético), en 12. Y en Europa, Fabiano (Oporto) está en 18, Buffon (Juventus) en 17, Lopes (Lyon) en 14, y Courtois (Chelsea), Zoet (PSV) y Sirigu (PSG), en 12. Valdés, por su parte, logró en los 38 partidos de la temporada 2009-10 hacer clean sheet —como se conoce en Inglaterra a esta estadística— en 20 ocasiones.

Padre de tres hijos que se mira casi todas las películas de dibujos animados, Bravo llegó por petición expresa de Luis Enrique porque desde el área deportiva preferían la figura de Reina, portero que cubriría la portería en caso de emergencia. Pero el técnico azulgrana no quería necesidades sino competencia, por lo que instó a que se fuera a por el portero de la Real, por el que se desembolsaron 12 millones de euros.

“A mí me fichó Luis Enrique. Es una tranquilidad saber quién te trajo y también saber que el club apostó por mí”, explicó el chileno hace un tiempo a los micrófonos de Rac1. Y aclaró las condiciones que requieren su puesto. “Hay que tener un gran uno contra uno, se debe ser rápido y valiente porque hay acciones dónde casi haces de central”. Luis Enrique, en cualquier caso, tiene claro quién es Bravo. “Además de su carrera como internacional, tiene cualidades conocidas como que da seguridad, domina todos los aspectos del juego por arriba y en la portería, juega con los pies y nos da las soluciones que buscamos”. Amplía Piqué: “Va bien por abajo, en el uno contra uno y por arriba salta bastante y es muy seguro. Es un portero muy completo”. E interviene Mascherano: “No es un niño, sino que tiene mucha experiencia. Es el capitán de su selección y ha jugado dos Mundiales. En este club no es nada fácil ocupar esta posición y obviamente los que lo ficharon sabían de sus condiciones”.

Esta tarde el Barça recibe al Getafe (20.00 horas) y Luis Enrique podría retomar la política de rotaciones dado que quedan nueve partidos para acabar el curso, entre los que se cuentan los de la semifinal europea y la final de Copa. Pero con los guantes puestos, como siempre en esta Liga, estará Claudio Bravo.

Sigue leyendo

El Almería, entre Sergi y el TAS

“Nuestro calendario es el Everest, pero que esté tranquila la afición. Vamos a dar la cara en todos los partidos”, señaló Sergi Barjuán justo después de que el Almería obtuviera un vital triunfo frente al Eibar (2-0). A continuación, obsequió a sus jugadores con un día de descanso. Fue aplaudido en el vestuario. Ahora le espera el Madrid. Un partido para el que Sergi no podrá contar con Thievy y Wellington, que vieron la amarilla para cumplir sanción y estar disponibles en el choque del próximo lunes frente al Celta. Sergi tiene claro que la permanencia del Almería pasa por lograr la victoria en los tres partidos que le restan por disputar en los Juegos del Mediterráneo: Celta, Málaga y Valencia.

Fuera esperan el Madrid y el Sevilla. El nuevo aire de Sergi se deja ver en los partidos de casa, donde ha derrotado a Granada y Eibar, dos rivales directos, con cinco goles a favor y cero en contra. Fuera es otra historia (cayó ante el Barcelona y el Rayo). El catalán ha enchufado a jugadores que con JIM no iban. Caso de Espinosa, Thomas, Zongo y Thievy. Además, le ha dado la portería a Rubén en detrimento de Julián. El Almería cuida más el balón y es menos defensivo.

Consciente de la dificultad de lograr algo positivo en el Bernabéu, Sergi trabaja con la idea de lograr tres puntos más que sus competidores. El entrenador sostiene que son 28 los que figuran en su casillero por más que la LFP diga que son 31. La Federación le quitó tres al club andaluz siguiendo la orden de la FIFA por impagos en el fichaje de Jakobsen. El Almería recurrió al TAS en febrero y espera la resolución para mediados de mayo. Como haya retraso en el dictamen, el lío estará asegurado porque una resolución del TAS a favor o en contra del club andaluz podría alterar la clasificación de la Liga una vez que ésta hubiera finalizado.

Sigue leyendo

La Liga pierde en las gradas

El aluvión futbolístico no cesa. No hay más partidos que antes, pero lo parece. Esta semana se juega la Liga todos los días. Si se consideran las competiciones europeas, desde el pasado 3 de abril hasta el 14 de mayo todos los días, menos uno, se habrá visto al menos un duelo con protagonistas de la Liga de Fútbol Profesinal (LFP). Aquel 10 de abril que no rodó la pelota podría haberse declarado como “día español sin fútbol”. En una de sus últimas comparecencias públicas le preguntaron a Javier Tebas, presidente de la LFP, si la disgregación de horarios es dañina para el negocio. Lo negó: “Llevamos un 5% más de asistencia a los estadios que la temporada pasada y vamos camino de un récord histórico, por lo tanto, no se está matando al fútbol español con los horarios de los partidos”.

más información

Menos espectadores en Primera y más en Segunda
La Liga se aleja de los estadios
Brasil: Pocos espectadores, demasiados partidos

La estadística muestra que la Primera española se maneja durante las últimas temporadas en el entorno de una asistencia media a los estadios de 26.000 espectadores. Influyen en los datos la presencia o no en la competición de equipos con solera y una numerosa afición como Zaragoza, Sporting o Betis, que disponen de más aforo o seguimiento que, por ejemplo, el Eibar. Los valores porcentuales, sin embargo, ayudan a entender que algo no está funcionando. Según datos de la LFP, en el total de la campaña 2009-10 todos los estadios tuvieron al menos una ocupación superior a la media entrada. Los campos de Deportivo, con el 54% de aforo ocupado, Mallorca y Almería, con el 56%, eran los que más sillas vacías mostraban. El Getafe, que entonces acabó sexto, tenía la peor media de espectadores con poco más de 11.000 por encuentro, pero llegaba a cubrir el 68% del aforo. Cinco años después, apenas supera los 7.500 en un estadio con capacidad para 17.000 personas. El Espanyol, en aquel año de su primera campaña en el nuevo coliseo de Cornellà-El Prat, cubrió siete de cada diez butacas, hoy tres de esas siete están vacías.

ampliar foto

Asistencia de todos los estadios de Primera.

La comparación es también dañina para el fútbol español si se mira hacia otros campeonatos. En la Bundesliga alemana el porcentaje de asistencia a los estadios es del 92%. En la primera vuelta de este campeonato Borussia Dortmund, Bayern y Schalke llegaron casi al 100% de ocupación y solo dos de los 18 equipos en liza bajaron del 86% (Stuttgart y Hertha Berlín, que en su inmenso estadio aún así congrega cada jornada una media de 52.600 incondicionales). En Alemania la asistencia media semanal ronda los 43.000 espectadores, en Inglaterra pasa de los 36.000. En la Premier League, 11 de los 20 equipos, entre ellos todos los grandes, pasan del 97% de asistentes a sus estadios. La media es del 95%. Todos menos el Aston Villa acogen más fieles que el tercero que más congrega en España, el Córdoba (85,9%), pero incluso el 75,3% de los villanos, casi se equipara al promedio del Barcelona durante esta campaña (77,4%).

El desafío por captar aficionados se redobla en jornadas como las de estas fechas en las que los equipos se juegan sus objetivos. Proliferan las ofertas y las oportunidades para que los abonados retiren entradas a menor precio para acompañantes. En el Deportivo la directiva ha recurrido a esa estrategia durante la segunda vuelta. Una media de 4.000 abonados del equipo gallego no acude a sus partidos. Muchos horarios no facilitan la presencia de aquellos que viven fuera de la ciudad o cumplen jornada laboral. Los niños no lo tienen fácil para ir a los estadios. “¿Cómo vas a conseguir que vayan niños? Antes de la hora de empezar ya están dormidos. La liga debería pensarlo”, dijo ayer David Moyes, técnico de la Real Sociedad.

El Málaga ha jugado esta temporada ocho partidos como local a las diez de la noche. En cuanto se esbozó una queja, Tebas fue taxativo: “Los clubes cobran una cantidad importante en derechos de televisión. No deben quejarse”. Toman entonces la voz los aficionados. En Balaídos las peñas pidieron silencio durante los 12 primeros minutos del partido contra el Rayo para protestar porque el Celta había jugado 21 de 31 jornadas en lunes, viernes o más tarde de las 21.00. Solo un partido (contra el Villarreal, en octubre) se ha disputado este año en Balaídos con luz diurna. En Alemania o Inglaterra casi todos los partidos son en horario de tarde. La mejor butaca para ver a un equipo de la zona media-alta de la liga alemana como el Moenchengladbach cuesta 44 euros en un estadio con todas las comodidades. En el último Getafe-Levante, con apenas 5.954 en la grada, quienes pagaron entre 30 y 50 euros se mojaron. El fútbol español no acaba de estar orientado a su público, a una grata experiencia como usuario de un servicio.

Sigue leyendo

¿Aburrido, aburrido Chelsea?

No hay partido en el que se enfrenten que no termine con más de una flecha lanzada al corazón del enemigo. Que José Mourinho y Arsène Wenger se detestan es evidente. Llevan tantos años sin disimularlo que hacerlo les exigiría una interpretación digna de un Oscar. El último capítulo de semejante odio cristalino pudo contemplarse el pasado domingo en el Emirates Stadium, donde Arsenal y Chelsea empataron a cero un partido deslustrado que coloca a los blues al borde de su quinta Premier League, la tercera con el portugués al mando.

Más allá de lo raquítico del resultado, ese nuevo enfrentamiento verbal se produjo a raíz de los cánticos que le dedicó la hinchada gunner al equipo de Mourinho, al que calificó a voz en grito como Boring, boring Chelsea! (Aburrido, aburrido Chelsea). Una adaptación del Boring, Boring Arsenal! nacido durante los años en los que George Graham estuvo dirigiendo el banquillo gunner (1986-1995), —al que también se le denominó como el One-nil to the Arsenal! (1-0 para el Arsenal)-, debido a su juego simple y de gran fortaleza defensiva. Lo cierto es que Graham llevó al equipo a ganar la Premier en 1989 tras 18 años de sequía. Ya pasan 11 desde el último campeonato doméstico que conquistó Wenger.

Ganarán el título porque son especialistas en poner el autobús”

Aaron Ramsey, jugador del Arsenal

Molesto por el cántico, y tras sumar su décimo tercer enfrentamiento consecutivo sin conocer la derrota, Mourinho pasó al ataque. “El equipo aburrido es el segundo con más goles marcados de la Premier y el mejor en la diferencia de goles”, respondió primero; “y lo aburrido es no ganar una Premier en 10 años”, remató después en alusión al escaso bagaje de su colega.

En su quinta temporada en Stamford Bridge, y cuando faltan cinco jornadas para el final del campeonato, el Chelsea lidera la Premier con 77 puntos, (10 más que City y Arsenal), 65 goles anotados (dos más que los gunners) y 26 recibidos (seis menos que el equipo de Wenger), lo que le otorga una diferencia positiva de +39. Sin embargo, en comparación con el resto de primeros clasificados europeos, el de Mourinho es el segundo equipo menos realizador, solo por delante de la Juventus (60), y lejos de los 91 del Barcelona, los 77 del Bayern de Múnich y los 68 del Olympique de Lyon. Sin embargo, en la misma relación de primeros clasificados, el Chelsea es el segundo equipo más goleado con 26 tantos encajados, sólo superado por el Lyon con 29.

“Marcamos muchos goles en un periodo en el que no teníamos a Diego Costa y Loic Remy. Hemos cambiado un poco y no estamos anotando tantos como antes, pero aún así sólo el Manchester City ha logrado más (70)”, señaló Mourinho, siendo lo más parecido a una justificación que salió por su boca. “Ganarán el título porque son especialistas en poner el autobús”, declaró Aaron Ramsey, medio del Arsenal, tras el encuentro. “Serán los campeones, es imposible que pierdan el título ahora”, se sumó Wenger.

Seis jugadores ‘blues’, en el once ideal de la Premier; Eden Hazard, elegido mejor jugador

El diario inglés The Telegraph proponía ayer en su versión digital una encuesta en la que sus lectores debían completar la frase “El Chelsea es…” con las opciones “Aburrido” o “Un equipo ganador y no tiene nada de malo”. La opción más votada resultó la segunda, con un 57%.

Con el torneo a punto de concluir, la Premier dio a conocer el once ideal del campeonato inglés en el que figuran seis jugadores blues: De Gea (Manchester United); Ivanovic, Terry, Cahill (Chelsea), Ryan Bertrand (Southampton); Hazard, Matic (Chelsea), Coutinho (Liverpool), Alexis Sánchez (Arsenal); Harry Kane (Tottenham) y Diego Costa (Chelsea). “Deberían ser más”, advirtió Mourinho. De entre todos ellos el premio al mejor jugador del año fue para Hazard, que suma 13 goles y 8 asistencias. Y todo por jugar en un equipo, ¿aburrido?

Sigue leyendo

Chicharito, el optimista del gol

Este mexicano con apodo de guisante es algo más que un goleador espasmódico, que es lo que único que le han dejado ser hasta el pasado miércoles en el Real Madrid. Su optimismo, no solo ante el gol, ha resultado contagioso para los suyos. Con el vestuario en vilo por las lesiones y el Atlético y la Liga a la vista, Chicharito, desde el cuarto oscuro en el que ha vivido ocho meses en Chamartín, ha salido al rescate de todos, con rezos, sonrisas y lágrimas. Su conmovedora abnegación le ha mantenido a flote cuando se le daba por más que caducado. Llegadas las urgencias, cabía pensar que Chicharito solo era un recurso por descarte del resto, que aparecería un jugador deprimido, pasado de peso, sin las botas afiladas y con el colmillo justo para ser un parche de emergencia y regresar a Manchester para discutir con el agrio Van Gaal.

más información

Chicharito, tiempos divinos y un Don Tancredo
“¡Viva Chicharito!”
Sueña Chicharito, sueña el Madrid
“Me casé con el fútbol y le soy fiel”
‘Playoffs’, un peinado y un Karembeu
¡Éxtasis! ¡Chicharazo!
Chicharito: “No me siento un héroe”

Para deleite madridista, antes de golear, transmitió un entusiasmo juvenil, como el de un chico con botas nuevas. Todo jovialidad, aliento, euforia. De repente, la bandera blanca de Chicharito no era la de la rendición, lo que nadie hubiera podido reprocharle. Era la enseña que colorea su escudo actual, el que lleva de paso al estar cedido por el United. Nadie remató y empujó más en el derbi madrileño de la Champions, hasta que tuvo su premio. Un gol de mucho valor, pero de ejecución nada extraordinaria. El tanto del oportunista. Esa era la etiqueta de este mexicano, aunque rebajada desde que se fue difuminando en Old Trafford. Hoy, el promedio goleador de su carrera es de 0,38, por debajo del 0,47 de Benzema, por ejemplo. Un día de gloria para el héroe inesperado, para el muchacho desconsolado en el banquillo, para el alumno al que por fin se agarraba Ancelotti, colgado de su cuello salvador. El madridismo buceó para encontrar referentes de iluminados por un día. Un Morales, aquel jugador de los 90 que ganó al Atlético y se le acabó la fiesta en el Real.

Mientras Chicharito regaba portadas con clavos ardiendo, llegó la cita de Vigo. El efecto Chicharito quizá permitiera que el mexicano cazara algún rebote de gol, algún rechace o una pillería. Si ante el Atlético se vio al goleador puntual, en Balaídos irrumpió otro Chicharito, el Chicharito jugador. Si su medio natural era el área y fuera un patoso, resulta que tiró un par de paredes estupendas con James y acabó con un gol de jugada. Luego, asistió en carrera a Cristiano en una contra y puso el broche con una pinchada propia de Zidane. Su oportuno y picante desmarque lo entendió Ramos. La pelota le llegó al vuelo, con la carga de un defensa adversario. Una pérdida de tiempo ante un supuesto empujador de goles. Otro desmentido. El azteca calmó la pelota como el que acuna a un bebé, enfiló al portero Sergio y obró como el que lleva el gol en el tuétano. Dos Chicharitos: el goleador y el más desconocido, el jugador.

Lo de Vigo fue una demostración de que lo suyo puede no ser episódico si ahora que ya es innegociable y tendrá precio este verano para ser presentado con pompas, Ancelotti y el club le alistan no como un Morales, sino como un Larsson. Aquel sueco que hizo carrera en Barcelona con goles y dando buenos turnos a los titulares. Con ello, muy profesional, se ganó el apego de la hinchada, como ya sucede con Chicharito. A estos futbolistas no se les pide más de lo que dan. La gente también adora a esos titulares entre los suplentes siempre optimistas y con la puesta a punto.

Sigue leyendo